EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Algunos datos
Óbidos es un bonito pueblo al norte la de Lisboa, Portugal. Se encuentra en la región centro oeste de Portugal. Tiene unos 3.000 habitantes. Su antigua belleza la ha convertido en objetivo para los turistas, que la visitan generalmente como excursión del día desde Lisboa. Las coordenadas de la villa, con link a GeoHack, donde existen múltiples mapas de la villa y de la zona, son: 39°21′29″N, 09°09′28″O.

 

De utilidad al turista
  • No hay aeropuerto en Óbidos. El más cercano es el de LIsboa, conocido como Lisboa Portela, tiene código LIS. Es la entrada principal a Portugal. Hay toda clase de servicios: gastronomía, compras, bancos y casas de cambio, guarda de equipajes, etc.
  • Para transladarse a Óbidos, tanto desde el aeropuerto como de muchos puntos de la ciudad de Lisboa, habrá que tomar un bus en la "estación de Campo Grande" de Lisboa.
  • Campo Grande no es precisamente una estación terminal de buses. Hay distintas paradas de buses desparramadas por allí. Al menos, llegar en metro es simple. En el sitio oficial del metro, hay mapa que facilitará el camino.
  • La empresa de buses que viaja a Óbidos es Rodotejo, pero la línea específica para llegar a Óbidos se llama Rápida Verde. Los horarios son varios, desde las 07:00 en días hábiles y 07:30 fines de semana. A las 22:45 es el último horario para retornar a Lisboa. El viaje demora una hora.
  • La Rápida Verde para a pocos metros de la puerta de entrada a la villa, la entrada se vé desde la parada.
  • La villa de Óbidos puede ser recorrida cómodamente a pié, no es necesario transporte alguno, ni tampoco un guía
  • Hay alguna hotelería en Óbidos y alrededores. Como el turismo en general es de medio día o un poco más, no es difícil encontrar alojamiento
  • El clima de Óbidos es suave, cálido y templado. Desde noviembre se precipitan 110 mm de lluvia. En esos meses, la temperatura mínima es de 9º C, y la máxima puede alcanzar los 18º C. En verano las temperaturas oscilan entre 15º y 23º C, siendo la estación más seca, con escasísimas lluvias.La electricidad es de 220 v, con tomacorrientes de patas cilíndricas de norma europea (Tipo C y F)
  • La moneda es el Euro, con código EUR. No hay cajeros electrónicos en Óbidos. En la mayoría de los hoteles y restaurantes se aceptan tarjetas de crédito, normalmente Visa y Mastercard. Conversión exacta EUR a USD
  • El idioma es el portugués de Portugal, diferente al de Brasil.

Botonhoteles

 

 

Una estadía en mayo de 2015

002
004
006
008
010
012
014
016
018
1/9 
start stop menos mas
1 de junio de 2015 - Lisboa y Óbidos - Hoy, sin apuro alguno, desayunamos en nuestro departamento lisboeta, y después de las nueve bordeamos como de costumbre el cementerio de los ingleses, y, sin prestar mucha atención nos subimos al tranvía 28. Algo debe haber estado mal, porque al rato nos dimos cuenta que el recorrido era distinto. Por suerte el nuevo paseo concluyó, junto con el recorrido, en el Cais do Sodré. Cerca de la estación del metro. Unas cuantas estaciones después llegamos a Campo Grande. Que debería ser una terminal de buses, pero son distintas paradas callejeras de buses urbanos e interurbanos a la vera de un gran estadio de futebol. Encontramos el nuestro, y a mediodía, llegamos a la simpática Vila de Óbidos. Soplaba una brisa fresca y las nubes eran densas. No nos dejamos intimidar, y recorrimos las pocas calles empedradas, sin que nos faltara subir las murallas, muy integras aún hoy en día. Visitamos una iglesia convertida en librería, la única iglesia donde se puede aprender algo útil, o pensar, que he visto en mi vida. Y ya cumplida la "visitação" nos instalamos en un bar a ver pasar a los turistas. Que eran ya pocos, pues los turistas de ómnibus y grupo los llevan temprano a algún otro lado. Salió el sol, por lo que hicimos otra ronda de fotos. Tomamos ginjinha, o sea guindado, que es la especialidad local. Lo sirven en una tacita hecha de chocolate, buena idea que permite beber y luego comerse el recipiente. Cuando cruzamos la puerta de la Vila para irnos, Gandalf, con quien me había sacado una foto al entrar, se había ido, seguramente por falta de clientes. Hecho el viaje inverso, volvimos al departamento, no sin tomar otro tranvía equivocado, que también nos dejó cerca de nuestro objetivo. Turistas con suerte.

 

Un vídeo: Lisboa, Sintra y Óbidos

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Buscar

Quién está en línea

Hay 98 invitados y ningún miembro en línea