EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

 

Algunos datos

Paris es la capital y ciudad más importante de Francia. Tiene una población de unos 2.200.000 habitantes. Con toda el área metropolitana llega a más de 10.000.000 de habitantes. Una muy apreciable parte de la población está formada por inmigrantes: de países que fueron colonia francesa (como parte de Marruecos), del África sub-sahariana, de Egipto, de Turquía. Por ejemplo, más de 600.000 habitantes proceden del Mahgreb, es decir del noroeste de África. Los hijos de estos inmigrantes no son contados entre los inmigrantes, por haber nacido en Francia. La ciudad es referencia mundial del turismo, debido a su historia, a sus monumentos, a su oferta cultural, a su ubicación y oferta de aeropuertos y otros medios de transporte que la convierten en punto de escala para viajeros de todo el mundo.

 

Datos prácticos para el turista
Cómo llegar a París
      • Paris tiene tres aeropuertos: Charles de Gaulle (CDG), Orly (ORY) y Beauvais (BVA). En general, puede decirse que CDG recibe principalmente vuelos de larga distancia, ORY vuelos intracontinentales, y BVA sólo vuelos low-cost. Con numerosas excepciones.
        • El aeropuerto Charles de Gaulle (con código CDG) es el aeropuerto principal de París, y recibe la mayoría de los vuelos extracontinentales. Tiene tres terminales (1, 2 y 3) conectadas entre sí por un autobús gratuito. Está a unos 25 km. al norte de París. Tiene la oferta habitual de comercios y servicios de todo aeropuerto internacional: ATMs, casas de cambio de monedas, restaurantes, etc. Hay wifi ilimitado y gratuito, y recarga USB. Atención: las casas de cambio de monedas del aeropuerto ofrecen una tasa pobrísima y cobran comisión por el cambio. Hay que evitar por todos los medios cambiar moneda con estos piratas. La pérdida será considerable en comparación a cualquier casa de cambio decente de la ciudad.
        • Para desplazarse hasta o desde la ciudad, el tren RER B (Red Express Regional) es el método más económico y rápido. Tiene estaciones en las terminales 1 y 2. El costo para adultos es de € 10,00 y el viaje insume unos 35 minutos al centro de París. En París las estaciones del RER B son: Gare du Nord, St. Michel-Notre Dame, Châletet Les Halles o Denfert-Rochereau. Todas estas estaciones tienen combinación con el metro, con lo que es posible llegar rápidamente a cualquier punto de la ciudad. El boleto para el metro se compra en las máquinas de las estaciones. Comprando un paquete de diez billetes T+, útiles para todo transporte público, hará que cada billete cueste € 1,45. Las máquinas de venta son simples de usar, ofrecen algunos idiomas opcionales, (el castellano entre ellos) y reciben monedas, billetes y tarjetas de crédito. Es posible también usar la tarjeta Navigo, útil para quienes vayan a permanecer más de una semana en París. Existen otros pases, en la web oficial de turismo hay buenas explicaciones para cada uno, y sus precios.
        • El bus Roissybus es un bus cuyos boletos pueden comprarse en unas máquinas en el aeropuerto, o bien al conductor del bus. El costo es de € 12,10, el viaje insume entre 40 y 50 minutos. La única parada en la ciudad es en la Opera Garnier.
        • El bus Le Bus Direct tiene diferentes líneas, el viaje insume una hora y su costo es de €17,00. Las diferentes líneas van a: La línea 2 a Arco de Triunfo, Trocadero y Torre Effel. La línea 3 va a Orly, (€ 21,00) y la 4 a la Gare (estación de tren) Montparnasse.
        • Finalmente, se puede alquilar un auto, o bien tomar un taxi, por € 50,00 o 55,00 según sea a la orilla izquierda o derecha del Sena. En sitios de internet se puede reservar un transporte privado, que puede ser conveniente para grupos.

