EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Información general

Hay dos "erg" en Marruecos. El Chebbi, y el Chigaga. Los blogs de viajeros están llenos de discusiones acerca de cuál es el mas lindo. Desde un punto de vista práctico, es más fácil llegar al Chebbi, aunque esto depende del lugar de partida. El erg Chebbi tiene unos veintidós kilómetros de largo y unos cinco de anchura. Las dunas no son muy altas, quizás 100 metros sobre los alrededores. Las coordenadas de Merzouga, el pueblo de cierta importancia más cercano son: 31°05′57″N4°00′42″W con link a GeoHack. Hay otros pueblos pequeños en los alrededores del erg: Hassi Labied, Tanamust, Takoujt, Khamlia y Tisserdmine. La zona cuenta con el mayor lago de Marruecos. La frontera con Argelia está a cincuenta kilómetros, pero está cerrada. La población es fundamentalmente bereber, y sorprende la facilidad para los idiomas de estas gentes. Siempre habrá con quien comunicarse. El español se habla bastante, como así el francés. Los pobladores son por definición bilingües, hablan bereber y árabe marroquí desde niños.

 

Datos prácticos
  • No hay aeropuerto en Merzouga. El aeropuerto más cercano es el de la ciudad de Errachidia, código ERH. La única compañía que vuela allí es Royal Air Maroc, que lo hace sólo algunos días. En el aeropuerto hay locadoras de automóviles y servicio de taxis, y nada más. La distancia a Merzouga es de 113 km. Hay buses de Supratours a las 05:30 y a las 18:30, con una duración de dos horas y cuarto desde la estación de buses de Errachidia. La estación de buses está en la plaza principal.
  • Sólo se puede llegar en bus: Supratours es la compañía. La otra compañía con buenos buses, CTM, sólo llega hasta Rissani, a unos 40 km de Merzouga. Tambien se puede llegar en automóvil, claro. Todo el camino está pavimentado.
  • Existen infinidad de hoteles, para todos los presupuestos. No es necesario reservar, salvo en temporada de vacaciones europeas. También hay hoteles en los pueblos mencionados más arriba.
  • Cada hotel ofrece las distintas actividades turísticas. Estas tienen precios establecidos, aunque siempre será posible negociar. 
  • Las excursiones largas en dromedario pueden resultar demoledoras para muchos turistas: el balanceo sobre el dromedario es muy cansador. Una excursión corta al atardecer subiendo a las dunas, pude ser suficiente para esta atracción indispensable.
  • Se ofrecen pernoctes en carpas beduinas. Estos bibouacs pueden desarrollarse en lugares poco agradables por exceso de carpas y escaso interés. Es necesario averiguar cuidadosamente las condiciones de la oferta, ver las fotos del prospecto con detenimiento, y, en este caso, desconfiar de las ofertas más económicas.
  • Pueden alquilarse cuatriciclos y todo terrenos. Es lamentable que estos vehículos estén permitidos en las dunas. 
  • Hay en Merzouga y en Hassi Labied algunos bares y restaurantes no muy elegantes. Casi todos los hoteles ofrecen comidas. Cous Cous y tajines serán las opciones comunes en los hoteles de precio  bajo y medio.
  • La corriente es 220 voltios. Los tomas son los de norma europea.
  • La moneda es el dirham marroquí. Diez dirham equivalen aproximadamente a un dólar estadounidense. En Merzouga, y menos en Hassi Labied no hay bancos ni cajeros automáticos. Mejor aprovisionarse de efectivo en alguna ciudad grande. No está permitido exportar la moneda, hay que cambiarla toda antes de salir del país.
  • El clima es desértico. En invierno las noches son muy frías y los días cálidos. El verano tiene días tórridos y noches agradables. Rara vez llueve, pero se recuerda que en 2006 hubo inundaciones. 
  • La corriente eléctrica es de 220 v, con tomas de norma europea.
  • El idioma es el árabe marroquí, pero es común encontrar personas que hablen otros idiomas. En los hoteles y a veces en otros lugares, se habla inglés y español.
  • La moneda es el dirham maroquí. No es una moneda convertible, está prohibida su exportación. Al partir es obligatorio cambiar todos los dirham que se tengan por otra moneda. No hay cajeros automáticos ni bancos . No hay casas de cambio.

