EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

 

 
 
Algunos datos

Fernando de Noronha (Pronunciar Noroña) es una isla, en realidad un archipiélago de 21 islas, de las cuales la mayor es la de este nombre. Tiene unos 4000 habitantes. Pertenece al estado de Pernambuco, aunque está mas cerca del estado de Rio Grande do Norte y de su capital Natal. La posición geográfica es 3° 51′ 28.6″ S32° 25′ 30.4″ W, este dato con link a GeoHack. Su atractivo principal es el buceo, siendo el punto más buscado de Brasil para este deporte, y quizás uno de los mejores del mundo. Para los amantes de  la naturaleza, ofrece bellísimas playas, hermosas puestas de sol, y un clima siempre benigno, cálido moderado. Hay normas de preservación ecológicas muy fuertes, tanto que se cobra una tasa diaria para permanecer en la isla.

 

De interés al turista 

Datos actualizados a 2014

  • Sólo es posble llegar por avión, desde Recife o desde Natal. Dos compañías ofrecen el vuelo: Trip y Gol. También es posible llegar en embarcación propia o buscar un lugar como tripulante (solo para navegantes a vela) en la famosa regata REFENO, es decir, la regata Recife-Fernando de Noronha.
  • Los alojamientos en la isla son básicos, en casas de familia reformadas como posadas. No existen grandes hoteles. La Vila do Trinta concentra la mayoría y es buena ubicación para acceder a los atractivos de la isla.
  • No es absolutamente necesario contar con reserva de alojamiento, salvo durante los períodos de vacaciones y feriados largos de Brasil.
  • Existen unos pocos restaurantes y bares, adecuados, también sin grandes lujos.
  • La vida nocturna es escasa.
  • Hay un solo banco. No se hacen operaciones de cambio de moneda, de ser necesario, cambiar antes del vuelo. Es imprescindible operar con la moneda brasileña, el real. Hay unos pocos cajeros electrónicos.
  • El clima es similar todo el año, calido durante el día y agradable por las noches. Llevar ropa liviana, y algún abrigo no muy pesado. Sugerimos llevar antiparra y snorkel para curiosear en las playas y rocas.
  • Se pueden alquilar buggys (u$s 100 por día) y motos como medio de transporte. También hay taxis.
  • Hay varias operadoras de buceo (mergulho). Nadie debería visitar Noronha sin hacer una inmersión. Las hay para buceadores habilitados y también de bautismo (batismo). El bautismo es muy bueno, me consta por haberlo hecho.
  • Hay un sitio comercial de internet adecuado para buscar más datos: se llama Ilha de Noronha (en portugués).
  • En el site Quiero Brasil se pueden ver las playas, mapa y más información acerca de la isla. Muy útil para elegir las playas a visitar cuando no se tiene el tiempo necesario para verlas todas.

 

Nuestra estadía en 2002

25 de abril de 2002 - Natal, Rio Grande do Norte, Brasil - Hotel cinco estrellas, quien diría

Hoy, como a las tres de la tarde, Varig Nordeste intentó llevarnos a la isla, pero las condiciones del clima eran muy malas y terminamos en Natal, otra vez en el continente. Al principio todo el mundo enojado, pero se nos pasó cuando nos alojaron en el Hotel Pirámide, el mejor de Natal, cena y desayuno incluídos. Nos dimos un breve baño nocturno en una de las piletas, cenamos cuanto quisimos y ahora vamos a acostarnos en una de las dos camas matrimoniales que nos ofrece nuestro cuarto.

26 de abril de 2002 - Fernando de Noronha - En isla atlántica  

Fernando de Noronha
Fernando de Noronha
Fernando de Noronha
Fernando de Noronha
Fernando de Noronha
Fernando de Noronha
Fernando de Noronha
Fernando de Noronha
Fernando de Noronha
Fernando de Noronha
Fernando de Noronha
Fernando de Noronha
Fernando de NoronhaDelfin rotador
01/12 
start stop menos mas

Después de tomar un copioso desayuno pago por Varig Nordeste en el Hotel Pirámide de Natal, partimos a mediodía y en cuarenta y cinco minutos avistamos la isla, donde eran casi las dos de la tarde, gracias a la hora a sumar a causa del huso horario menor del archipiélago. A la vuelta llegaremos al continente, como es lógico, a la misma hora en que salgamos de aquí. El viejo 737 dió una amable vuelta panóramica a la isla. Un buggy con cartelito de taxi nos trajo hasta la Vila do Trinta, donde por descarte nos hemos alojado en la Pousada Gilmare. La Vila do Trinta es el lugar indicado para alojarse, por proximidad a varios atractivos y playas. Aprovechamos el resto del día visitando la Vila dos Remédios, próxima, averiguamos para el buceo y reservamos un buggy para recorrer la isla a nuestro gusto mañana.

