EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Algunos datos

Willemstad es la capital de Curaçao, en las Antillas Holandesas. Tiene unos 100.000 habitantes, que hablan holandés, papiamento, inglés y español en su mayoría. Por si alguien se interesa, las coordenadas son 12°06′07″N 68°54′08″O con link a Geohack. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad, a causa de su arquitectura colonial

 

Nuestra visita a Willemstad

 

001
002
003
004
005
006
007
008
009
010
011
012
013
014
015
016
017
018
019
020
021
022
023
024
025
026
027
028
029
030
01/30 
start stop menos mas

Media hora desde Aruba, en un avion Short 360 irlandés, fue lo que nos tomó llegar a la isla de Curaçao. O Curacao, o Curazao según el idioma. Los locales prefieren escribir Kursow. Como sea. Llegamos, y nuestro guía previamente contratado nos llevó, como primera actividad, a conocer la fábrica de licor que da fama a la isla. Tomamos Curacao (así escriben en la botella) de todos los colores, y partimos a conocer Aguas Españolas, en el norte de la isla. Esto de tener un guía que te habla de esto y aquello es bastante plomo, pero el aire acondicionado del lujoso SUV Toyota que nos transporta, lo hace más tolerable. Por fin nos separamos, frente al puente de pontones que vincula ambas partes de Willemstad: Punda (establecido en 1634) y Otrobanda. Es un puente giratorio, flotante, que se abre para dejar paso a los grandes buques que entran al puerto natural de Curaçao. Caminamos por el mercado flotante, por el centro, y cruzamos a Otrobanda, más popular y más deteriorado, menos turístico, pero más cultural. Callecitas y pasajes repiten en su transcurso el colorido, incluso en un pequeño barrio de casitas económicas. De vuelta en el auto, volvimos para recorrer a pié (ya habíamos pasado en auto) el barrio judío, con sus magníficas mansiones. No en vano la primer sinagoga del continente americano, Mikvé Israel-Emanuel está aquí. Sólo hemos pasado dos horas en la ciudad, pero apenas tenemos para un día en la isla, así que continuamos hacia las playas.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Aviso a los navegantes

Busca tu hotel

Booking.com

Usuarios registrados