EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Algunos datos

Es la tercera ciudad en importancia de Marruecos, tiene dos millones de habitantes. Su medina, Fez el-Bali, es patrimonio de la humanidad. Las coodenadas son 34°2′39″N   5°0′7″ W con link a GeoHack. El clima es benigno, y las lluvias se producen en invierno. El verano es cálido (a veces  mucho) y seco. Es el centro cultural de Marruecos. Su universidad es famosa por el estudio del árabe y la religión musulmana. La población, en parte emigrada de España en el siglo IX es mayoritariamente árabe, y los bereberes han perdido su relevancia antigua.

 

De utilidad al turista
  • La terminal de buses está cerca de la medina y de su entrada principal, la Bab Boujloud. Se trata de una terminal antigua y pequeña, pero razonablemente organizada. Las compañías de bus CTM y Supratours llegan a Fez. También el tren desde Rabat y Mequinez.
  • De Bab Boujloud parten las dos calles principales de la medina, más o menos paralelas. No debe pensarse en verdaderas calles, son apenas más anchas que las del resto del laberinto que constituye la medina.
  • Dada la estrechez de calles y pasajes (derbs) es poco lo que funcionará el GPS. Si el alojamiento elegido está dentro de la medina, es conveniente que algún empleado del alojamiento nos espere en la puerta de Bab Bouljoud. Recurrir a los niños que vagan por ahí puede resultar en algún conflicto a la hora de la propina.
  • Pasado el primer impacto de la multitud de gentes y cosas, combinado con el trazado absolutamente irregular de la medina, es posible orientarse siendo cuidadosos con las referencias. Hay algunas placas de orientación, que a veces ayudan.
  • Hay alojamientos de todos los precios, desde lujosos riads, pasando por excelentes dar, hasta pequeños hoteles. Si el presupuesto es muy bajo, conviene buscar algún hostel fuera de la medina. 
  • No todo es medina: hay tambien una mellah (barrio judío) y la ciudad nueva (Ville Nouvelle), de origen francés.
  • La corriente es 220 voltios. Los tomas son los de norma europea.
  • La moneda es el dirham marroquí. diez dirham equivalen aproximadamente a un dólar estadounidense. Hay cajeros electrónicos. Conversión exacta: USD to MAD
  • El clima es  continental. El invierno es frío y los veranos asfixiantes. Las lluvias, abundantes, ocurren en invierno.
  • El idioma es el árabe marroquí, pero muchas personas hablan francés, español y también inglés. 

 

 Botonhoteles

 

Una estadía en abril de 2015

 

Fez
Ouazanne
Fez
Fez
Fez
Fez
Fez
Fez
Fez
Fez
Fez
Fez
Fez
Fez
Fez
Fez
Fez
Fez
FezPlaza de los curtidores
01/18 
start stop menos mas

26 de abril de 2015 - Fez - Marruecos- El bus de CTM, muy bueno, nos hizo descender desde Chaouen hasta Ouazanne por una sinuosa carretera de montaña, pavimentada. He visto tantos burros... Desde el que veo en el espejo todos los días hasta otros cargando leña, toneles, garrafas de gas, y en fin, de todo. Incluidos cajones de Caca Cola. A poco de pasar Ouazanne, el bus paró una media hora. Comimos kafta en pan. Hasta aquí, comer kafta no merece una línea, ya es costumbre, pero la gracia es que uno compra la carne en la carnicería, (€ 2) y luego compra en un digamos, "kiosco asador especializado" la cocción, por € 1, redondeando, unos diez dirham marroquíes. En el bar inmediato, no cobran por sentarte a comer. Algo es algo, porque para el baño hay que poner 1 dirham. A partir del descanso y gastronomía, hemos transcurrido entre cultivos, en terreno ondulado. Donde no hay cultivo, buenas extensiones de flores: amarillas, lilas, coloradas, nos recuerdan que la primavera comenzó hace un mes y monedas. La "gare routier", o sea la terminal de  ómnibus, rodoviaria, bus station, etc, queda fuera de la medina. Aunque el recorrido no es muy largo, tomamos un petit taxi hasta la puerta de la medina, Bab Boujloud. Bab quiere decir: puerta. Boujloud vaya uno a saber qué significa. Y había que encontrar nuestro alojamiento, el Dar Labchara. Finalmente pagamos a un niño, que resultó no tener ni idea, pero llegamos junto con otros más. Luego de varias vueltas, terminamos no demasiado lejos de la Bab Boujloud. Hay que decir que la "calle" donde está la modestísima entrada de nuestra residencia es algo así como un pasillo estrecho, un "derb" decadente y medio obscuro. Pero al cruzar la puerta... El Dar es una casona típica, con las habitaciones hacia un patio central, que sirve de desayunador. Tenemos mucho espacio, cama gigante, para ir a nuestro enorme baño hay que bajar un piso, hasta nuestro "hall" privado. Salimos a caminar, calle abajo, hasta el zoco. Que cuesta distinguir del resto de la medina, ya que toda la medina parece un comercio, o mejor un shoping. Un puesto al lado del otro, y lo que llaman calle parece pasillo, donde hay que hacer lugar para que pasen burros, caballos, ciclomotores, carritos de tracción humana, y varios otros etcéteras. El cielo apenas se vé en estas callecitas. A pesar de todo esto, y sin mucho dudar, ya que a la ida observamos cuidadosamente algunas referencias, logramos volver al dar. Breve escala técnica y partimos a buscar nuestra cena, cerca de la puerta de la medina. Negociamos el precio del menú, hasta obtenerlo por cincuenta dirham (€ 5). Más los juguitos de naranja. Este profeta que no le gustaba la cerveza...

