EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
 Algunos datos

La carretera austral chilena (CH7) une Puerto Montt con Villa O´Higgins en las regiones sur y austral de Chile. Casi todo su trazado, de 1240 km, es de ripio. Existen algunas partes asfaltadas en los alrededores de Coyhaique y Puerto Aisén, que totalizan 330 km. Para recorrerla se hace necesario el uso de balsa entre Hornopirén y Caleta Gonzalo. Esta balsa es diaria, hay que llegar al embarcadero una hora antes, y reservar lugar en la Empresa Naviera Austral. Si se la recorre íntegra, habrá otra balsa al Norte de Cochrane, y un transbordador en el Fiordo Mitchell, en Puerto Yungay, hasta llegar a Villa O´Higgins, donde termina la carretera.

El recorrido, parcial o completo es apasionante: Selva de clima frío, ríos turbulentos, lagos, ventisqueros, pequeños puertos, termas, fiordos, campos de hielo. Todo en una naturaleza casi virgen. El medio de transporte ideal será el automóvil, la moto o la bicicleta, ya que el transporte público escasea. En verano podría hacerse autostop.

De utilidad al Turista
  • Por avión: el aeropuerto de importancia más cercano es el de Puerto Montt, de nombre El Tepual, código PMC.
  • Aeropuertos en la región son el de Coyhaique (Codigo GXQ) y el de Balmaceda, Teniente Vidal, código BBA. Las empresas son Latam y Sky, que llegan desde Puerto Montt. Las tarifas pueden variar enormemente, desde USD 20 a más de USD 200.
  • Para un recorrido en automóvil, lo primero que es necesario decir es que casi cualquier vehículo sirve, con excepción de aquellos de muy poco despegue del suelo. No es necesaria en absoluto una camioneta, ni 4x4 ni 2x4. De hecho, hemos recorrido algunos tramos en un pequeño Twingo Renault sin problema alguno. Solo se requerirán velocidades bajas y atención al camino.
  • El enripiado es muy firme, solo después de lluvias intensas habrá partes resbalosas o deterioradas.
  • La provisión de combustible es escasa o nula: debe tenerse muy en cuenta este factor, fuera de las localidades principales.
  • Existen diversas posibilidades para quien no desee hacer todo el recorrido.
    • Desde algunos puertos de Chiloé, parten barcazas a Chaitén, con lo que se obvia el tramo desde puerto Montt y la balsa de Hornopirén a Caleta Gonzalo. El puerto a procurar en Chiloé es el de Quellón. También parten embarcaciones desde la capital de Chiloé, la ciudad de Castro. La empresa es Naviera Austral. Esta opción permite visitar la isla de Chiloé, con hermosos paisajes y particular cultura y etnografía.
    • Desde Argentina, por los pasos de Futaleufú, Palena, Coyhaique alto y otros menores. También puede accederse desde Argentina por Chile Chico, en la Provincia de Santa Cruz, bordeando el Lago Buenos Aires/General Carrera. Esta opción es la que permite el acceso más austral desde Argentina.
  • Existe hotelería en diversos puntos. Los principales son: Chaitén, Puyuhuapi, Coyaique, Puerto Aysen. Es posible acampar en muchos lugares, tanto en algunos cámpings organizados, como silvestres.
  • La visita a Laguna San Rafael, uno de los atractivos principales de la región, puede contratarse en Puerto Chacabuco. Los operadores principales son: Catamaranes del Sur, que opera desde Puerto Chacabucocon excursiones de un día, Skorpios en cruceros de lujo de 6 días, operando desde Puerto Montt, y Bahía Exploradores, la opción más aventurera, que parte del poblado de Puerto Río Tranquilo, 220 km al sur de Coyhaique, sobre la Carretera Austral, con embarcaciones pequeñas, campamentos, etc.
  • El clima es frío todo el año, aunque en verano habrá dias cálidos y sol. Las lluvias son constantes todo el año.
  • La electricidad es de 220 v. con tomas de patas cilíndricas del tipo europeo (Tipo C y tipo L cuando sea con conexión a tierra). 
  • La moneda es el peso chileno, símbolo $, código CLP.  En la región operan los bancos Estado, Santander, de Crédito, Falabella. Si se pasa por Puerto Montt, sería recomendable hacerse de efectivo allí. Por tratarse de una región aislada, no debe esperarse usar las tarjetas de crédito fuera de los servicios más lujosos. Un USD compra unos 650 CLP (abril 2017).
  • El idioma es el español. Los operadores turísticos hablan inglés.

