EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

 

Algunos datos

Carcasona (Carcassonne en francés y Carcassona en occitano) es la capital del del departamento del Aude en la región de Occitania, en el sur de Francia. Tiene unos 48.000 habitantes. Está emplazada a orillas del canal du Midi, concluido nada menos que en 1681, que vincula el Atlántico con el Mediterráneo. La ciudad tiene dos sectores bien diferenciados: La ciudad alta, amurallada desde fines del siglo III, y la ciudad baja, con origen a mediados del siglo XIII. La ciudad alta es Patrimonio de la Humanidad. Ha sido objeto de una reconstrucción bastante discutida a cargo del arquitecto Eugène Viollet-le-Duc.

 

Datos prácticos para el turista
Como llegar
  • El aeropuerto de Carcassonne, con código CCF es un pequeño aeropuerto: sólo recibe vuelos del Reino Unido, Bruselas y Oporto, todos de la aerolínea Ryanair. El nombre oficial es Aeroport de Carrcassonne-Salvaza. Este nombre es útil si uno va en automóvil, pues las placas indicadoras lo denominan así. Hay una navette (bus) para llegar al aeropuerto. Este bus parte de la ciudad baja, con paradas en la Plaza Gambetta, la estación de trenes y la Plaza Davila, con costo de € 6,00. Los tickets se venden a bordo, el viaje dura unos 20 minutos. Hay wifi y puertos USB a bordo. La frecuencia se adapta a los vuelos, por lo que no hay horarios definidos. Las locadoras de automóviles están frente del aeropuerto.
  • El aeropuerto internacional de importancia más cercano es el de Toulouse está a 91 km, se puede llegar hasta Touluouse en tren o en bus. Desde la estación de buses de Toulouse (vecina inmediata de la estación ferroviaria) hay buses frecuentes al aeropuerto de Toulouse Blagnac, con código TLS. Este aeropuerto es un importante aeropuerto internacional, con vuelos nacionales e internacionales, y low-cost. Está a 10 km. del centro de Toulouse. 
  • Carcassone recibe muchos trenes al día. La estación de trenes (gare) está a un paso de la ciudad baja, donde se alojan la mayoría de los turistas. Sólo hay que cruzar el puente sobre el Canal du Midi. Los destinos y procedencias se pueden consultar en el sitio oficial de la compañía de trenes, la SNCF,  donde se pueden reservar y comprar los tickets.
  • No hay estación de buses. Ouibus  parte desde la plaza Davila. Flixbus parte desde la costa del Canal du Midi, a pocos metros del puente Marengo, que a su vez está muy próximo a la estación (gare) de trenes.
  • Es posible llegar a Carcassonne en barco, pues el Canal du Midi es navegable. A lo largo del canal es posible alquilar embarcaciones, en el caso de Carcassonne, hay muelle y empresas de alquiler al lado de la capitanía, inmediata al puente Marengo y la esclusa que está inmediata al puente, a pasos de la estación de trenes.
  • A lo largo del canal hay varias empresas que alquilan barcos. Una de ellas es Locaboat holidays. Otras son Le boat y France Afloat. No es necesario saber gran cosa para alquilar una embarcación para el canal du Midi.
Como desplazarse, qué ver
  • Para transladarse en Carcassone, existen 11 líneas de buses, administrados por RTCA. Aquí hay un plano de los recorridos en formato pdf. Entre la ciudad baja, y la puerta de Aude de la ciudad alta, conocida como Cité, lo mejor es caminar, cruzando el puente viejo. Una buena opción para los desafectos a las caminatas puede ser el alquiler de bicicletas, ya que la ciudad es tranquila, y el tránsito es moderado.