         

        • El aeropuerto de Orly, con código ORY, está a 14 Km. al sur de París. Tiene dos terminales: Oeste y Sud. Ambas terminales están conectadas por un tren automático y gratuito, el Orlyval. En estas terminales hay la oferta de comercios y servicios habitual en aeropuertos internacionales: ATMs, casas de cambio, restaurantes, etc. Hay internet gratuito limitado. Atención: las casas de cambio de monedas del aeropuerto ofrecen una tasa pobrísima y cobran comisión por el cambio. Hay que evitar por todos los medios cambiar moneda con estos piratas. La pérdida será considerable en comparación a cualquier casa de cambio decente de la ciudad.
        • Para desplazarse hasta o desde la ciudad, el método más económico es el tranvía T7, que parte desde la terminal Sud, desde el extremo más alejado de la terminal Oeste. Hay cartelería, aunque escasa. El boleto se compra en la máquina de la estación del tranvía: comprando un paquete de diez billetes T+, útiles para todo transporte público, hará que cada billete cueste € 1,45. Las máquinas de venta son simples de usar, ofrecen algunos idiomas opcionales, entre ellos el español, y reciben monedas, billetes y tarjetas de crédito. Es posible también usar la tarjeta Navigo, útil para quienes vayan a permanecer más de una semana en París. Existen otros pases, en la web oficial de turismo hay buenas explicaciones para cada uno, y sus precios. El tranvía es moderno y cómodo: en 45 minutos arriba a la estación de metro Villejuif-Luis Aragón desde donde, con otro billete T+ se llegará a cualquier punto de la ciudad. Costo total a cualquier punto de París, € 2,90. Imbatible.
        • Otro método para desplazarse a o desde la ciudad: Combinación de Orlyval y tren RER. El Orlyval, que comunica gratuitamente las terminales Oeste y Sud gratuitamente, termina su recorrido en la estación Antony del RER (tren regional). Este trayecto es de pago, € 9,30, que sumado al costo del RER da un costo total a París de € 12,05. El tiempo promedio para el viaje es de al menos 30 minutos.
        • El bus Orlybus vincula el aeropuerto de Orly con la plaza de Denfert Rochereau, en el barrio de Montparnasse. Es una opción razonablemente económica, cuesta € 9,20 y demora unos 30 minutos. Los boletos se compran en máquinas emplazadas en las dos terminales, y en la plaza Denfert Rocherau.
        • Una opción económica es la de los buses urbanos: las líneas 183 y 295 con parada en estaciones del Metro 7, y costo de € 1,90,  o bien € 1,45 si se adquirió el paquete de 10 billetes T+.
        • Hay varias otras opciones: el bus Le Bus Direct, (ver más arriba, en los comentarios del aeropuerto CDG), un taxi que costará entre € 30,00 (a la orilla izquierda del Sena y 35,00 (a la orilla derecha); y el alquiler de un automóvil. En sitios de internet se puede reservar un transporte privado, que puede ser conveniente para grupos.

         

        • El aeropuerto de Beaubais, con código BVA, es un tercer aeropuerto, aunque no pertenece exactamente a París (está a 80 km de París) pero cuyos pasajeros tienen por destino principal la ciudad de París. Este aeropuerto atiende solamente vuelos low-cost.
        • Para llegar desde París existe un bus que sale de la estación Porte Maillot, conectada con la línea 1 del metro. Cuesta € 17,00 ida, € 29 ida y vuelta, algo menos comprado online. La frecuencia está directamente relacionada con los vuelos. El tiempo de viaje es de una hora y 20 minutos. Se puede llegar a Beauvais en tren regional, saliendo de la Gare du Nord, pero desde la estación de trenes de Beauvais habrá que tomar un taxi, por lo que de esta forma resulta más complicada y más costosa.
      • Hay varias estaciones (gares) de tren en Paris. Todas tienen una estación de metro o RER o ambas en la misma estación o en las inmediaciones. En ellas hay comercios, restaurantes, cajeros electrónicos. Los boletos pueden comprarse en las máquinas al efecto. Boletos con anticipación, trenes turísticos, etc. se compran en las "OUI boutiques" que hay en las estaciones o en internet. También pueden reservarse o comprarse toda clase de boletos en el sitio oficial de la empresa de trenes, la SNCF. El sitio oficial exige que la tarjeta de crédito usada cumpla con el requisito "Verified by Visa", lo que puede complicar la compra si no se ha hecho el trámite online que tiene Visa para estos casos. Una solución es comprar en cualquier revendedor de los que abundan en internet. Cada estación recibe trenes de alguna región de Francia o de paises vecinos en particular, con excepciones varias. Brevemente (y de forma no excluyente): Gare d´Austerlitz recibe trenes del centro-oeste y sud-este de Francia - Gare de Bercy: recibe trenes del centro de Francia - Gare de L´Est recibe trenes de gran velocidad (TGV) del este de Francia y de Alemania - Gare de Lyon recive TGVs de Suiza, Italia y España, además de TGVs de todo el sudeste de Francia y varios otros - Gare de Montparnase recibe los trenes del Atlántico, oeste y sudoeste de Francia. Gare du Nord recibe trenes de Bruselas, Amsterdam, Londres, TGVs del norte de Francia. Gare Saint Lazare recibe trenes comunes de Normandía y algunos intercités.
      • Los buses de media y larga distancia no tienen una única terminal específica. Dependerá de cada empresa. En el caso de los OUIbus, tienen su terminal en distintas estaciones de trenes, por tratarse de una empresa que depende de la empresa nacional de trenes,la SNCF. Los boletos son facilmente adquiridos en internet, y luego el pasajero exhibe el resultado en su celular. En muchos casos ni eso hace falta.

