EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Algunos datos

El salto do Yucumá es conocido, en el lado argentino del Río Uruguay, como Saltos del Moconá. Se trata de la misma cosa, un salto de agua de casi dos km. de extensión, en la frontera entre Brasil Y Argentina. Se encuentra en el municipio de Derrubadas, con capital del mismo nombre, al oeste del estado brasileño de Rio Grande do Sul. Las coordenadas de la pequeña ciudad de Derrubadas son: 27°15′54" S, 53°51′39"O con link a GeoHack, donde el interesado hallará multiples mapas.

 

De utilidad para el turista 
    • No hay un aeropuerto muy cercano de importancia. Un aeropuerto opcional es el de Santo Angelo, a 220 km.  en el mismo estado o bien el de Chapecó, a 190 km, en el oeste del estado de Santa Catarina. El aeropuerto de Chapecó (código XAP) es un importante aeropuerto del interior del estado. Recibe vuelos de las compañías Azul, Gol y Avianca Brasil. En el aeropuerto hay alquiler de autos. El aeropuerto de Santo Angelo (aeropuerto Sepe Tiarajú, código GEL) recibe tres vuelos semanales de la empresa Azul, desde Porto Alegre, o desde San Pablo. En el aeropuerto hay alquiler de autos de Localiza y Unidas. 
    • En autobús hay que tomar uno a Tenente Portela, de la empresa Viação Ouro e Prata y desde Tenente Portela tomar otro hasta Derrubadas, de la empresa Viação Sul Serra.  Desde Derrubadas, solo caben dos  opciones: caminar (5 km. hasta la entrada del Parque Estadual do Turbo y 15 km. hasta el salto) o bien negociar con algún taxista para que nos lleve.
    • En Derrubadas hay dos balnearios que ofrecen cabañas amuebladas, siendo las únicas opciones de alojamiento. Hay algunas pocas ofertas gastronómicas, que incluyen un par de locales de fast-food (lancherías) y un restaurante, más las ofertas de ambos balnearios.
    • El Parque Estadual do Turvo abre de miércoles a domingo inclusive, de 08:00 hs. a 16:30 hs. Dicho de otra forma: No vaya ni lunes ni martes. El acceso cuesta R$ 16,00 por persona. El parque ocupa 17.500 hectáreas de las cuales sólo se puede visitar el camino de acceso al salto, y el salto propiamente dicho. Es el único resto de mata atlántica preservada del estado. El resto del estado es soja y cultivos similares.
    • El Salto do Yucumá tiene 1800 metros de extensión, a lo largo del río Uruguay, que es lo que lo hace diferente al cómun de saltos y casacada. El desnivel varía entre diez y 15 metros de altura. Pertenece a Argentina y Brasil. Como se ha dicho, del lado argentino se lo denomina Saltos del Moconá.
    • El clima de Derrubadas es caliente moderado. Caen casi 1900 mmm de lluvia al año, por lo que lo habitual será tener una visita con lluvia. Agosto tiene algo menos de lluvia. Enero es el mes más cálido con una media de 25ºC. En agosto, la media será de 10ºC, y puede caer hasta 8°C.
    • Todo el estado de Río Grande do Sul tiene suministro eléctrico de 220 v, con excepción de la capital, Porto Alegre, con 110 v. La electrícidad de Brasil varía según estado, y aún dentro de cada estado pueden encontrarse ambos suministros. Los tomas son de tipo N, pero los de tipo europeo de dos patas cilíndricas pueden ser usados. Atención: Esta configuración no es válida para todo Brasil. Pueden encontrarse otro tipos de tomacorriente y voltaje 220 en otras ciudades. Será necesario preguntar la configuración en cada caso. Ver los tipos de tomacorrientes.
    • La moneda es el real brasilero. No hay casa de cambio en la ciudad. Conversión exacta y actualizada de USD a BRL
    • El idioma es el portugués de Brasil. Por tratarse de un destino de turismo básicamente brasileño, no hay que esperar interlocutores en otros idiomas. Quienes hablen español, si lo hacen claramente, y despacio, serán entendidos tarde o temprano. Al fin y al cabo, la frontera allí nomás, y los gaúchos, (los pobladores de Río Grande do Sul) tienen el oído acostumbrado, y su forma de hablar el portugués tiene cierto aire castellano.
 
Breve visita al Salto de Yucumá, en junio de 2016

012
014
016
1/3 
start stop menos mas
Llegamos temprano, en auto, a San Miguel de las Misiones, procedentes de São Borja, en la frontera con Argentina. En São Borja habíamos hecho noche en la Pousada do Sitio Preserva, donde cenamos y desayunamos copiosamente, en ambiente bien campestre. Una vez en San Miguel, visitamos el Sitio Histórico. Lo habíamos visitado en el año 2001, alojándonos en esa ocasión en la Pousada das Missoes, y volvimos a contemplar esas fantásticas ruinas por unas dos horas. La construcción fue hecha en el siglo XVIII, entre 1735 e 1745. Antes de abondonar la ciudad compramos alguna comida en el supermercado del centro de la ciudad. Tomamos algunas fotos del arco de entrada (a la salida, sólo por contrariar), y partimos a visitar por la tarde el Salto del Yocumá, sobre el río Uruguay, al norte de San Miguel.

Asi fue que continuamos con rumbo este hasta Ijuí, para doblar allí hacia el norte, con rumbo a Tenente Portela. Los caminos por el interior de Rio Grande suelen ser muy bonitos. Lo estropeó un poco un mal cálculo con el combustible, llegamos con las últimas gotas a un pueblo que creo era Campo Novo. Repuesto el combustible y calmada la ansiedad, por fin llegamos a la úlima ciudad en nuestro camino: Derrubadas. Que es un pequeño pueblo agrícola, rodeado de colinas cultivadas. Por fin, unos cinco km. más allá, llegamos a la entrada del Parque Estadual do Turvo. Pusimos 16 reales por cabeza, y respetando la velócidad máxima de 30 km por hora, llegamos al estacionamiento del Salto. Hay que caminar unos 500 metros desde el estacionamiento, y aparece el salto. Que personalmente me decepcionó un tanto. No es que el lugar y el salto sean feos, pero si bien es largo, no es muy espectacular. Depende, dicen de la cantidad de agua, por lo que el desnivel del salto se luce más en época de pocas aguas. De todas formas es un agradable paseo. Ya bien entrada la tarde, regresamos a Derrubadas, y desde allí hemos llegado hasta Iraí, con un frío terrible. Hay una piscina termal en el hotel, espero que sirva para descongelarnos. Los hoteles de estos pueblos chicos del interior gaúcho no tienen calefacción. 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Buscar

Quién está en línea

Hay 12 invitados y ningún miembro en línea