EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Uno de esos paseos que uno repite, repite, y vuelve a hacer. Como aventura... nada, pero ¡Que paisajes y qué mar! De lo mejor para recorrer los alrededores de Paraty, con excepción de hacerlo en velero. Bueno, al menos para los amantes de la vela, porque los demás lo harán mas rápido y a menor costo en baleeira (ballenera). Embarcación tradicional de Paraty, ideal para pequeños grupos.

Resulta que Paraty no tiene playas buenas. Así que para tomar sol y sumergirse o nadar, hay que ir en alguna clase de embarcación a playas que están a una hora o más de navegación. Hay dos métodos básicos: En "escuna" o en baleeira (ballenera) Si bien la escuna (brasilerización de la palabra inglesa schooner, que a su vez significa goleta de madera) parece más barata, tiene varias desventajas: un recorrido fijo, poco tiempo en cada playa, y largo tiempo en algún restaurante ya "combinado" con la empresa de la escuna. Además, si usted es de los que disfruta de la naturaleza manso y tranquilo, en la escuna encontrará lo contrario: Música fuerte y una mutitud de borrachos a bordo. No le veo contras, en comparación, a las baleeiras, salvo el precio algo mayor.

 

Como llegar, qué llevar

En la ciudad de Paraty hay dos puntos donde chartear una ballenera. Sobre el río Perequé Açu, al costado de la Igreja Matriz (Iglesia principal) o en el Cais (muelle). Ambos puntos son fáciles de encontrar en el centro histórico de Paraty. Probablemente el mejor de ambos lugares sea el muelle, por ser la oferta mucho mayor, y las posibilidades de negociar mejores. Hay que llevar malla, protector solar, sombrero. Comida y bebida en una conservadora, si no se quiere gastar dinero en bares de playa o restaurantes en alguna isla. Es bueno llevar el propio equipo de snorkeling, si uno cuenta con él. De lo contrario, al contratar con el timonel, indicar que uno necesita equipo para las personas que vayan a necesitarlo. Fuera de temporada, unos doscientos reales son un precio razonable. En temporada, el doble será el mínimo posible de negociar. Conviene especificar que se desea llegar hasta Saco da Velha, pues, por ser éste un punto algo alejado, es evitado por los skippers de las balleneras. Los puntos a visitar son por orden de cercanía a Paraty: Paraia Vermelha, Praia da Lula, Praia da Conceição, Saco da Velha. Los que gusten de la máscara y el snorkel, Ilha Comprida.

Un paseo en baleeira, en mayo de 2012

Somos cuatro. Griselda y Carlos, Gloria y yo, autor de esta parrafada. El día: esplendoroso, hace calor. Griselda tiene dificultades para caminar, así que hemos llevado nuestro carro alquilado (es un auto, pero le viene bien lo de carro, en el sentido que le damos los argentinos a la palabra) hasta el cais, bordeando el centro histórico. En el muelle hay estacionamiento que, pagando la modesta cifra de cinco reales por todo el día, incluye baños y duchas. No es el de la esquina, sino el siguiente, más próximo al muelle propiamente dicho.Y luego de algunas idas y venidas, hemos contratado al Barco Tebas, que está al mando de Gilherme.

000
001
002
004
005
006
008
010
012
014
016
018
020
022
024
026
028
032
01/18 
start stop menos mas

La negociación terminó en doscientos reales, aunque no nos empeñamos mucho, pues sabemos que por debajo de ese número es difícil. Esto, fuera de temporada, porque en verano la tarifa general se acerca a quinientos. Creo que esta vez elegimos esta ballenera y no otra porque nos cayó bien el timonel. No nos equivocamos. Ya que estamos, hay que decir que en facebook pueden encontrar la embarcación, como Barco Tebas. En resumen, a eso de las once de la mañana, estábamos los cuatro cómodamente instalados y próximos a partir, con la primer latita de cerveza en la mano. De entrada y a nuestro pedido, rumbeamos a Saco da Velha, (Bahia de la vieja) uno de los puntos más alejados de Paraty hasta el que acostumbran llegar las balleneras. Saco da Velha es un excelente lugar para nadar un poco, y bucear en apnea, ya que entre las piedras siempre hay algunos habitantes. Recuerdo una estrella enorme que encontramos una vez, hace años, cuando llegamos allí en nuestro velero, el Anarres. Hay tambíen un buen barcito de praia, si se tiene sed, o hambre. Nos quedamos en Saco da Velha largo rato, comimos nuestros sandwiches, y vaciamos varias latas de cerveza más. Tanto demoramos, que no quedó tiempo para hacer otra de las escalas clásicas de este paseo: Praia Vermelha. Que es muy linda, y tiene también buenos bares de playa, aunque un tanto caros. Preferimos hacer escala en Ilha Comprida (Isla Larga) donde nos esperaban los sargentinhos y otros muchos peces entre las piedras. Los sargentinhos llegan solos hasta la embarcación: están tan acostumbrados a alimentarse de lo que les arrojan los turistas, que aparecen inmediatamente. Y desde allí regresamos a Paraty con los ojos maravillados, como siempre. La hora de amarra, a la tardecita, es la hora perfecta para pasear por las callecitas históricas, y sentarse a tomar algo (cuándo no) en una mesita callejera.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Aviso a los navegantes

Busca tu hotel

Booking.com

Usuarios registrados