27 de abril de 2002 - Fernando de Noronha  - Varias playas, muchos peixinhos

Temprano partimos con nuestro autito hacia Praia de Atalaia. Aia, no habremos partido tan temprano, nos tocó entrar últimos en el último grupo. Sólo dejan entrar cuatro o cinco grupos de veinticinco personas cada grupo, para preservar la piscina natural. La piscina no es muy grande, pero es como meterse en una gran pecera, llena de peixinhos y corales de los más variados colores. Una maravilla. De allí partimos a Playa do Leão. Extensa, rojiza, de olas fuertes, muy linda, es local de desove de las tortugas marinas. Hay estacas numeradas que señalan cada nido. Otra vez en el buggy, luego de un baño de mar. Visitamos la Ponta das Caracas y el Fuerte de São Joaquim do Sueste, del que no hay ruinas, pero tiene buena vista de la Bahia do Sueste. Nuevo tramo en buggy, hasta Bahia do Sancho. Dicen que es la más bonita de Brasil, lo que para un brasilero significa la más bonita del mundo. Se llega hasta la playa descendiendo por una grieta, obscura, húmeda y estrecha, donde han instalado dos escaleras de hierro, a esta altura bastante oxidadas. A la playa no le falta nada: los farallones de piedra, un salto de agua, árboles, buena arena, agua verde y transparente, peces y corales. Con máscara y snorkel, hemos visto hasta una raya, haciéndose la boluda en la arena blanquísima del fondo. Vuelta a los escalones y escaleras, seguimos de turneé hasta el fuerte de Boldró, donde además de tomar unas cervezas apreciamos la puesta de sol, cosa que es una tradición por aquí. Vueltos a la posada, nos bañamos y salimos otra vez. Visitamos una tercera operadora de buceo, con lo que completamos nuestra encuesta de precios. Ya decididos, contratamos, como de costumbre, con la más barata: Noronha Divers. Cenamos en el Restaurante Tartarugão. Estamos destruidos. Entre el buceo en apnea, el sol, las sendas resbaladizas por el barro, las subidas y bajadas hemos quedado para el tacho de basura. Ya llega la hora de la cama, por suerte.

28 de abril de 2002 - Fernando de Noronha - Más playas y paseo de barco

Contratamos el paseo de barco en la posada de enfrente, de Monsieur Rocha, de quien más tarde descubrimos que no sabe una palabra de francés y es más brasilero que el samba. Fuimos a pagar el futuro buceo, y de allí visitamos la playa próxima, Cachorro. A la que se llega por el correspondiente montón de escalones. De allí un sendero nos aproximó hasta la playa de Conceição, pero no llegamos. A la una, desde el cais (muelle) del porto, partimos en nuestro barco a pegar una ojeada a las otras islas del archipiélago. De nuevo en la isla principal, avistamos las playas del mar de dentro, o sea el que dá al continente. Estas son, por orden de aparición, Cachorro, Meio, Conceição, Boldró, Americano, Bode, Cacimba do Padre, Bahía dos Porcos, Bahía de Sancho, Bahía dos Golfinhos. Allí tuvimos la suerte de avistar los delfines rotadores (golfinhos) haciendo piruetas en la proa del barco. Los delfines de esta especie tienen la costumbre de rotar sobre ellos mismos, y mostrar su panza blanca a los turistas. Aquí hay un vídeo.

Luego avistamos el Portão, hueco desde donde se vé el mar de Fora, que me recordó a la Portada de Antofagasta en Chile. En el regreso paramos en Bahía de Sancho, para buceo libre. Esta vez ubicamos unos bonitos corales y otros peces que no habíamos visto en nuestra visita por tierra. Vuelta al muelle, baño y cena de peces (barracuda y xeré) en el Restaurante Gameleira. La gameleira es como un gomero, de hoja chica, pero con raíces aéreas que cuelgan como barbas. A dormir. Tengo algunos músculos en estado de huelga.

29 de abril de 2002 - Fernando de Noronha  - Mergulho y batismo de mergulho.

Escribo estas líneas despues del desayuno. A la una nos pasan a buscar para el buceo con tubos. A Gloria, experta, le tocan dos bajadas de unos treinta minutos. A mí, el batismo, o sea el bautismo, con todas esas porquerías que usan los buzos. A la tarde contaré la novedad, si no quedo en el fondo. Como se puede deducir de esta continuación, não me afogué nem um poco, não. Primero fuimos hasta la pared de Ilha do Rato, Paredão das Cagarras, donde los expertos, entre ellos Glo, hicieron su primera inmersión. De allí nos transladamos a Ressurreta, donde me tocó el turno junto con otros cuantos giles. La experiencia me resultó más fácil que con snorkel, al que siempre me las ingenio para llenar de agua. Claro que el instructor me llevó como a una valija, lo que facilita las cosas. Ví un tiburón, me harté de ver peces de todos los colores y tamaños. Me perdí ver una langosta. Vueltos a la superficie, los expertos partieron para su segunda inmersión en ese mismo lugar. Menos mal que a mí no me tocó en el Paredão das Cagarras... Retornamos al muelle de noche, ahora iremos a festejar a un buen restaurante.

