Efesos, Selçuk, Turquía

La ciudad de Selçuk es uno de los destinos turísticos más visitados de Turquía debido a su proximidad a las ruinas de Efesos y algunas ruinas cristianas como la basílica de san Juan el apóstol. La pronunciación es Sélchuc. La ciudad en sí misma es atractiva, conserva cierto ritmo provinciano. Posee un museo antropológico pequeño pero con algunas piezas excepcionales.

Biblioteca de Celso, en Efesos, Selçuk, Turquía

Algunos datos

La ciudad de Selçuk es uno de los destinos turísticos más visitados de Turquía debido a su proximidad a las ruinas de Efesos y algunas ruinas cristianas como la basílica de san Juan el apóstol. La pronunciación es Sélchuc. La ciudad en sí misma es atractiva, conserva cierto ritmo provinciano. Posee un museo pequeño pero con algunas piezas excepcionales,como las estatuas de Artemis. Las Coordenadas de la ciudad, con link a GeoHack son: 37°57′N 27°22′E

Info práctica para el viajero

  • No hay aeropuerto e Selçuk. El más cercano está a 60 km. en la ciudad de Izmir (Esmirna). Tiene por nombre Adnan Menderes, con código ADB, y tiene sitio oficial no muy abundante en info. Hay comercios varios, restaurantes y bares. Transportarse directamente a Selçuk tiene varias opciones:  Tren: lo más económico y simple, sale del aeropuerto a las 08:01; 09:23; 11:45; 14:02; 15:52; 16:50; 18:36; 19:30 y 19:46, el trayecto insume una hora. Taxi, por unas 170 TRY (ver conversor de moneda más abajo) o bien una combinación de tren y bus. Una opción razonable es un bus (cada dos horas) desde el aeropuerto hasta Kuşadasi, que es la playa de Selçuk, y de allí taxi o bus local a Selçuk, breve viaje. Como Kuşadasi es un ciudad turística, no es mala opción alojarse allí con enorme oferta hotelera. Otra opción es tomar el metro hasta la ciudad de Izmir, y allí un bus a Selçuk, algo complicada e innecesaria. La estación de trenes de Izmir está lejos de la estación de buses (otogar).
  • La terminal de buses de Selçuk está casi en pleno centro. Cruzando la avenida que pasa por el frente de los andenes, está el sector de hoteles de precio bajo a medio. Hay buena oferta de hoteles, pero si se llega en mal momento, siempre será posible alojarse en Pamukak o Kuşadasi.
  • Hay minibuses (dölmus) a cada rato hacia Efesos, que en realidad no es muy lejos. Salen de la terminal. Tambien los hay desde la terminal hacia las playas de Kuşadasi y Pamukak.
  • La estación de trenes es céntrica, a un lado de la plaza y del acueducto romano. La mayoría o todos los hoteles estarán a distancia peatonal de  la estación. El tren será un buen medio para desplazarse a Denisli (Pamukkale) a 190 km  y Nasilli (Aphrodisias) , en camino a Denisli, dos atractivos turísticos muy visitados. Ambos están descriptos en nuestro artículo: Pamukkale. El tren es también la forma más simple y económica de ir al aeropuerto de Izmir y a Izmir.
  • Desplazarse a pié es lo ideal en Selçuk. Las distancias son cortas. Los más caminadores bien pueden ir caminado hasta la ruinas de Efesos.
  • También próxima a la terminal (otogar) está la colina de Ayasoluk, que alberga a la basílica de San Juan, la mezquita Isa Bey (bellísima), y la gran fortaleza. lo más conveniente es ir caminando.
  • Para ir a la supuesta casa de la supuesta madre de jesús, María, la de los cristianos, también el minibus es lo más conveniente, son 7 km. Este "atractivo" es una pequeña iglesia bizantina. Nada hay por allí que atestigüe que allá haya estado alguna vez la tal señora.

Clima, electricidad, moneda e idioma

  • El clima de Selçuk es cálido y templado. Hay más precipitaciones en invierno que en verano. La temperatura es en promedio 16.8 °C. Las precipitaciones tiene un promedio anual de 712 mm. Más datos y gráficos del clima aquí.
  • La electricidad es de 220 v. Los tomacorrientes son de norma europea, tipo F, es decir de dos patas cilíndricas. Son recedidos, por lo que algunas formas de cuerpo plástico abultadas, aún con las patas adecuadas, no entrarán lo suficiente para hacer contacto. Ver todos los tipos de tomacorrientes.
  • La moneda es la lira turca (TRY). Conversión exacta y actualizada de USD to TRY.
  • El idioma es el turco, aunque en los lugares destinados al turismo se habla inglés (no siempre). El alfabeto es el latino, con algunos signos extra.