Botonhoteles

 

Dos días en el Erg Chebbi

Erg Chebbi
Hassi Labied
Erg Chebbi
Erg Chebbi
Erg Chebbi
Erg Chebbi
Erg Chebbi
Erg Chebbi
Erg Chebbi
Erg Chebbi
Erg Chebbi
Erg Chebbi
Erg Chebbi
Erg Chebbi
Erg Chebbi
Erg Chebbi
Erg Chebbi
Erg ChebbiDunas
01/17 
start stop menos mas

29 de abril de 2015 - Hassi Labied, región de Tafilalet, Marruecos. Anoche abordamos en Fez un bus de CTM, que nos dejó en Rissani. Viaje nocturno, no hubo oportunidad de ver el paisaje, ni las gargantas del Zis. Luego del bus, y de algunas vacilaciones, nos embarcamos en un grand taxi. Ocho pasajeros y el chófer. El conductor, un buena onda de primera, nos explicó que los taxis marroquíes son "a presión". Realmente, éramos demasiados, todos gente de por allí, y los dos turistas. Cinco atrás, cuatro adelante. El Mercedes Benz de los años 60, destruido por dentro,  pero muy bien de mecánica. Sumamos otros cuarenta kilómetros. Llegamos a Merzouga, y  nos instalamos a tomar un desayuno con excelente omelette. Como no aparecía ninguna clase de taxi, un buen samaritano de los que nunca faltan en este bendito país (bendito por Alá, que es grande) llamó con su teléfono a la Vallee des Dunes, y Alí, el propietario, nos pasó a buscar poco después. Y aquí estamos, esquivando el calor pavoroso del desierto, a mediodía. Nuestra habitación de adobe, pero con baño privado, aire acondicionado, wifi, con desayuno, todo por € 16 cada día, la doble. Aclaremos: todo aquí esta construido con adobe. Bien económico nuestro hotel, pero aquí lo que cuesta bastante más son los paseos, sea en camello o en Land Rover. La estrategia de Alí, magnífica persona, es dar alojamiento muy económico, y obtener sus ganacias en los paseos. El paseo tipico consiste en ver el atardecer o el amanecer entre las dunas, montado en el bendito camello (bendito por Alá, que es grande). Ahora estamos muertos de hambre, pero no se vé a nadie ni aquí ni en los alrededores. Nuestra ultima comida fue ayer, un almuerzo tardio que nos sirvió Abdul en el restaurante Thams de Fez. Creo que eso fue en alguna época geológica pretérita, a juzgar por los ruidos de mi panza en proceso de desaparición. Finalmente hemos comido, buenos  tajines preparados por Alí, el hombre orquesta, y arreglado con nuestro hotelero para los dos paseos breves que son "obligatorios" aquí. Número 1: paseo en dromedario a las dunas, al atardecer, para ver la puesta de sol, y las dunas, claro. Número 2: paseo en vehiculo doble tracción, para ver el lago,  el desierto, fósiles y otras yerbas. Negociamos un paquete por ambas cosas, unos € 105. Parece que obtuvimos un ahorro de € 10, aunque quizás estemos pagando de más. Las tarifas están escritas, pero... 