  • Hay varias compañías de alquiler de automóviles, todas emplazadas juntas frente al aeropuerto de Carcassonne. Para llegar al aeropuerto nada mejor que el shutle bus, llamado navette aeroport. Ver datos más arriba. Es necesario destacar que transladarse desde Carcassonne a los castillos cátaros en transporte público es muy difícil y lento, o bien imposible. La solución será alquilar un automóvil, que resultará más económico que las excursiones que se ofrecen, y más flexible.
  • Existen varias empresas que ofrecen excursiones a distintos castillos cátaros, los precios no son bajos, por lo que lo dicho en el párrafo anterior puede ser mejor opción.
  • Para un paseo por el Canal du Midi, puede ser suficiente el paseo que ofrecen un par de empresas, a un lado y otro del puente que conduce a la estación de trenes. Hay distintos paseos, de los cuales el más básico y económico consiste en navegar ida y vuelta hasta la esclusa Saint Jean, lo que incluye el cruce de esta esclusa en ambas direcciones. El costo de este paseo es de € 8,00 por persona y la duración es de una hora, aproximadamente.
  • La ciudad baja, también llamada "Ciudad nueva",´"Bastide de Saint Louis", "Bastide", "Ville Basse", es de por sí un atractivo turístico. Cuenta con hotelería para diversos presupuestos, mientras que la ciudad alta tiene hotelería de alto precio. También los restaurantes tienden a ser de menor precio y no tan orientados al turismo. La plaza Carnot es el punto central de la ciudad, rodeada por cafés y restaurantes. En ella se efectúa, martes, jueves y sábado, una feria muy concurrida, siendo el sábado el día de su apogeo. Otros puntos de interés, todos a poca distancia de la plaza son: la catedral Saint Michel y la iglesia de San Vicente, ambas góticas, el Canal du Midi, la Puerta de los Jacobinos y el mercado de Les Halles.
  • La visita a la ciudad alta, llamada Cité, es la visita imprescindible. El acceso es gratuito. Hay dos puertas en lados opuestos de la ciudad: La puerta del Aude, con vista a la ciudad baja y la puerta de Narbona o Narbonne. Es ideal recorrer ambas. La ciudad es pequeña, poblada por restaurantes (de mayor precio que en la ciudad baja) y comercios de baratijas para turistas. Para recorrer las murallas hay que pagar € 8,00 que incluyen la visita al castillo condal. Tanto el castillo (con un vídeo interesante incluído) y las murallas son de visita ineludible para poder decir que se visitó la Cité.
  • La visita a los castillos cátaros es el otro punto fuerte de la oferta turística de Carcasona. Si bien algunos de éstos pueden visitarse desde otras cuidades cercanas, como Limoux o Perpignan, muchos turistas escogen como centro de paseos Carcassonne. Las visitas a estos castillos están descriptas en nuestro artículo "Castillos cátaros".
Otros datos útiles
  • El clima de Carcasona es cálido y templado. Hay precipitaciones durante casi todo el año en Carcasona. Hasta el mes más seco aún tiene lluvia. La temperatura media alta en julio es de 22º C, y la media mínima de unos 5º c en julio. Julio es el mes menos lluvioso, con 22 mm. En octubre caen 77 mm.
  • La electricidad en Francia es de 220/230 voltios, a 50Hz. Los tomacorrientes son del tipo E, es decir que cuentan con dos orificios cilíndricos hembra, y una pata macho también cilíndrica para tierra, todo esto recedido dentro de un orificio circular. Pero esto, que parece complicado, recibe también ficha macho del tipo C, la más común en muchos países europeos y americanos, aquella de dos patas cilíndricas. Ver tipos de enchufes y clavijas.
  • La moneda es el euro, con código EUR. Hay bancos, casas de cambio y cajeros electrónicos en la ciudad. Visa y Mastercard son las tarjetas más aceptadas. Conversión exacta y actualizada de EUR to USD
  • El idioma es el francés. Entre las personas conectadas al turismo es común encontrar quienes hablen otros idiomas.