 

Un viaje en kombi VW 

Un artículo "histórico", ya que trata de un viaje en 1992. En una kombi VW de ésas que parecían una heladera acostada, de aquellas que indefectiblemente usaban los hippies en las películas gringas. Lo que no cambia el hecho de que la XI Región chilena, con sus bellezas naturales, en aquel momento casi vírgenes, es uno de los lugares más bonitos de nuestra Sudamérica. Un viaje plagado de ventisqueros, lagos, rios, termas, montañas, volcanes, selvas, nieve, fiordos, islas y mar. No es poco pedir para encontrarlo a lo largo de 400 kilómetros. A continuación, la bitácora de ese viaje.

08 de enero de 1992 - Hoy temprano, partimos desde Trelew, con rumbo sur. Nublado, algo de lluvia. Antes de llegar a Comodoro Rivadavia, nos quedamos sin gasolina. Gran alegría la mía cuando luego de la curva en donde paramos, encontré una estación de servicio. Volví casi inmediatamnte, y continuamos felices en nuestro camper Kombi VW. Antes de Colonia Sarmiento, ya con rumbo al oeste, almorzamos, y , con fuerte viento en contra, como debe ser en la Patagonia, llegamos a Río Mayo. Que es un pueblito simpático, dentro de un valle en la meseta patagónica. Ahí comenzó el camino de ripio, duro, a cuya vera dormiremos, cerca de Ricardo Rojas, y ya muy próximos a la frontera.

9201 800 Chaiten
9201 800 Chaiten1
9201 800 Coyaique
9201 800 Lago Yelcho
9201 800 Laguna San Rafael05
9201 800 Laguna San Rafael20
9201 800 MN Calbuco
9201 800 Puyuguapi
9201 800 Puyuguapi2
9201 800 Rio Palena1
9201 800 Termas de Chiconal
9201 800 Ventisquero Yelcho5
01/12 
start stop menos mas

09 de enero de 1992 - Pasamos Aldea Beleiro e hicimos los trámites fronterizos. La bajada hacia Coyhaique, por lugares cada vez más bonitos. Coyhaique nos sorprendió por lo grande, no esperábamos encontrar una ciudad de 40.000 habitantes. Almorzamos frente a la plaza que curiosamente tiene cinco lados. El menú: Sopa de arvejas, estofado con muy sabrosa carne y turrón de vino como postre. "Vitrineamos" un poco  por la calle principal, y subimos hasta esta reserva forestal "Laguna verde". Lugar apacible donde estamos deliberando hacia dónde continuar, mientras atardece con vista a la ciudad.

10 de enero de 1992 - Hemos descendido por el valle del Río Simpson hasta Puerto Aysén. El paisaje con ríos, cascadas, nieve, mucho verde, hermoso. Paramos a tomar mate en la cascada de la virgen, a la vera de la ruta. Llegamos temprano a Puerto Aysén, recorrimos el pueblo, y comprados algunos alimentos, nos hemos venido a Puerto Palos a darles fin, con vista al mar. Por la tarde fuimos a Puerto Chacabuco, en averiguaciones para embarcarnos a Laguna San Rafael, el espectáculo mayor de por aquí. Transmarchilay no va hasta el 18, embarcaremos en la RoRo Evangelistas, un ferry. (RoRo: roll on - roll off) Volvimos a Aysén. Bordeando el Río Blanco, que es el río más verde y aceitoso que he visto en mi vida, muy bello. Nos hemos  estacionado en esta playita a la vera del lago Riesco. Estrené un modesto equipo de pesca comprado ayer, pero los salmones no se interesaron. Los pájaros cantan y revolotean, y una liebre se entretuvo mirándome, muy próxima, mientras me esforzaba, agachado, entre unos arbustos.

11 de enero de 1992 - Nos levantamos a las 6:00, apurados por llegar a Puerto Chacabuco, para embarcarnos hacia Termas de Chiconal. Embarcamos en la L/M Patagonia a las 9:30, porque aquí nunca hay apuro. A medida que navegábamos por el fiordo, se fue haciendo presente el sol. El primer día desde noviembre, dijo el timonel. Llegados a las termas. Entre helechos, cañas y lengas encontramos las charcas naturales donde remojarnos. Hay varias, suficientes para que cada pareja o familia tenga la suya. El lugar es lindo y tranquilo, tenemos dos temperaturas de agua, para alternar. Regreso con baño de sol en la cubierta de la lancha. Dormiremos no sé dónde, con vista al lago Riesco.

12 de enero de 1992 - Hemos comprado nuestros pasajes a Laguna San Rafael. Asistimos al recital de los pacos (carabineros) en la glorieta de la plaza y luego de comer una enormes empanadas chilenian style hemos pasado el resto del día remojando los piés en un recodo del Río Simpson. Esta noche, a las 23:00 embarcaremos los tres (Gloria, la kombi y yo) en la RoRo Evangelistas.