Y a la tarde apareció nuestro camellero. Montamos en la puerta del hotel, y empezó el balanceo, más bien los sacudones. Hay que agarrarse poco dignamente de unos hierros ad hoc. Sobre todo al montar y desmontar. Nada de hacerse el jinete, so pena de un golpazo. La arena no es muy blanda. Nuestro camellero adelante, lleva la rienda del animal de Gloria, y mis riendas van atadas a la montura de ella. Parecemos niños en burritos cordobeses alquilados. Algo así como media hora, y desmontamos a media altura de una duna. Subimos hasta la cresta y disfrutamos del silencio del desierto hasta que apareció una manada de japoneses. Son gente extraña. Cruzan medio planeta para sacarle fotos a unos ridículos muñequitos en la arena. A pesar de ellos, vimos la puesta de sol en relativa calma. Bajamos hasta nuestros dromedarios, y otra vez a balancearse. A veces pienso que los turistas somos algo tontos, todos haciendo lo mismo. Pero quedamos muy contentos con la experiencia. Al despedirnos, nuestro camellero nos afreció fósiles pulidos, y, por agradecerle sus servicios, compramos uno. Son bonitos, aunque sabemos que no habría que comprarlos para preservar los yacimientos. Cena en el único restaurante de Hassi Labied, en una fresca terraza, buena comida. Con naranjada, lo que me hizo acordar una ingrata vez más del profeta. Mi reino por una cerveza, aunque esté caliente.
30 de abril de 2015 - Hassi Labied, Merzouga - Por la mañana presenciamos cómo un dromedario volteó a una huesped del hotel. Pese a que Gloria se ofreció voluntaria para demostrar que no es difícil, y montó otra vez en un dromedario, la italiana no quiso insistir. Estuvo gracioso que Gloria pasase por experta en esto de montar dromedarios, y diera el ejemplo. Al rato partimos para una vuelta redonda al Erg Chebbi, en camioneta. Otro de esos desayunos imposibles de terminar. En este caso, preparado y servido por nuestro hotelero, que todo lo hace. Tranquilo, bien, generosamente. Y partimos a ver el desierto. Esta vez no hubo balanceo, sobró zangoloteo en el Land Rover. Vimos el lago cercano, con bastantes aves. Luego de mucho andar, paramos en la tienda de una buena señora, que nos sirvió el té. Cuando digo tienda, no me refiero a un comercio. No hay de esa clase de tiendas en medio del arenal y del pedregal, solo las "jaimas". Bajo las telas, no se está muy fresco, pero no molesta el vientito. Y se puede conversar, y deleitarse con dos cabritos de pocos dias de vida que esperaban a su madre. ¿Que será que comen estos animalitos? Continuamos hacia un oasis cercano, Tissardmine, en cuyas inmediaciones nos cansamos de ver fósiles. En la mayor parte del recorrido hemos visto Argelia, a lo lejos, atrás de una línea de puntos y rayas, esas cosas sin sentido que hace la humanidad. Continuando con el recorrido, como dicen en los buses turísticos, (me contaron que así dicen) veremos ahora un lago en pleno arenal. Con esto ya habíamos dado la vuelta casi completa al erg. Como veo que no lo dije por ningún lado, un erg es un conjunto de dunas. Hemos cenado en compañía de Alí, y de cuatro turistas italianos. Una de ellos anda dolorida por el golpazo que le diò el camello esta mañana. La cena, como todo lo que suede en este hotel, fué preparada por Alí. Mañana, día de viaje. Destino: Marrakech

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Aviso a los navegantes

Busca tu hotel

Booking.com
1_480x360
2_480x360
3_517x360
5_ 233 _480x360
6_1030617_480x360
7_480x360
9_ 206 _437x360
Avion
Baptisterio
Cariatides
El Gigante
Empadas
Firenze01
Firenze02
Fuego
Hydra00
Hydra01
Hydra02
Lagaña
Lagaña
Milan
Naranjas Pompeya
Pescadores
Rio
Roma Coliseo
Roma Monjas
SaoPedro
Siena
Venezia
Yo
a 170 _576x360
a 242 _486x360
p1010072_480x360
p1020818_480x360
p1070846 gloria hydra_480x360
p1080018_480x360
p1100689_604x360
rsp1020605_532x360

Usuarios registrados