 

Transladarse en París
      • El transporte más rápido dentro de París y alrededores es el metro (pronunciar metró) incluyendo además el tren RER (Réseau Express Régional), es decir la red de trenes regionales, que complementan y amplían la red del metro. Las líneas de metro se identifican con números, y las de RER con letras, y en la práctica es posible que un distraído no sepa si está utilizando una u otra, suele no haber grandes diferencias. El costo de los billetes, por cada viaje, es de € 1,90. Comprando un paquete de diez billetes T+, útiles para todo transporte público, hará que cada billete cueste € 1,45. Existen otros pases, en la web oficial de turismo hay buenas explicaciones para cada uno, y sus precios.  En algunas circunstancias el billete servirá para combinar tren y metro, o bus, lo mejor es guardar el billete (además es obligatorio exhibirlo si aparece un inspector, caso contrario hay multa) y probar en el siguiente medio de transporte. El sitio oficial ofrece un excelente mapa de metro y RER en formato PDF. El sitio oficial de la red de transportes RAPT es excelente para ampliar información, acerca de horarios, tarifas, y mucho más. En todos los vagones y estaciones hay abundancia de gráficos acerca de la red y sus combinaciones. En las estaciones hay mapas de la red completa, y también de los alrededores de la estación en que uno se encuentre. Las máquinas expendedoras son simples. Tienen idiomas opcionales, entre ellos el castellano. Aceptan billetes, monedas y tarjetas. En caso de billetes o monedas, entregan el cambio. En caso de duda, se puede pedir ayuda a los empleados de la oficina cercana.
      • La red de buses es amplia y eficiente. En el sitio oficial hay un mapa detallado de los recorridos diurnos  y otro de los recorridos nocturnos (Noctiliens). Al pié de cada mapa hay un vínculo para descargar el mapa en PDF. El sitio oficial ofrece un excelente mapa de metro y RER en formato PDF. El sitio oficial de la red de transportes RAPT es excelente para ampliar información, acerca de horarios, tarifas, y mucho más. El bus se paga con los billetes comunes, como el T+ y los pases varios, como el Navigo.
      • Un medio económico y ecológico para recorrer París es el servicio público de bicicletas, llamado Velib. Las bicis se retiran de estaciones diseminadas por toda la ciudad, y se dejan en cualquier otra estación. El costo del servicio es muy modesto, varía según el abono que se elija. Lamentablemente, requiere adquirir una tarjeta que es enviada al domicilo del interesado, pero la entrega puede demorar varios días. Este sistema, que además recibe innúmeras quejas, es por lo dicho sólo apto para quienes hagan estadías largas. Hay algunos sistemas privados de alquiler de bicicletas, como Ofo y oBike. Funcionan sin estaciones, a diferencia de Velib. Simplemente se instala una aplicación en el celular. Cuando el interesado encuentra una, mediante el mapa de la aplicación, sólo necesita mostrar el código QR de la aplicación para desbloquear la bicicleta. Estos sistemas tienen dos inconvenientes: hay que pagar el uso de datos del celular, de alto costo si uno no ha instalado un chip francés, y si se trata de dos o más personas hay que caminar hasta reunir las bicis necesarias, que pueden no estar muy cercanas. Una ventaja es que se puede abandonar la bici en cualquier lugar de la ciudad. El costo de estos sistemas es muy modesto.
      • Hay un sistema similar al Velib pero con autos eléctricos. Se denomina Autolib. Hay varias estaciones para retirar los autos. Hace poco el sistema ha sido discontinuado, sin datos acerca de su reanudación.