13 de enero de 1992 - Hartos de esperar, embarcamos como a las cuatro de la mañana. Por suerte nos dieron la comida, riquísimo pastel de choclo. Dormimos algunas horas en la kombi, más comoda que las butacas del ferry, y luego del almuerzo entramos a la laguna. Pequeños y medianos témpanos flotando, y la vista magnífica del glaciar. Por la rampa del ferry bajaron dos botes, a remolque de los tractores que hacen el servicio en puerto. También bajaron los dos botes salvavidas, seguramente para apurar el trámite del paseo al glaciar. Finalmente partimos en los cuatro botes, unos cuarenta pasajeros cada uno. Paseamos entre los témpanos, nos convidaron whisky con hielo añejo (algo salado, a decir verdad). Al regreso, nuevamente la rampa ofició de muelle. Segundos después de nuestro regreso, los primeros, gente corriendo, pánico, y nosotros más adentro, sin entender. Un témbano embistió  la rampa, y la desprendió de sus gozne de babor, amen de arrugarla un tanto. Nadie accidentado, pero los demás pasajeros debieron esperar más de una hora para abordar el Evangelistas por una escala lateral.  Los dos botes con fuera de borda quedaron en el refugio de Conaf. Hoy comimos exquisito salmón rosado. A dormir en el furgón.

14 de enero de 1992 - Por la mañana, nos enteramos que desembarcaríamos a las 18, reparada la rampa. Pero a las 10:00 haciendo equilibrio en unas tablas, apuntaladas por una grua,  pusimos la kombi en tierra. Sanos y salvos.

15 de enero de 1992 - Mientras escribo, contemplo Puerto Cisnes. Hoy, a través de selva virgen, llegamos al espectacular puente del Río Cisnes. Parece que todos los ríos de la región son de color verde, esmeralda, intenso. Comimos a la orillla del río, luego de dejar la carretera austral, y desviarnos hacia Puerto Cisnes. Llegamos por  la tarde: compramos monederos artesanales de cuero de congrio, de merluza y de mero. También, a precio inigualable, una "frezada" como la llamó doña Otilia, la artesana. Finalmente, compramos bencina (nafta) suelta en una casa de familia. Y ahora vemos el pueblito desde una bahía próxima. Hora de ir a dormir.

16 de enero de 1992 - Volvimos a la "Carretera Austral Augusto Pinochet Ugarte",  pésimo nombre que tiene. Encontramos la cuesta Queulat Sur, llena de barro, no por lluvia, sino por trabajos viales. Varios camiones detenidos. A instancias de un gaucho rubio que tambien esperaba que se abriera el paso, probamos el tallo de las "nalcas" Buenas para ensalada, hasta aquí las habíamos llamado "zapallos", por su forma. No por el tamaño, porque si las nalcas tuvieran zapallos, serían del bulto de un Fiat 600. Llegó la motoniveladora, y a los patinazos, subimos la cuesta. Y bajamos del otro lado, la cuesta Queulat Norte, claro. Seguidamente, llegamos al increíble Ventisquero Colgante. Que se vé desde lejos, impresionante, bello, y con dos altísimas cascadas que caen desde el hielo. A la siesta hicimos los pocos kilómetros que restaban hasta Puyuhuapi. Fábrica de alfombras que desde este insólito emplazamiento se exportan. Telares de madera, taller de madera, imaginativo el alemán Hoperdietzel al armar todo esto en este lugar. Volvimos unos pocos kilómetros, dormiremos en el embarcadero a las Termas de Puyuhuapi, que visitaremos mañana. Concierto para oboe de Haendel en el estéreo, las aguas brillantes y quietas del Fiordo Queulat a la vista. Hasta hace un rato rondaba la kombi el abejorro más grande que he visto en mi vida.;

17 de enero de 1992 - Día de termas. Todo el tiempo en una poza a 41°C, bajo gigantescos helechos. El hotel, como todo por aquí, completamente construído en madera. Alojarse no es barato, precisamente. A la tarde la lancha nos devolvió al embarcadero, y llegamos a Las Juntas. No paramos, y nos desviamos de la carretera, hasta el Lago Rossellot, lo que incluyó cruzar el río en balsa de madera. Dormiremos con vista al lago.

18 de enero de 1992 - Bajar de la balsa, y remontar la cuesta resultó complicado, la kombi resbalaba. Con piedras y paciencia lo logramos. Compramos provisiones en Las Juntas, ahora, dos de la tarde, comemos algunas a la orilla del Río Frío, a poco de cruzar el puente. Ignoramos qué haremos más tarde. Por la noche: En el campig abandonado del Puente Ventisquero. Pasó un grupo de niños ciclistas. El padre de unos de ellos, en camioneta, se detuvo a conversar. Militar y mentiroso, nos quiso hacer creer que los niños venían de Santiago ¡En una semana!, que él no era militar, y otra serie de pavadas. Al hijo lo educa con aquello de subordinación y valor. Pobre niño. Conversé también con dos ciclistas viajeros, gente super entrete esos pelaos.

