EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Algunos datos

El sendero (a trilha) que transcurre entre Praia da Lagoa y Praia de Cassandoca es también conocido como Travesía de Saco das Bananas. Está ubicado en el extremo sur del municipio de Ubatuba, estado de San Pablo, Brasil. Algunas descripciones dan una extensión de 21 km, pero esto incluye caminar desde el Pórtico de Entrada del Municipio, hasta la playa de Maranduba, ambos ubicados sobre la BR101, la ruta Rio-Santos. En el artículo se describe solamente lo que es sendero propiamente dicho, unos 8 km, obviando las partes que pueden recorrerse en automóvil.

De utilidad para el caminante
  • El acceso en auto puede hacerse desviándose de la ruta Rio-Santos en el Pórtico de entrada del Municipio de Ubatuba, en el límite con el municipio de Caraguatatuba. Hasta allí se puede llegar en ómnibus urbano, pero a partir de allí, se trata de un camino en regular estado, de tierra, que conviene recorrer en auto. Como se trata de un sendero circular, no regresaremos al lugar de inicio. Será preciso que algún amigo nos busque en Cassandoca, con el automóvil, o caminar mucho.
  • En el otro extremo del sendero, está la playa de Cassandoca, antiguo quilombo (lugar donde se refugiaban los esclavos prófugos). Hasta o desde Cassandoca, si se desea hacer el camino en sentido contrario, también hay que tomar un camino de tierra, en buen estado para el tránsito vehicular. Tampoco allí hay transporte público. Este camino sale desde el lado sur de la playa de Maranduba.
  • El sendero se inicia en una tranquera al final del camino que nos trajo desde el Pórtico ya mencionado. Hay un cartel de "Propiedad Privada" Podemos sacarle la lengua o hacerle algún fuck you al cartel y pasar por la derecha de la tranquera.
  • Se inica el sendero, bien marcado por los caminantes. En las bifurcaciones, que las hay varias, escoger siempre la de la izquierda. Luego de una fuerte subida, y la correspondiente bajada, se llega al medio de la Playa de Simão, habiendo cruzado siete arroyitos. 
  • En el extremo izquierdo de la playa, al lado de una casa abandonada hace mucho, se inicia otra fuerte subida que nos llevará hasta la escuelita abandonada de Saco das Bananas. Desde la escuelita, sale un sendero que baja abruptamente a la playa de Saco das Bananas. Este sendero es opcional. Continuando el sendero, se pasa por algunas casas, hay una bifurcación a la izquierda, tomar a la derecha. Al rato, otra fuerte subida, atravesando un tramo deforestado, y luego de de unas dos horas de marcha (desde playa de Simão) llegaremos a Cassandoca. 
  • El recorrido completo tiene una extensión de ocho kilómetros, y demanda un mínimo de tres horas, sin contar las paradas. La dificultad técnica es baja, pero la dificultad física es media o alta, no apta para obesos y personas sin algo de entrenamiento. El desnivel acumulado en subida es algo mayor a los 700 metros.
  • Hay que llevar comida, algo de agua (hay agua en los pequeños arroyos) ropa de baño, protector solar. Zapatillas y pantalón largo. No hay señal de celular en muchas partes del sendero.
  • Ubatuba tiene clima tropical: cálido y lluvioso. El mes más seco es julio y aún es este mes caen 84 mm. En enero 343 mm. La temperatura media de invierno es de 19º, con máxima media de 25º. Es el mes más soleado. En enero la temperatura máxima puede superar los 30º. La temperatura del agua de mar oscila entre los 20°c en invierno, a los 24°C en verano, lo que la hace apta para bañarse todo el año
  • La electricidad es de 117 v, 60 ciclos. Los tomas son de tipo N, pero los de tipo europeo de dos patas cilíndricas pueden ser usados. Atención: Esta configuración no es válida para todo Brasil. Pueden encontrarse otro tipos de tomacorriente y voltaje 220 en otras ciudades. Será necesario preguntar la configuración en cada caso. Ver los tipos de tomacorrientes.
  • La moneda es el real brasilero. Su código es BRL y su símbolo R$. Hay abundancia de cajeros electrónicos y bancos en el centro de la ciudad, casi nada en los barrios. Para cambio de monedas (sólo euro o USD) conviene dirigirse al Bar do Leme, en la peatonal, entre los bancos Bradesco e Itaú. Mejor cotización y absoluta confianza y seguridad. Conversión exacta y actualizada de USD a BRL
  • El idioma es el portugués de Brasil. Por tratarse de un destino de turismo brasileño, con pocos visitantes extranjeros, no hay que esperar interlocutores en otros idiomas. Quienes hablen español, si lo hacen claramente, y despacio, serán entendidos tarde o temprano.
Relato del trekking, 9 de agosto de 2017

