EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Algunos datos

Pompeya fue una importante ciudad de la antigua Roma, cercana a la moderna Nápoles. Fue enterrada por una erupción del volcán Vesubio el 24 de agosto del año 79. Cerca de estas ruinas, se levanta una moderna ciudad de Pompeya. Fue descubierta en 1748 y las primeras excavaciones fueron patrocinadas por el rey Carlos III de España. Los trabajos arqueológicos no siempre fueron muy profesionales, pero desde un principio la ciudad atrajo a los turistas. En la actualidad hay muchas restricciones acerca de los lugares abiertos a la visita turística, pero aún así la visita es apasionante. Para obtener toda clase de mapas, las coordenadas de Pompeya 40°45′02″ N, 14°29′23″ E tienen link a GeoHack.

 

Datos útiles para el turista
  • El aeropuerto más cercano es el de Nápoles, código NAP. Es conocido como Capodichino. Recibe vuelos regionales y de muchos puntos de Europa. Tiene múltiples servicios, incluyendo hotelería. Está a 7 km de la ciudad.
  • El translado a la ciudad de Nápoles puede hacerse en taxi o bus. Para el taxi, el municipio determina tarifas fijas. Existe un bus, llamado Alibus, que cuesta EUR 4,00. Para en los principales puntos de la ciudad, incluyendo la estación central de trenes, principal medio para la visita a Pompeya.
  • Desde la estación central de trenes, la línea Circumvesuviana nos transladará en algo más de media hora (el más rápido) a la estación Pompei Scavi, en la puerta de las ruinas. La frecuencia de trenes es de media hora o menos. La estación del Circumvesuviana está en subsuelo.
  • Debe prestarse atención al tren en que uno se embarca. Aquellos que van a Pompeya nos dejarán en la ciudad moderna de Pompeya, cuyo único atractivo es una basílica de alguna significación para los cristianos. De todas formas equivocarse no es muy dramático, la caminata hasta las ruinas toma unos cinco minutos.
  • La entrada a las ruinas, para visitantes extranjeros es de EUR 12,00. Una visita detallada tomará todo el día.
  • Hay gran cantidad de hoteles en la moderna Pompeya. Considerando que Pompeya suele ser una visita del día desde otras ciudades italianas, siempre habrá donde alojarse sin reserva con estas excepciones: el 8 de mayo y el primer domingo de octubre, fechas en que se producen peregrinaciones al Santuario de la Virgen del Rosario de Pompeya, en la Pompeya moderna.
  • El clima de Pompeya es desértico. En la práctica, se puede decir que nunca llueve. Septiembre es el més mas lluvioso, con 48 mm en todo el mes. En abril, mayo y junio la temperatura puede llegar a los 35° C. Diciembre y enero son los meses más frios, con una mínima absoluta de 5°C y máxima de 22° C.
  • La electricidad es de 220 V. Los tomas son de dos patas cilíndricas, de norma europea, tipo F, llamado Schuko. A veces tienen tres orificios en línea, siendo el del medio "tierra" y que no impedirá usar fichas de dos patas. Ver tipos de tomacorriente.
  • La moneda es el Euro, código EUR. Hay bancos y cajeros automáticos en la Pompeya moderna. Conversión exacta: USD a EUR
  • El idioma es el italiano.

Botonhoteles

 

Un día en Pompeya
P1090160
P1090169
P1090172
P1090204
P1090217
P1090248
P1090262
P1090264
P1090282
P1090336
P1090337
P1090338
01/12 
start stop menos mas

Con el acostumbrado madrugón, luego del desayuno algo pobre del hotel Giglio dell´Opera, de Roma, nos subimos a un tren intercity en Roma Términe. En dos horas estuvimos en Nápoles. No se crea que este tren (el intercity) viaja despacio, simplemente para varias veces, mientras el AV no lo hace. Pero era más barato y salía más temprano, lo que nos ahorró la espera, para llegar algo antes.

En un instante encontramos el metropolitano “Circunvesuviana” que nos llevaría en cuarenta minutos a las ruinas. Pero nos llevó algo más. Por preguntar tomamos uno levemente equivocado, que iba a Pompei, pero donde está la iglesia y no las ruinas. Hay una bifurcación antes de ambas. Para remacharla, cuando señalaba a Glo el error cometido, un morocho nos insistió que Pompeya era en dos estaciones más. Un poco para no desairarlo y otro poco porque sí, llegamos hasta la Pompeya de la puta iglesia, y sin salir de la estación volvimos a Torre Anunziatta, desde donde pudimos tomar otro tren a nuestro destino: Pompei Scavi.

Entrada a las ruinas: doce euros por cabeza. A poco de entrar, descubrimos que muy bien invertidos. Ruinas impresionantes. Imágenes estremecedoras. No es fácil ver animales y personas (no son muchas) convertidas en estatuas por gentileza del Vesubio,  aunque hay que decir que son de yeso. Irónicamente es la desgracia de Pompeya la que la ha convertido en patrimonio de la humanidad. Caminamos más de cuatro horas bajo el sol calcinante y el calor agobiante que aportan las ruinas. Nos repusimos a la salida, con las infaltables cervezas. Otra vez la Circunvesuviana, sin problemas. Y el Frecciarrosa, alta velocidad, una hora en Roma, dormí todo el trayecto. Roma: Pizza, más birra, cama, nunca tan apreciada.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Busca tu hotel

Booking.com
1_480x360
2_480x360
3_517x360
5_ 233 _480x360
6_1030617_480x360
7_480x360
9_ 206 _437x360
Avion
Baptisterio
Cariatides
El Gigante
Empadas
Firenze01
Firenze02
Fuego
Hydra00
Hydra01
Hydra02
Lagaña
Lagaña
Milan
Naranjas Pompeya
Pescadores
Rio
Roma Coliseo
Roma Monjas
SaoPedro
Siena
Venezia
Yo
a 170 _576x360
a 242 _486x360
p1010072_480x360
p1020818_480x360
p1070846 gloria hydra_480x360
p1080018_480x360
p1100689_604x360
rsp1020605_532x360

Usuarios registrados