EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

 

Aventura Semi-Urbana

A  cada sufrido viajero a Ubatuba, le recomendamos recorrer este sendero. Es un recorrido en gran parte urbano, que ofrece la posibilidad de internarse en la mata atlántica, disfrutar de buenas vistas, y subir y bajar algún morro, y apreciar las artes de pesca caiçaras. Lo hemos hecho infinidad de veces, y siempre lo hemos disfrutado.

 

Datos útiles - Cómo Llegar - Qué llevar

Más abajo se describe en detalle el recorrido. Un punto de partida fácil de encontrar es la entrada del barrio de Tenorio, lugar al que se llega preguntando a cualquiera. Habrá que llevar un calzado cómodo (nada de havaianas), sombrero, algo de agua, y claro, cámara de fotos. Duración del recorrido, una hora y media, sin contar la parada en Baguarí, ida y vuelta. Dificultad: baja, con tramos de esfuerzo medio. Este camino lleva, mediante un desvío a la izquierda, justo antes del único tramo empedrado, a la playa de Cedro, que muchos estiman de las más bonitas de Ubatuba. El camino finaliza en la baliza de la Ponta Grossa, lugar con buenas vistas, y al que los más vagos pueden llegar comodamente en auto. 

 

Mayo de 2012, vamos a Baguarí

En nuestro caso, partimos desde el Bar do Midi, en razón de que estamos cerca de este "quiosque de praia" en la Playa Grande de Ubatuba. Pero como ya se dijo, el punto de inicio más adecuado es la entrada del barrio de Tenorio. Vamos caminando por la playa, y, cuando se acaba, bordeamos el restaurante Rey do Peixe, y seguimos en la misma dirección, hasta la ya reiterada entrada de Tenorio. Son unos veinte minutos que agregamos al paseo. En Tenorio, o bien entramos hasta la playa y la recorremos integramente hasta el quiosque Areia Sereia, o bordeamos el barrio, pasando por el mismo quiosque. Los sedientos pueden tomarse una cervecita allí. En nuestro caso, caminamos por la playa, y en el quiosque subimos al camino. Continuamos en la misma dirección, hacia Playa Vermelha do Centro. Con la playa a la derecha, aunque se la ve apenas en dos lugares, caminamos por la calle, ahora de tierra. El camino hace una curva, en subida, asfaltada, y la mata atlántica nos empieza a rodear, y vemos el mar desde alguna altura. Esta parte, luego del breve asfalto, casi siempre tiene algo de barro, que esquivamos lo mejor posible. ¡Opa! Hay una fuerte subida asfaltada! Curva y contracurva, que hacemos con la lengua afuera. Seguimos. Otra vez el camino es de tierra, y dejamos atrás unas casitas de gente local, caiçaras.

a1170461
P1170460
P1170469
P1170481
P1170484
P1170505
P1170511
P1170517
P1170519
P1170523
P1170526
P1170529
P1170534
P1170544
P1170556
P1170559
P1170565
P1170567
01/18 
start stop menos mas

Justo antes de un tramito empedrado, el único empedrado, vemos a la izquierda la bajada a Praia do Cedro. Que es una playa muy bonita, pequeña, con un barcito que fuera de temporada no suele abrir. Vale la pena bajar (estamos en una altura, rodeados de cedros). Pero lo dejamos para otro día. Superamos el tramo empedrado, y nuevamente encontramos una fuerte subida, asfaltada con curvas. Donde parece recto de nuevo, por ahí, se ve, a la derecha, mirando bien, el inicio del sendero (trilha) propiamente dicho. En la galería de fotos pongo una foto de unas piedras que están sobre la banquina, al inicio del sendero, por si a algún delirante se le ocurre repetir este recorrido. Al fin nos internamos plenamente en el mato (selva). Pero no por muchos metros. De pronto llegamos a un mirador. Se vé desde allí Playa Vermelha, Praia Grande, Toninhas, Ponta das Toninhas, El Boqueirão y la Isla Anchieta, de derecha a izquierda. Bonito. A continuación iniciamos la bajada a Baguarí. La senda es bien empinada, no debe ser lindo transitarla luego de una lluvia. Por los resbalones, digo. Pero en algo así como diez minutos, llegamos a Baguarí, con su rancho de pescadores, algunas canoas abandonadas, la rampa de palos para botar o subir las canoas. Nuestro amigo caiçara de ya tantos años acaba de subir su canoa, y viene a saludarme. Conversamos acerca de algunos temas de conservación y ecologia, mientras Carlos, que me acompaña, pregunta sobre pesca. Cada uno con sus intereses. Entre "batir papo" (conversar) y descansar, se van los minutos, y como queremos llegar a hora de almuerzo, nos despedimos, y encaramos la subida. Milagrosamente, se nos hace breve, vaya uno a saber porqué. Ya en el camino, que en realidad continúa hasta la baliza de Ponta Grossa, iniciamos la bajada hacia las playas, y hacia el almuerzo.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Aviso a los navegantes

Busca tu hotel

Booking.com
1_480x360
2_480x360
3_517x360
5_ 233 _480x360
6_1030617_480x360
7_480x360
9_ 206 _437x360
Avion
Baptisterio
Cariatides
El Gigante
Empadas
Firenze01
Firenze02
Fuego
Hydra00
Hydra01
Hydra02
Lagaña
Lagaña
Milan
Naranjas Pompeya
Pescadores
Rio
Roma Coliseo
Roma Monjas
SaoPedro
Siena
Venezia
Yo
a 170 _576x360
a 242 _486x360
p1010072_480x360
p1020818_480x360
p1070846 gloria hydra_480x360
p1080018_480x360
p1100689_604x360
rsp1020605_532x360

Usuarios registrados