07:00 horas, suena el despertador. 07:45 horas, ya estamos en la ruta esperando el bus que nos llevará hasta Praia Dura. 08:45 horas en el supermercado de Praia Dura, llegaron Paulão y Mabel. Nos subimos al carro Honda de ellos, y al rato llegamos por camino de tierra casi hasta el inicio del sendero. Los tres expedicionarios eramos Mabel, Gloria y yo, Ovir Alata.

Ubatuba
Ubatuba
Ubatuba
Ubatuba
Ubatuba
Ubatuba
Ubatuba
Ubatuba
Ubatuba
Ubatuba
Ubatuba
Ubatuba
Ubatuba
Ubatuba
UbatubaPlaya de la Higuera/Praia da Figueira
01/14 
start stop menos mas

Decidimos visitar primero la Praia da Lagoa, por lo que hicimos ese sendero de ida y vuelta para ver la playa, que es extensa y fofa, es decir de arenas sueltas. Cruzamos la tranquera donde un cartel dice que se trata de propiedad privada, y otro dice que eso no es cierto, por infrigir las leyes ambientales. Al bajar del auto un muchacho nos había orientado cortesmente acerca de cómo seguir la trilha (sendero) por lo que siempre tomamos la bifurcación de la izquierda. Los arroyitos eran siete, tal cual nos dijo. Así que, luego de una fuerte subida de 150 metros de ascenso y una fuerte bajada, llegamos a la Praia do Simão o Brava do Frade, que son los nombres por los que se la conoce. Demoramos unos minutos más de una hora. Como nos tocó el día más caliente del invierno, con probables 33°C, llegamos completamente transpirados. Happy hour: sanduvas, agua y descanso bajo la sombra, mirando el mar. La happy hour duró media hora, y caminamos por la playa hasta el extremo norte, donde unos surfistas preparaban un asado de pescado. Conversamos brevemente, y encaramos la gran subida hasta Saco das Bananas. Con la lengua afuera, llegamos a la escuelita abandonada de Saco das Bananas. Nadie se interesó por bajar a la playa, (allí se inicia el sendero a la playa) seguramente pensando que la subida sería al menos igual a la que acabábamos de hacer. Para abreviar, en algo más de dos horas, caminamos desde allí hasta la playa de Cassandoca. El camino es en su mayor parte bajo la sombra de la selva atlántica, salvo una brava subida en un área completamente deforestada. En el sendero encontramos tres niños que volvían de la escuela. Pobres niños, hacer todos los días el sendero entre Saco das Bananas y Cassandoca, y de allí en minibus a Maranduba. Se merececen algún premio. Al llegar a Cassandoca nos encontramos con la marea altísima, por lo que tuvimos que descender una roca con ayuda de una cuerda que algún buen samaritano ha instalado allí. Y meternos al agua, que no era mucha pero refrescaba los piés cansados. Con marea baja hay otras opciones. Cassandoca es área quilombola, pero ni un negro había por allí, y todos los quioscos estaban cerrados, por lo que la cerveza tan ansiada tuvo que esperar hasta el regreso a casa de Paulão y Mabel. Llamamos al taxi Uber, que en realidad fue el gentil Paulão una vez más, que no sólo nos buscó: También tenía preparado un franguinho y cerveja gelada esperándonos en su casa. 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Busca tu hotel

Booking.com

Usuarios registrados

Videos