 

27 de abril de 2015 - Fez, Marruecos  - Desayuno copioso, muy bueno, y a ver los famosos piletones de los curtidores. Si, aquellas piletas que hizo famosas (ya lo eran)  la novela brasilera "El clon" (O Clone). Hasta para mirar hay que pagar en la medina. Cada comerciante tiene una terraza, si uno no compra, hay que abonar cinco dirham por el uso de la terraza. No hay forma de ver algo sin acceder a una de esas terrazas. Y luego caminamos, y caminamos, y visitamos varios lugares. Uno de ellos: la plaza de los caldereros, que trabajan en cobre rojo. Una madrasa, la Medersa Attarine, o sea un centro de estudios islámicos. El museo Nejjarine de Arte y Artesanía de la Madera, interesante, junto a una muy bella fuente pública. En el laberinto, nos encontramos con la Zaouia (mausoleo) del Mulay Idris II, bella, aunque como no somos creyentes, debemos conformarnos con relojear desde la puerta. Aún ese poco que vemos es bellísimo. Finalmente subimos una vez más hasta la puerta Bab Boujloud. Algo comimos por alli. Hemos quedado algo cansados de multitudes: Multitud de gente local, multitud de turistas,  multitud de comercios, multitud de mercaderías, multitud de pasadizos, multitudes. Muchas. Demasiadas. Exageradas. Siete de la tarde, en nuestro Dar. Merecido descanso en el silencio absoluto que reina en el dar. Dar es una residencia, algo más modesta que un riad.

 

28 de abril de 2015  - Fez, Marruecos - Dimos algunas vueltas sin rumbo, y almorzamos en el restaurante acostumbrado, donde el mozo nos reconoce. Tuvimos un breve incidente con un vendedor de marihuana medio cargoso. Hoy es un día de espera. Nuestro bus de CTM parte a las nueve de la noche. Viaje nocturno. Una pena, no veremos el paisaje, que atraviesa las gargantas del Ziz. Creo que son nueve horas de viaje. Para facilitar la espera, en nuestro alojamiento nos dejan quedarnos en la habitación hasta las siete de la tarde, a cambio de nada. Sucran (gracias) Dar Labchara, con la mano en el corazón, y mirando a los ojos. Lo que manda la tradición. Si el favor es muy grande, se puede decir "Barakallafik" que es una bendición muy fuerte. Claro que esto no debe decirse a la ligera y por cualquier cosa. Volviendo al viaje, desde Rissani, habrá que tomar un grand taxi o una camioneta (en la caja, 34 km) hasta Merzouga, y de alli un petit taxi a Hassi Labied, que es donde queda nuestro cinco estrellas, Aubergue Bivouac La vallee des dunes, (€ 16 la doble con desayuno, baño privado). Con lo que estoy anunciando que veremos el Erg Chebi, o sea un grupo de dunas del gran Sáhara.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Aviso a los navegantes

Busca tu hotel

Booking.com

Usuarios registrados