 

Otros datos útiles
      • Alojarse en París es caro, y además no es fácil encontrar alojamiento si no se tiene una reserva previa. Los precios (en hoteles de rango bajo y medio) superan el promedio europeo, y pueden ser equiparables a los de Barcelona, otra ciudad de altos precios para el turista. Obviamente, en hoteles de lujo y precio altísimo será más fácil encontrar alguna ubicación. Hay infinidad de departamentos en oferta en los sitios de reservas. Buena opción para quien desee ahorrar en alimentación. Es imprescindible reservarlos con la mayor antelación posible. Los hoteles de rango bajo y medio no suelen ofrecer desayuno, por lo que habra que adicionar entre € 7,00 a 9,00 para desayunar, por persona. Tampoco es económica la gastronomía. Un desayuno no se consigue por menos de € 7,00. Una comida con menú fijo, ("formule") se oferta entre € 18,00 a € 20,00. A la carta el precio será mayor. Los recursos para disminuir este gasto no son muchos: Una es recurrir a las cadenas de comida rápida, sean internacionales o francesas, como Flunch. Otra opción son las panaderías, la mayoría de las cuales ofrecen sandwiches (frios) o paninis (calientes) y porciones de pizzas y tartas. Hay que tener en cuenta que el pan francés es famoso, y su fama está bien ganada.
      • El clima de París es templado y moderadamente lluvioso. Los días de verano serán agradables, con temperaturas entre 15ºC y 25ºC, aunque una máxima aislada puede llegar a 40ºC. En invierno las temperaturas serán bajas, cercanas a 2ºC con heladas livianas por la noche. Puede nevar, pero la nieve no perdura. Las lluvias se reparten parejas a lo largo del año, siendo algo (muy poco) menos frecuentes en verano. Otoño y primavera ofrecen días inestables, con dias templados y noches frescas o frías.
      • La electricidad en Francia es de 220/230 voltios, a 50Hz. Los tomacorrientes son del tipo E, es decir que cuentan con dos orificios cilíndricos hembra, y una pata macho también cilíndrica para tierra, todo esto recedido dentro de un orificio circular. Pero esto, que parece complicado, recibe también ficha macho del tipo C, la más común en muchos países europeos y americanos, aquella de dos patas cilíndricas. Ver tipos de enchufes y clavijas.
      • La moneda es el euro, con código EUR. Hay bancos, casas de cambio y cajeros electrónicos en la ciudad. Visa y Mastercard son las tarjetas más aceptadas. Conversión exacta y actualizada de EUR to USD
      • El idioma es el francés. Entre las personas conectadas al turismo es común encontrar quienes hablen otros idiomas.

 

10 días en París
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
Paris
ParisFuente de los mares
01/25 
start stop menos mas

