EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Algunos datos

Luang Prabang es el punto turístico por excelencia de Laos. Es famosa por sus templos, producto de haber sido capital del reino de Lang Xang. Tiene unos 80000 habitantes. Sus coordenadas, con link a GeoHack son: 19° 53′ 35″ N, 102° 8′ 17″ E. Es la capital espiritual de Laos y cuenta con más de cincuenta templos. Está emplazada en una especie de península entre dos ríos: El poderoso Mekong y el Nam Khan. Es un pueblo seductor, con caserones franceses, y está protegida por la Unesco. Si se viaja entre el norte de Tailandia y de Vietnam (o a la inversa), Luang Prabang es de visita obligada e imperdible. 

 

De utilidad para el turista

  • El avión es el medio más común para llegar. El aeropuerto está no muy lejos de la ciudad y hay un servicio de transfer con tarifa fija, de USD 3,50. Las compañías que vuelan a Luang Prabang son Lao Airlines, Bangkok Airways y Vietnam Airlines
  • En el aeropuerto puede hacerse, sin mucha demora, el visado de entrada al país. Costo: USD 31 por persona. Si no se cuenta con foto propia, el copiado de la foto del pasaporte costará USD 1,00. Si se llega por barco desde Tailandia, se habrá hecho la papelería en Huay Xai. 
  • Los barcos lentos a la frontera con Tailandia, parten de un embarcadero a siete kilómetros del centro, y ya no lo hacen desde la costa de la ciudad. Los pasajes pueden ser comprados en el embarcadero, o en las agencias de la ciudad, en este caso a precio algo mayor. Los pasajes, en el embarcadero, cuestan a Huay Xai  220000 kips laosianos. Sólo hasta Pak Beng, 110000 kips laosianos. Es posible hacer este viaje en crucero "lujoso" y en lanchas rápidas, muy peligrosas. Vea nuestro artículo "Rio Mekong"
  • El centro de la ciudad, que está en una península entre los ríos Mekong y Nam Kan, puede ser recorrido facilmente a pié.
  • La bicicleta es un medio de transporte ideal en Luang Prabang, los hoteles suelen proveeerlas gratuitamente. Sobre la avenida Sisavangvong existen casas de alquiler de bicicletas y ciclomotores.
  • Los templos (wat) son el atractivo principal. La colina de Phu Si es céntrica y amén del wat Chom Si, permite contemplar toda la ciudad.
  • Otro atractivo importante para los turistas es la ceremonia de la entrega de limosnas. Puede observarse muy temprano, en cada wat de la ciudad. Se debe ser respetuoso y vestir adecuadamente.
  • La costa del río Mekong ofrece innúmeros restaurantes y agencias o puestos para las excursiones fluviales.
  • Hay gran cantidad de hoteles, no parece necesario hacer reserva con anticipación, salvo para la fiesta de Pi Mai o Songkram que suele acontecer en abril o mayo, de acuerdo al calendario lunar. Hay desde hostels para mochileros hasta hoteles de lujo.
  • La moneda es el Kip laosiano (LAK). Hay gran cantidad de lugares para cambio de dinero, principalmente en Av Sisavangvong. También hay cajero automático (ATM) y el banco BCEL. 8000 LAK son el equivalente aproximado a 1 USD. Conversión actualizada de USD a LAK.
  • Hay una oficina de información turística en la avenida Sisavangvong. con alguna info. Enfrente hay unos excelentes puestos de comida, a precio muy razonable, que expenden principalmente sandwiches y bebidas.
  • La electricidad es 220 V - 50 ciclos. Los tomas son los comunes en Europa. 
  • El idioma es el lao. Fuera de los hoteles , muy poca gente hablará inglés. Ni pensar en el español. 
  • La ciudad es muy segura, no hay delincuencia.
  • No hay clínicas ni hospitales de primera línea en Luang Prabang, cualquier caso grave podrá requerir el translado a Tailandia o Vietnam.
  • Un site muy bueno acerca de Luang Prabang, y de varios paises del sudeste asiático, en español, es Vietnamitas en Madrid

 

Cuatro dias de agua y Songkram 

14 de abril de 2016 - Songkram - Vietnam Airlines nos puso en esta ciudad del Norte de Laos a las 13:00 horas, más que puntual, anticipados. En el pequeño pero moderno aeropuerto de Luang Prabang (LPQ)  hicimos el trámite de la visa on arrival (u$s 31 por cabeza) e inmigraciones (gratis) en tiempo razonable. En la puerta de salida se compraba el transfer a precio oficial (unos 3,50 dólares por par de nalgas) y enseguida estuvimos en nuestro nuevo hotel, el Villa Ban Phaulang.

Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, Laos
Luang Prabang, LaosCeremonia de la limosna - señora ofrendando
01/27 
start stop menos mas

Son 30 dólares la doble con aire acondicionado, baño privado y desayuno. Arrojamos los bultos encima de la cama, y nos subimos a dos bicicletas gratuitas del hotel. En minutos estuvimos en el centro. Para nuestra sorpresa, llegamos justo para el Songkram. ¿Que qué corno es el Songkram? Es el festejo del año nuevo laosiano. Dura tres días, y se festeja de acuerdo al calendario solar-lunar. O sea que cae en fecha imprecisa para los que estamos acostubrados a otra cosa. Se festeja como un carnaval: agua, mucha, harina, polvos de color. Hay un montón de otras tradiciones implicadas, tantas que sería demasiado explicar aqui, sobre todo porque no tengo ni idea al respecto. En pocos metros quedamos hechos una porquería colorida y ensopada. Aun así dimos una vuelta por el pueblo, bonito. Aturdidos por las músicas  (eu quero tche, eu quero tchan) y otras, nos parecía estar en el carnaval de Ubatuba, Brasil. Encima con muchos laosianos y gringos vestidos de verde amarelo. Volvimos al hotel a descansar algo, y a esperar que disminuyera el frenesí carnavalesco, perdón, de fin de  año. Por la tarde, a eso de las seis, retornamos al pueblo, cruzando el pintoresco puente de bambú que atraviesa el río Nam Khan, afluente aquí cerca del Mekong. Hay que pagar 5000 kips laosianos por persona para atravesarlo (ida y vuelta). Es que hay una familia que se ocupa de mantenerlo, unos seis meses al año, porque los otros seis el caudal de agua no permite tan precario puente. La furia carnavalesca no decaía todavia, nos refugiamos en un restaurante elegante, donde comimos caro, pero mal. Ya calmados los ánimos de festejo, paseamos por la costa del Mekong y por algunas callecitas simpáticas. Nos perdimos un poquito, aunque la ciudad es pequeña. De todas formas otra vez quedamos chorreantes. No está tan mal, la temperatura no baja de los cuarenta grados Celcius. Antes que lo omita, hemos intercambiado "sawaidee" con todo el mundo, locales y recien llegados. El sawaidee es principalmente un saludo, y un deseo de suerte en el año que se inicia, si no entendí mal. Una especie de ¡Hola!. Tantos sawaidees repartimos y recibimos, que tendremos suerte hasta el 2020, por lo menos. Transitamos por el mercado nocturno, que ofrece cosas para turistas, algunas de gran calidad y belleza.

15 de abril de 2016 - Y daaale con el Songkran - Como a la mañana no se jode con el agua, pudimos visitar algunos templos, ojear el palacio real, hoy museo, y perdernos muy bien perdidos en el pueblo. El primer templo visitado fue el Wat Xieng Muan, y a continuación su vecino, el Choum Khong. Ambos muy bonitos, quizá por ser los primeros wats visitados en Laos. Al palacio real no entramos, pero visitamos la exposición de los autos del rey, que son cinco. Cerca de la entrada inspeccionamos el Wat Ho Pha Bang.