30 de abril de 2002 -Fernando de Noronha - Algo de playa y como veinte nacimientos

Por la mañana, caminamos algo y visitamos las playas de Meio y Conceição. Bonitas, llenas de corales, con los consabidos pecesitos, y unos cangrejos negros, no muy simpáticos. Al volver, el vecino nos avisó que habría nacimiento de tortugas. Esto es porque, si no han nacido a los 50 días del desove, los técnicos del Projeto Tamar abren los nidos. Así que alquilamos de nuevo el buggy, y luego de visitar las playas de Bode y Cacimba do Padre, llegamos por segunda vez a Praia do Leão. Ya la gente del Ibama había trazado unas líneas en la arena, a modo de peatonal para tartaruguinhas, que los humanos no podíamos pisar. Partieron las totuguitas como en los documentales, y claro, algunas no sabían de peatonales y agarraron para donde se les antojó, hubo que apartarse. Un espectáculo emocionante. El día no ha terminado, nos falta cenar.

1 de mayo de 2002 - Fernando de Noronha - Más playas

Otra vez en buggy alquilado, bien temprano arrancamos para Bahía dos Porcos, que según algunos, es aún más bonita que Bahía de Sancho. No pudimos determinar la veracidad de los comentarios: Las dos son muy bonitas. Pero es un buen postre: Nuestro menú de playas se ha acabado. Como parece obligatorio en las playas de Fernando de Noronha, había acuario natural con montones de peixinhos. Entre las piedras encontramos muchísimos aratús, que no son esos cangrejos poco simpáticos que vimos en otras playas. Aquí hay algunos ejemplares adultos, tienen una coloración muy interesante, espero que las fotos que tomé de ellos salgan bien. Con el sobrante de tiempo del alquiler del autito, nos transladamos a la playa del puerto. Que no tiene acuario natural, pero tiene un naufragio, donde abusamos del snorkel, y vimos los siempre presentes pecesitos. Vueltos a la posada, entredicho con los posaderos. Suponíamos que debíamos R$ 40,00 por cada día; pero la tarifa era por pasajero. Como en las posadas vecinas las tarifas eran similares, hubo que desembolsar el doble. Menos mal que teníamos aún el efectivo suficiente: en la isla no hay Banco do Brasil, donde tenemos nuestros siempre menguantes ahorros.

3 de mayo de 2002 - Ubatuba, São Paulo - De vuelta en casa.

Ayer partimos con otro vuelo de Varig Nordeste. Nos preocupaba que llegase a horario, pues nuestro vuelo al sur en Vasp nos daba sólo dos horas de margen. Todo salió bien, y hasta dió para unas fotos aéreas de la isla. La cuestion es que a las nueve de la noche llegamos al aeropuerto de Guarulhos. Ya sabíamos que no teníamos bus a Ubatuba hasta las siete de la mañana. ¿Qué hacer? Para hotel no dá, para noche en vela tampoco. De los dos males, elegimos los asientos poco cómodos del aeropuerto, hasta las cinco de la madrugada de hoy. Yo logré dormitar una hora sentado. Por fin fue la hora y tomamos el Emtu a Tieté, sacamos nuestros pasajes, nos sentamos otra hora en la terminal, y partimos. Dormí hasta Caraguá, Glo apenas un rato. Nos bajamos frente a casa, todo en orden. Todos los paseos son lindos, pero retornar tiene sus placeres también.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Busca tu hotel

Booking.com
1_480x360
2_480x360
3_517x360
5_ 233 _480x360
6_1030617_480x360
7_480x360
9_ 206 _437x360
Avion
Baptisterio
Cariatides
El Gigante
Empadas
Firenze01
Firenze02
Fuego
Hydra00
Hydra01
Hydra02
Lagaña
Lagaña
Milan
Naranjas Pompeya
Pescadores
Rio
Roma Coliseo
Roma Monjas
SaoPedro
Siena
Venezia
Yo
a 170 _576x360
a 242 _486x360
p1010072_480x360
p1020818_480x360
p1070846 gloria hydra_480x360
p1080018_480x360
p1100689_604x360
rsp1020605_532x360

Usuarios registrados

Videos