Miércoles 13 de junio de 2018 - Montmartre, París - Después de la mala noche pasada en el incómodo bus de Ouibus, por fin arribamos a la Gare de Bercy, con una hora de atraso, a eso de las ocho de la mañana. El viaje desde Carcassonne en bus fue obligado por la huelga de ferroviarios (a ésos no les gusta trabajar, deben ser peronistas). Nuestra anfitriona del Friendly Apartment previamente reservado nos recibió a eso de las doce. Tiramos los bultos en el Friendly, que es un comercio con vidriera a la calle, reformado con cierto gusto como departamento para turistas, y comimos unos sandwiches en un bar vecino. Algo recuperados, y aprovechando la cercanía, subimos al Sacre Coeur, edificio con forma de torta de bodas, cuyo principal mérito es ofrecer buenas vistas desde el atrio hacia la ciudad. Como no cobraban para entrar, perdimos algo de tiempo observando la lóbrega nave central y las capillas. A pesar del agotamiento acumulado, bajamos hasta el boulevard Clichy, caminamos entre los comercios musulmanes de textiles, y subiendo por la Rue de Clignancourt volvimos al departamento. Hubo escala en el supermercado de la esquina, con lo que ya con los pies felizmente descalzos pudimos alimentarnos y beber unas cervezas mal elegidas. ¡Qué bueno es el descanso merecido del turista independiente!

Jueves 14 de junio de 2018 - Montmartre, París - La rue Custine, que tenemos en la esquina, bordea por debajo y curvadamente la parte alta de Montmartre. Como turistas astutos que somos, aprovechamos esta circunstancia para las actividades del día. A poco de caminar, llegamos al cementerio de Montmartre. Visitamos la tumba de Emile Zola, que hace tiempo se mudó al Panteon, que debe ser más confortable. Nos enterneció un ramito de flores (creo que eran camelias) en la tumba de la Duplessis. Para los olvidados, Marie fue una chica que a fuerza de sonrisas y coñito llegó a ser Duquesa de Perregaux, inspirando a Alejandro Dumas hijo la novela de La Dama de las Camelias, y fue musa de Giuseppe Verdi, con la más que famosa ópera La Traviata. Desde este intervalo necrológico llegamos a un restaurante cercano, donde se suponía habría información acerca del sistema de bicicletas públicas de París, que, por lo que vimos ayer, es algo complicado. Había turistas sacando fotos del restaurante, pero no preguntamos, con lo que ampliamos un poquito más nuestra ignorancia. Ni noticias del de las bicicletas. Ahora, según el recorrido planeado, nos tocaba ver el Moulin de la Galette. Lo vimos, nada de interés. Siguiente punto del recorrido autoguiado: El Montmartre turístico. Lindo, hasta compramos una postal. Eso sí, en un bar frente a la plaza tomamos unos refrescos: Vino y cerveza. Bajamos una vez más al Boulevard Clichy, ojeamos el Moulin Rouge, algunos sex-shops, y volvimos casa. Hay que aprovechar el dinero que cuesta visitar París, así que luego del almuerzo allá partimos, en el Metro 4 a visitar Notre Dame. Otro de esos puntos turísticos con más fama que interés. Cobran para entrar, decidimos como de costumbre privar a los dioses de nuestra presencia. Ahorramos unos 10 € cada uno. Así que liberados del quehacer turístico obligatorio, vagamos por la Ile de la Cité, cruzamos el puente de Saint-Luis, y a continuación vagabundeamos por la Ile de Saint Luis, sobre todo por sus márgenes. Encontramos el puente de Sully, y lo aprovechamos en toda su extensión, con lo que un poco más allá encontramos la Ópera. Me refiero a la actual, ésa que está frente a la Plaza de la Bastilla.