 

Algo más de una semana en el país cátaro
004
006
008
010
012
014
016
018
020
022
026
030
032
034
036
01/15 
start stop menos mas

 

Martes 05 de junio de 2018 - Carcasona - La estación de trenes de Carcasona, o Carcassonne en francés, nos recibió a eso de las 16:00. Veníamos de Portovecchio, Córcega, de donde salimos ayer, ferry mediante, y hoy dos trenes mediante, uno desde Toulon, donde nos dejó el ferry, y otro desde Narbona. Llegar a pié al alojamiento (previamente reservado en Booking.com) en una ciudad casi ortogonal fue juego de niños. Poco después apareció Graham a entregarnos las llaves, subimos con él los tres pisos por escalera, (no hay ascensor) y Voilà! aquí estamos. El departamento de la Rue Docteur Albert Tomey es luminoso, grande y bien presentado. El horno eléctrico tiene grasa del medioevo. Esto parece adecuado para esta ciudad, aunque desagradable. Estamos a cien metros de la plaza Carnot, que es el corazón de la ciudad. De la ciudad baja, o Ville Basse, o La Bastide, que son los nombres que recibe esta parte de la ciudad. Por tratar de definirlo, es el centro histórico, que no debe ser confundido con La Cité, que es el nombre que se dá a la ciudad amurallada, donde residía la familia condal, los Trancavel. Ése es otro sector, por suerte cercano, y objetivo principal de la visita turística, aunque la Ville Basse o ciudad baja es también un atractivo turístico en sí misma. Descansamos un poco y, como cada día de llegada a algún lugar, fuimos al supermercado. Pero antes de la visita al supermarché (también frente a la plaza) nos comimos unos paninis espectaculares con unas buenas midis a pression (cerveza tirada) mirando a la plaza, en la briocherie Arpin.

 

Miércoles 06 de junio de 2018 - La Bastide (ciudad baja histórica) y La Cité (ciudad amurallada) - La llovizna y el cielo completamente cubierto no parecían aptos para el callejeo, pero nada detiene a dos turistas que se precien: paso a paso y foto a foto llegamos a la Puerta de Aude de la Cité. Nos tenían intrigados unos grandes pintarrajeos de color amarillo flúo en las murallas y torres, de forma caprichosa,  que se ven desde el puente viejo. Nos parecían un atentado a la historia. Pero al llegar, como decía, a la Puerta de Aude (Aude es por el río de ese nombre) pudimos ver que se trataba de una obra de arte tridimensional muy interesante. Los pintarrajeos (en realidad un plástico adherido) forman círculos concéntricos de gran escala. Solo cabe mostrar fotos. Y así entramos a la ciudad, sin fanfarrias o cañonazos de recepción, un descuido del municipio ante tan ilustres visitantes como nosotros. La ciudad amurallada es una maravilla, muy ¿bien? reconstruida (tuvo épocas de plena decadencia), por mi colega el arquitecto Viollett-Le-Duc (1814-1879). Es un pequeño laberinto de calles irregulares, más el castillo condal adosado a las murallas. Lo de ¿bien? lo escribo por las licencias que se tomó Le-Duc para hacer la reconstrución, incorporando unos techos de pizarra picudos, propios de otras regiones, y otras intervenciones dudosas. Caminamos entre una y otra muralla (hay dos, concéntricas) y  entramos a la ciudad por la Port de Narbonne. En breve caminata, llegamos al castillo condal. La entrada al castillo, que comprende el recorrido de buena parte de las murallas, hace sentir que los ocho euros por persona han sido muy bien invertidos. Incluye un buen cortometraje acerca de la ciudad. El paseo por las murallas permite captar plenamente la ciudad, por lo que es buena idea hacerlo antes de caminar las callecitas. Las calles ofrecen sus muros de piedra y los consabidos comercios de chucherias, unos pocos de buen nivel, y bares y restaurantes sin fin. Agotados pero contentos, completamos la ejercitación de piernas subiendo los tres pisos por escalera hasta nuestro departamento. Cosa obligatoria, no hay ascensor.

 