19 de enero de 1992 - Tramos cortos. El primero, tres kilómetros. Parada para recoger agua mineral que surge entre burbujas, a metros del camino. Sabor a soda, una curiosidad. Otro trechito y llegamos a Puerto Cárdenas, a orillas del Lago Yelcho. Cruce del río homónimo, por puente colgante nuevo. En nuestro viaje anterior cruzamos en balsa a motor.  Otro poco, y desvío a las termas de Río Amarillo. Gran baño con jabón y shampoo. Entre las burbujas y la espuma,, se nos ha ocurrido que podríamos abandonar el auto en Chaitén, y continuar a pié a Puerto Montt. Nos ahorraríamos la vuelta por Osorno y Bariloche, larga y ya conocida. Ahora e e camping Los arrayanes, con el volcán Corcovado a la vista. 20 kilómetros al norte de Chaitén. Comemos pizza casera, le falta tomate.

23 de enero de 1992 - El 20 por la tarde vimos partir a la MN Calbuco y al rato embarcamos en la barcaza Mailén, con rumbo a Pargua. El espacio escaso, los pasajeros muchos. Dormimos entre cuerpos, piernas y brazos ajenos, en el piso. Una porquería. En Pargua la suerte mejoró y conseguimos subir en un bus charteado por chilotes procedentes de Chiloé, claro. Dormimos hasta Puerto Montt. Luego de breve búsqueda nos instalamos en el lujosísimo Residencial Temuco, que por unos cinco dólares nos da habitación el el tercer piso por escalera, y baño compartido en el segundo. Tour de compras, almuerzo en Angelmo. Pronunciese Angelmó. Paila marina para mí y salmón con fritas para Gloria. Compramos pasajes en el Calbuco, segunda clase. Nos prometieron 14 horas de navegación en asientos duros. Cenamos hot dogs completos por ahí y disfrutamos la cama bastante dura ¡Otra vez dureza! del hotel. Por la mañana del 22 abordamos el Calbuco. Algo sucio y deteriorado pero con buenos asientos reclinables en primera clase, que todos usamos como si la hubiesemos pagado. A la siesta fondeamos en Ayacara, donde desembarcaron algunos pasajeros. A última hora de la tarde desembarcamos en Chaitén, muchísimo antes de lo previsto. Recuperamos el furgón y dormimmos en el camping. Hoy hemos ido hasta Caleta Gonzalo, camino durísimo, y dormiremos aquí, en ninguna parte, a mitad del regreso a Chaitén.

25 de enero de 1992 - Ayer por la  mañana compramos provisiones y abundante cerveza. Estamos instalados en el abandonado camping Ventisquero, que nos había gustado tanto en nuestra estadía anterior. Hoy hemos empleado el dia en ir hasta el ventisquero, lindo paseo por la magen del rio y en conversar con Patricia y Sergio, pareja de argentinos que nos cayeron simpáticos.

28 de enero de 1992 - Próximos a la frontera. A orillas del Río Espolón, próximos a Futaleufú, Chile. Anteayer dejamos nuestro estimado cámping Ventisquero, pasamos la cuesta Moraga, y llegamos a Santa Lucía, nada interesante. Almorzamos en Puerto Piedra, y en el Puente Futaleufú mateamos tranquilamente mirando las aguas transcurrir. Nos desviamos al Lago Espolón, no nos interesó mucho y finalmente nos instalamos en este camping, a la vera del Río Espolón. Ayer compramos provisiones en el pueblito de Futaleufú, simpático y tranquilo, y empleamos el día en tomar sol y bañarnos en el río, bastante más calido que los demás de la zona. Quizá mañana crucemos la frontera, y via Esquel, volvamos a casa, a Trelew, de donde partimos hace un mes.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Aviso a los navegantes

Busca tu hotel

Booking.com
1_480x360
2_480x360
3_517x360
5_ 233 _480x360
6_1030617_480x360
7_480x360
9_ 206 _437x360
Avion
Baptisterio
Cariatides
El Gigante
Empadas
Firenze01
Firenze02
Fuego
Hydra00
Hydra01
Hydra02
Lagaña
Lagaña
Milan
Naranjas Pompeya
Pescadores
Rio
Roma Coliseo
Roma Monjas
SaoPedro
Siena
Venezia
Yo
a 170 _576x360
a 242 _486x360
p1010072_480x360
p1020818_480x360
p1070846 gloria hydra_480x360
p1080018_480x360
p1100689_604x360
rsp1020605_532x360

Usuarios registrados