Viernes 15 de junio de 2018 - París moderno, París misterioso - Por la mañana, nos sorprendió algo muy inesperado: Al bajar al metro, en nuestra cercana estación de Chateau Rouge, alguna escalera embrujada nos condujo a África sin escala ni aviso. En la estacíon éramos los únicos blanculitos. Poco a poco razonamos que esto no podía ser, y cuando llegó el tren, y bajaron algunos otros blancos, sospechamos que quizás no estabamos en África misteriosamente abducidos. Como sea, desde algún remoto punto del continente africano, o desde Montmartre, un poco después llegamos a la estación Les Halles, desde donde habíamos programado llegar al Centro Pompidou. Yo tenía grandes expectativas acerca de esta visita, y no me decepcioné, por el contrario. Recorrimos hasta quedar exhaustos cuanta sala encontramos, en las cinco exposiciones que había. Había Chagall, Lissitzky, Malevitch, la avant-garde rusa como plato principal. Lo permanente es lo más parecido a la galería que yo armaría para mí: Kandinsky, Picasso, Dalí, Mondrian, Vasarely, Brancusi. Pop, op, que se yó. Otros que me interesan menos, como Matisse, Cezànne. Una interesantísima muestra acerca de la UAM (La Union des Artistes Modernes) con mobiliario, arquitectura, afiches, todo lo que esa vanguardia inventó. En una sala menor un japonés informatizado e hipnótico. Muchos objetos interesantes en el shop. Cómo me habrá gustado, que ni me acuerdo de los € 14,00 que cuesta entrar, por persona. Lo juro. Despues de varias horas, descansamos en la fuente externa, y comimos algo en un bar cercano, donde, como sucede en todo París, es más común decir Salam Maleikum que Bonjour. No se de dónde, conseguimos fuerzas para agregar la marcha a pié hasta el mercado Beauvau. Pretendíamos ver la feria que transcurre en a plaza vecina, Plaza d´Aligre. Solo a dos desprevenidos completos se les ocurre ir a una feria por la tarde. Encontramos una intrascendente plaza vacía. Ante tanto éxito, nos tomamos el metro más cercano, y disfrutamos de lo que quedó del día con los piés en alto en el departamento. En algún momento del día vimos, además, la Torre de Saint Jacques, y el Municipio.

Sábado 16 de junio de 2018 - Paris con sumo consumo - Para no aburrir (si alguien consiguió leer hasta aquí): Les Halles, Bazar de Ville, negocios de ropa vintage (bah, ropa vieja) La Defense, con Les 4 Temps y Cnit. Boulevard Clichy, por algunos encargos, y exploración de un gran sexshop, muy fálico. No compramos nada en lugar ninguno. Siguiendo por Clichy, llegamos a la Gare du Nord, con la intención de comprar pasajes a Mont Saint-Michel. La boutique de OUI estaba cerrada. Misterio. Continuamos caminando hasta Gare de l´Est, donde finalmente logramos comprar los billetes.

Domingo 17 de junio de 2018 - París turístico - No hay forma de esquivar algunos ritos. Caracoleamos por los inacabables escalones del Arco de Triunfo. La vista es muy buena, y las avenidas ponen bien en pespectiva el trazado de la ciudad. Muchos dicen que esta visual es más interesante que desde la torre de don Gustavo Eiffel. Veremos, si es que subimos a la torre tan mentada. Desde allí se impone recorrer los Campos Elíseos, cumplimos con este otro rito acabadamente, hasta llegar al Louvre, al que no entramos. Completó el día una buena recorrida de la rivera del Sena. Tomamos kir en algún bar.

Lunes 18 de junio de 2018 - París, cultura y turismo - La parte cultural fue en L´Atelier des Lumières. Impactante, asombroso. Uno queda sumergido entre cataratas de luces, imágenes, sonidos, obscuridad, truenos. Está en el 38 de la Rue Saint Maur, entrar cuesta € 13,50, vale más que eso. La temática principal versaba sobre la Obra de Gustav Klimt. Una vez que uno está en el recinto, que fue una fundición de metales, las obras del pintor se te pasean por el piso y las paredes, chorrean descubriendo otros detalles de otra obra que a la vez van revelando otra más. Muy difícil de describir. Tomamos algunos videos, pero no creo que lleguen a mostrar lo visto y disfrutado. Repetimos tres veces, no aburre nunca, y uno se va con ganas de quedarse. La parte turística del día consistió en la contemplación del ícono por antonomasia de París, la Torre Eiffel. Hoy en día está cercada con feas barreras, pero igual impone su silueta billones de veces fotografiada. No, no subimos, pecadores, turistas heterodoxos, pelandrunes de los arrabales del mundo, por poner algunos calificativos discretos. No, nos sacamos una selfie con la torre detrás. Miramos desde aquí y desde allá, cruzamos el puente y continuamos contemplando la torre y la fauna turística desde las escaleras del Trocadero. En el Trocadero había unos cuantos danzarines de Kizumba, o como se escriba, entretenido mirar. Completamos el aspecto cultural con un kir bien servido en Les Halles, concretamente en Au Pere Tranquile.