Jueves 07 de junio de 2018 - Carcasona - La primera ocupación del día (exceptuando lo de hacer pis, lavarse los dientes y desayunar) fue asistir a la feria. Los martes y jueves es pequeña, los sábados ocupa toda la plaza Carnot y algunas calles aledañas. Cerezas, nueces de wasabi, chips de verduras y algunas verduras fueron las compras. Hay chacinados extremadamente tentadores, flores, comidas preparadas. La siguiente tarea, de naturaleza turística, fue un pequeño paseo en gabarra por el Canal du Midi. Te llevan desde la esclusa del Pont Marengo (céntrica) hasta la esclusa Saint Jean. El canal de Midi nos pareció de juguete comparado con el de Panamá, pero considerando la época y que fue hecho a pico y pala... En la esclusa de St. Jean el barco entra, baja, pega la vuelta y otra vez la sube, regresando al centro. Una navegación placentera y tranquila, con el agregado entretenido de ver a los turistas que han alquilado una embarcación (muy frecuente) haciendo las maniobras de cabos que requieren las esclusas. Otra vez con los piés en tierra, y con el objetivo de aprovechar la luz del sol (entre nubes) volvimos a subir a la Cité (ciutat en occitano) y nuevamente paseamos por las callejuelas, y como novedad observamos bien la puerta de Narbona (Porte Narbonaisse) que tiene un busto (réplica) de la Dama Carcas, una princesa sarracena que defendió la ciudad del ataque de Carlomagno con una estratagema digna de una leyenda. En realidad, es una leyenda. Lo que es cierto que los carcasonenses, o como sea el gentilicio, tuvieron que pelear contra medio mundo: los visigodos, los moros, los aragoneses, los franceses, los hugonotes y otros varios. Los ascensos y descensos los completamos con tres pisos por la odiosa escalera de nuestro departamento.

 

viernes 08 de junio de 2018 - Limoux - Piulaurens - Queribus - Peyripertuse - Vea el artículo; Castillos cátaros.

 

Sábado 09 de junio de 2018 - Carcassonne, Lastours y Fanjaux - Los sábados la feria de la plaza llega a su esplendor, así que fuimos, y la compra más valorada fué un salame al pimentón. Valorada por nosotros, al comerlo, y por el productor, al cobrarnos. De allí partimos a Lastours, y luego a Fanjaux, que describimos en el artículo Castillos cátaros.

 

Domingo 10 de junio de 2018 - Carcasona - Devolvimos el Twingo a Hertz. La navette del aeropuerto nos dejó a 500 metros de casa, trepamos la reputísima escalera hasta nuestro tercer piso y no salimos en todo el resto del día, decretado día de descanso por el mismísimo señor de los barrios celestiales y por nosotros mismos. Llovió mucho.

 

Lunes 11 de junio de 2018 - Carcasona - Sol pleno, aprovechamos para salir de caminata a lo largo del Canal du Midi. Hicimos el mismo recorrido que habíamos hecho en la gabarra Cocagne, esta vez deteniendonos donde se nos dió la gana. No es mucho andar, son seis kilómetros. Los lunes hay muchísimos comercios cerrados, por suerte el supermercado Monoprix abre, es nuestro proveedor de cerveza Kronenburg a buen precio. Y frente  a la plaza Carnot hay bares y restaurantes abiertos, como para tomar café y mirar pasar a turistas y locales. No hubo otra actividad digna de relato.

 

Martes 12 de junio de 2018 - Carcasona - Una vez más recorrimos la feria de la plaza, poco activa y poco concurrida, por ser martes. La Cité es tentadora, fuimos por tercera vez. El sol brillaba, paseamos un par de horas, hasta que se nubló. Emprendimos el regreso y alcanzamos a llegar con las primeras gotas de lluvia al departamento. Como es nuestro último día en Carcasona, subimos la remilputísima escalera consolados por la idea de que sería la última vez. A las siete vendrá Graham (el propietario) a buscar las llaves, y a las 21:00 se supone que estaremos sentados en el Ouibus rumbo a París.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1_480x360
2_480x360
3_517x360
5_ 233 _480x360
6_1030617_480x360
7_480x360
9_ 206 _437x360
Avion
Baptisterio
Cariatides
El Gigante
Empadas
Firenze01
Firenze02
Fuego
Hydra00
Hydra01
Hydra02
Lagaña
Lagaña
Milan
Naranjas Pompeya
Pescadores
Rio
Roma Coliseo
Roma Monjas
SaoPedro
Siena
Venezia
Yo
a 170 _576x360
a 242 _486x360
p1010072_480x360
p1020818_480x360
p1070846 gloria hydra_480x360
p1080018_480x360
p1100689_604x360
rsp1020605_532x360

Busca tu hotel

Booking.com

Derechos de autor

Usuarios registrados

Videos