Que visitar

  • La fortaleza de Ayasuluk, la mezquita Isa Bey y la Basílica de San Juan, los tres en la misma área, próximos al centro de la ciuad.
  • El museo de la ciudad, frente a la terminal de buses
  • El templo de Artemisa
  • Las ruinas de Éfesos
  • Las playas de la zona: Pamukak y Kuşadasi
  • La plaza central, con los restos del acueducto romano- bizantino

Dos días en Selçuk

24 de septiembre de 2012 - Selçuk - Por estos pagos dicen que anduvo María la de Jesús, que era judío y por eso creía que su madre era virgen. Acompañada de San Juan, que se rajó de las persecuciones de los romanos allá en su tierra. También tuvo que emigrar de esta ciudad por un tiempito, se fue a Patmos, isla que está aquí cerca, hoy griega. Al final cuentan que vivió hasta los 100, una proeza en aquelllos tiempos. Milagrero el hombre.

Llegamos a mediodía, encontramos este hotel a precio conveniente, en pleno centro, no muy lindo, con buen restaurante, según acabamos de comprobar. Se llama Wallabies, nombre muy curioso para estos pagos. En realidad se llama Wallabies Aquaduct Hotel, por estar al lado de un acueducto romano, sobre el que anidan las cigüeñas. No las vimos, se habían ido para Africa. Este hotelito está sobre la plaza principal de la ciudad, donde despliega las mesas de un restaurante bien atendido y de precios razonables. Una vez instalados, fuimos a visitar la iglesia de San Juan, en bello lugar, ruinas reconstruidas, pero bellas. Se supone que una tumba del siglo IV albergaba los restos de Juan, así que en el siglo VI el emperador Justiniano hizo construir una gran basílica cuyas ruinas son las que uno visita. . Maś abajo entramos a la mezquita, Isa Bey, del año 1300, muy, pero muy bonita, nos encantó. Luego de un breve descanso, nueva visita histórico-cultural. El museo de la ciudad contiene: un par de estatuas de Artemis o Artemisa en magnífico estado, increibles. Varias de Eros, y una pequeña de Priapo, que luce sin vergüenza su enorme falo. Como para avergonzarse con semejante. Digno de envidia, este dios incansable. Dioses simpáticos, estos dioses precristianos. Me parece que todo se estropeó cuando los judios inventaron el monoteísmo, y católicos y musulmanes se copiaron. Volviendo a Priapo, su estatuilla está detrás de un cristal oscuro, y para verlo hay que apretar un botón que lo ilumina. ¡Qué pavada! Como si nadie hubiera visto nunca una polla, pija o como se llame en distintos países hispanoparlantes. Para concretar, la visita fue muy interesante. Una graciosa: andando por allí se me acercó un tipo, que se presentó como trabajador de las excavaciones arqueológicas. Intentaba venderme una auténtica moneda de la época de San Juan. Me imagino que siempre habrá incautos. A dormir. Mañana nuevo paseo arqueológico: Ruinas de Éfesos.

25 de septiembre de 2012 - Selçuk - Tal cual lo programado nos pasamos toda la mañana, hasta las dos de tarde en Efes, o Éfesos. Fuimos en dölmus, o sea en minibus local. Es cerca. Entrada, 25 liras turcas (TRY). ¡Qué ciudad! De entrada nomás aparce el teatro gigantesco, bastante entero, en restauración. Enseguida el portal, como corresponde, esta vez se llama Puerta Sur del Agora Comercial, apenas superada esta ágora que es inmensa. Y en cuanto entraste, se te caen las medias, ante la gracia, elegancia y estado de la fachada de la biblioteca de Celso. Claro, es restauración, pero no importa, casi todo es original. A partir de allí hay una enorme cantidad de fuentes y edificios. Se destacan, cuándo no, las letrinas buenas para hacer sociales mientras... cómo decirlo.... mientras uno caga. Al lado, la casa del amor, cuyo nombre lo explica todo. ¿Serían lindas las chicas? ¿Cobrarian caro? Cruzando la calle varias viviendas en terraza. Están en proceso de excavación, bajo un gigantesco tinglado, donde se vé el trabajo de los arqueólogos. Hubo que pagar otra entrada, 15 TRY por cabeza, pero no fue dinero malgastado. Amén de las excavaciones en sí, es posible observar el trabajo de los arqueólogos. Esto no es muy ameno, pero todo el mundo se queda observando un poco. Seguimos caminando cuesta arriba, más fuentes, monumentos y templos. Otra ágora, un odeón. Escuchando a un guía en español, nos enteramos que el odeón era algo así como un parlamento. Nuestros amigos, Marta y Alvaro, vueltos a encontrar, tienen mucho entrenamiento en aprovechar los guías ajenos. Nos divertimos con las alternativas de esta técnica tan apreciada por los viajeros independientes. Pensar que en estas calles llegaron a convivir doscientos cincuenta mil almas. Gentes llegadas de todos los rincones del mundo antiguo. Apasionante. Cenaremos con los amigos, ya estamos limpios, ahora bajamos a la puerta del hotel a esperarlos. Quizás los volvamos a encontrar por ahí, o en Bérgama, que es nuestro próximo destino.

Nota Agregada al día siguiente, en Bérgama: Hoy temprano pagamos el hotel con tarjeta de crédito. Como en el Wallabies no tienen o no quieren facturar con tarjeta de crédito, el recurso turco fue excelente: fuimos juntos el dueño y yo al supermercado de enfrente, y yo pagué mercadería para ellos por el importe de nuestra estadía.