Martes 19 de junio de 2018 - Mont Saint-Michel - Que, como todo el mundo sabe, queda lejos de París. Hay un artículo aparte, que se llama con propiedad Mont Saint-Michel.

Miércoles 20 de junio de 2018 - Paris y cultura "chic" - Sería mucha dejadez que un arquitecto (yo mismo) no visite la Fundación Luis Vuitton, hermosa obra de Frank Ghery, colega de muchísimos más méritos que el redactor de lo que aquí se cuenta (yo mismo). La estación Les Sablons del metro 1 está cerca, desde allí una breve caminata te deja en la puerta, internándote un poco en el Bois de Boulogne. Agradable noticia, la entrada hoy es gratis. Ahorro del día, € 14,00 por dos, calculo que 28. La arquitectura en vidrio y madera compensada impacta, la exposición transitoria, de Takashi Murakami, también. Los delirios de este japonés amigo del manga, van a tapizar algunos de los productos del marroquinero bien sucedido. Otras exhibiciones, aunque menos impactantes, muy buenas. La salida se hace por el Jardín de Aclimatación, cruza de botánico con parque de diversiones, que bien vale la visita, sobre todo para el viajero acompañado de niños. Ya que andábamos por la zona, fuimos por segunda vez a La Defénse. Vueltos al centro, nos regalamos un kir cada uno, otra vez en Au Pere Tranquile. Conclusión del dia ente las Galerías Lafayette y Les Halles, donde por excepción compramos algunas cosas.

Jueves 21 de junio de 2018 - París y Versailles - Vagabundeo por el Barrio Latino, con inspección ocular del Panteón desde afuera, la Sorbona por fuera, los jardines de Luxemburgo por dentro, el sector de restaurantes del barrio por dentro, pero los restaurantes por fuera. Nos subimos en el tren RER, bajamos en Versailles. Vimos los jardines, la fila para entrar al palacio era de unos dos kilómetros, ni nos acercamos. Por otra parte, hemos de confesar que hace rato que hemos perdido el interés por iglesias y museos clásicos, y menos aún se despierta nuestro interés cuando se trata de ver retratos de reyes con la boquita pintada. Disfrutamos de los jardines. Comimos en un bar, volvimos a París cómodamente sentados en el tren RER, y antes de ir a casa tomamos un kir, otra vez en el Au Pere Tranquile.

Viernes 22 de junio de 2018 - Orly, Paris, y Barajas, Madrid - Todo fluye, como dicen que afirmaba Heráclito el oscuro desde Éfesos. A las 12:00 nuestra anfitriona apareció para echarnos, así que con la mayor calma posible tomamos el metro, combinamos con el metro siete, y a continuación embarcamos en el tranvía siete, que por suerte demora bastante en llegar a Orly, y además es el medio más económico para llegar a Orly. Agregamos el Orlyval desde Orly Sud a Orly Ouest, desde donde despega nuestro avión con destino a Barajas, Madrid. No nos dejaron despachar las maletas anticipadamente. Así que recién a las cinco hemos podido instalarnos en el VIP Lounge, donde algunas copas de cava Freixinet nos ayudarán a pasar el tiempo hasta las siete, hora en que supuestamente embarcaremos hacia Madrid, y de allí a San Pablo. Debería ser algún champagne francés, pero la globalización es así. Au revoir France!

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1_480x360
2_480x360
3_517x360
5_ 233 _480x360
6_1030617_480x360
7_480x360
9_ 206 _437x360
Avion
Baptisterio
Cariatides
El Gigante
Empadas
Firenze01
Firenze02
Fuego
Hydra00
Hydra01
Hydra02
Lagaña
Lagaña
Milan
Naranjas Pompeya
Pescadores
Rio
Roma Coliseo
Roma Monjas
SaoPedro
Siena
Venezia
Yo
a 170 _576x360
a 242 _486x360
p1010072_480x360
p1020818_480x360
p1070846 gloria hydra_480x360
p1080018_480x360
p1100689_604x360
rsp1020605_532x360

Busca tu hotel

Booking.com

Derechos de autor

Usuarios registrados

Videos