Decía que nos perdimos: Yo, que me precio de tener un sentido de ubicación excepcional, he quedado muy humillado por esto. El paseo principal del día ha consistido en subir al colina Phu Si, que es céntrica. No muy alta, sin la bruma hubiéramos podido ver toda la ciudad, pero la bruma no lo consintió. En la cima hay una stupa dorada. Descendimos por el sendero que conduce a un curioso templito con la huella del pié de Buda. A seguir, visitamos el Wat Mahatat. Visita gratis, unas nagas plateadas invitan a entrar. Cuando las músicas a altísimo volumen comenzaban a sonar, y el agua a surgir de rifles de agua con aspecto de ciencia ficción, de baldes y mangueras, de tarros y tambores, emprendimos el regreso al hotel. Flor de siesta. Ya obscureciendo, cruzamos gratis el puente de bambú (no estaba la cobradora). Hicimos algunas averiguaciones para navegar el Mekong hasta Tailandia. Y lo mejor: Nos sentamos en un puestito a devorar enormes sandwiches de pan francés con atún y palta, aguacate, abacate, avocado o como se llame aquí o allá. Cerveza Laobeer local, y cocktailes locales, con güisqui local, creo que es de arroz. Beleza pura. Plena noche, cruzamos algo tambaleantes nuestro conocido puente de bambú por última vez en el día.  El ritual turístico de mañana impone madrugón a las seis para ver a los monjes mangueando, aquí en la esquina.

 

16 de abril de 2016 - Y que siga el Songkran... - Madrugón y después. Después de escuchar el despertador, que se parece a una tablet, sin despertarnos del todo, fuimos hasta la esquina del hotel. Llegamos algo temprano, pero no mucho más tarde las señoras del barrio comenzaron a acomodar sus tapetes y sus donativos. Primero apareció un monje, al rato varios, y luego legión de ellos. Reciben lo que las señoras y algunos hombres les dan, y dan al donante algo de lo que recibieron de algún otro donante. Suponemos que el balance da positivo para los monjes, ya que ese mecanismo no falla en ninguna religión que se conozca. Tambien reciben dinero, que se mezcla con el arroz pegajoso donado en un copón que cada monje carga.
Desayuno en el hotel, y caminata al centro, una vez más atravesando el puente de bambú.  Contratamos un tuk tuk, luego de negociar por el precio del translado ida y vuelta más la consecuente espera en la cascada Kuang Si. En el hotel cuesta 220000 kips, el precio en la calle es de 200000 kips, cerramos trato en 180000 kips. Algo es algo. La cascada resultó alta y espectacular.  Se forman ollas de un bonito color celeste aguas abajo. El lugar es muy concurrido, valió el esfuerzo empeñado en llegar temprano. Está organizado como un parque público, no muy cuidado. Cerca del acceso hay un santurio de osos, rescatados de manos de los cazadores. Ya al regresar hacia el tuk tuk  el gentío era apreciable, compuesto de muchos pobladores y turistas en menor cantidad. Vueltos al pueblo, la calle principal, Sisavangvong, estaba cortada para los vehículos, supusimos con acierto  que habría algun acontecimiento relacionado con el Songkran. Nos acomodamos a la sombra de unos árboles y de un templo en decadencia, al pié de la colina Phu Si, y cómodamente vimos pasar el desfile. No, ni banda ni discursos, ni pasos marciales. Las gentes se agrupan informalmente algunos, otros con más orden. Algunos disfrazados de mono, otras con trajes típicos. Agrupaciones de artes marciales, que me recordaron la capoeira. Monjes en camioneta, otros empujando un carro dorado. Banderas de la Comunidad de Naciones del Sureste Asiático.  Gran parte de estas personas chorreando agua, porque los espectadores no se abstienen de atacarlos con mangueras, recipientes y armas de agua muy imaginativas. Regreso al hotel, bastante mojados, para algo de descanso y evitar lo más intenso del Songkran. Por la noche recorrimos el mercado nocturno, turístico pero muy agradable. Reincidimos con los sandwihes de los puestos frente a la oficina de turismo. El pan laosiano, o quizás haya que decir pan francés, es excelente.

 

17 de abril de 2016 - ¿Y el Songkran? - Ultimo dia en Luang Prabang, qué lastima. Estamos tan a gusto... Hoy desayunamos largamente, y dimos una breve vuelta por el pueblo. Compramos los pasajes para descender por el Mekong en bote lento. Algo menos de cuarenta dólares por persona. Agua gratis. Dos dias de navegación. Siesta en nuestro cuarto, que aprovecho para publicar este artículo.  Por la noche compraremos provisiones para el viaje, casi seguramente comeremos en los puestitos frente a la oficina de turismo. El próximo artículo se llamara: Rio Mekong.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Buscar

Quién está en línea

Hay 193 invitados y ningún miembro en línea