EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Algunos datos

En construcción, disculpe las molestias

 

De utilidad para el turista
  • El aeropuerto de Hue se llama Phu Bai (HUI) y está a 15 km de la ciudad. Hay un servicio de buses al centro de Hué, cuesta 40.000 dongs. 
  • La estación de trenes es casi céntrica. Cruzando el puente que hay a la salida, y continuando siempre de frente, se puede ir caminando a la zona hotelera.
  • No hay una terminal de buses. Los buses paran sobre la Av. Le Loi o bien sobre la Av. Hung Vuong, proximos al puente Truong Tien. Hay buses nocturnos a Vientiane, Laos.
  • La zona de restaurantes y hoteles se encuentra en el extremo opuesto a la estación de trenes de la Avenida Le Loi.
  • También sobre Av. Le Loi, en proximidades del puente Truong Tien amarran los barcos turísticos.
  • Hay infinidad de hoteles, no es necesario reservar.
  • El río Perfume la cruza de oeste a este, por lo que es muy fácil orientarse. En la orilla norte está la ciudad imperial, y al sur hoteles, restaurantes y a algunos km las tumbas imperiales.
  • Desde la zona hotelera se puede caminar hasta la ciudad amurallada.
  • Para visistar las tumbas, habrá que pagar un taxi o un mototaxi. Un taxi con precio fijo, para visitar tres o más tumbas pude contratarse en el hotel donde nos alojemos.
  • La pagoda Thien Mu, puede ser un buen objetivo a vistar en barco.
  • El clima es lluvioso, sobre todo en invierno, entre febrero y marzo. Nunca está demás cargar un paraguas. La temperatura nocturna de invierno puede ser tan poco como 8º. Los meses de verano son más secos, y la temperatura puede superar los 30º.
  • La seguridad es alta, pero las pequeñas estafas a los turistas abundan, como en todo Vietnam.
  • La electricidad es de 220 v, con tomas de patas cilíndricas
  • La moneda es el Dong vietnamita (VND). Un USD compra unos 23.000 dongs (marzo 17). Hay casas de cambio por toda la ciudad, especialmente en proximidades de los hoteles. Hay algunos cajeros automáticos, los más comunes son del Vietcombank y Agribank. La extracción mayor es de 2 millones de dongs, digamos unos 100 USD. Visa y Mastercard son aceptadas, pero el dinero por excelencia es el efectivo.

 

Botonhoteles

 

Lugares de interés
  • La ciudad amurallada
  • Las tumbas imperiales
  • La pagoda Thien Mu, sobre el río Perfume

 

Tres días y medio en Hué

3 de abril de 2016 - Bus cama - En parte bordeando el mar, bajo la montaña en un larguísimo túnel, y también con algunos campos de arroz a la vista, llegamos a Hué desde Hoi An, en un bus cama de la empresa Queen Cafe Open Bus, que no tiene ni reina ni café ni es open. La disposición dentro es bien curiosa: tres filas de asientos, mas que asientos, literas, que hacen una cama con la espalda apenas inclinada. Como cuchetas, hay arriba y abajo. O sea que hay dos pasillos. El viaje fue de cuatro horas, no pude decidir si estaba cómodo o incómodo.

Hue
Hue
Hue
Hue
Hue
Hue
Hue
Hue
Hue
Hue
Hue
Hue
Hue
Hue
Hue
Hue
Hue
Hue
Hue
Hue
Hue
HueBelleza oriental en la tumba de Tu Duc
01/21 
start stop menos mas

Nos recibieron con un trago fresco en el Canary Boutique Hotel. El cuarto es pequeño pero impecable, baño ídem, aire acondicionado, tele, desayuno por u$s 18, muy bien. Paseamos por la costa del río,  que se llama Perfume, nombre bastante raro por estos pagos. En algún mapa dice Song Huong, quiero suponer que esto significa Perfume.


4 de abril de 2016 - La ciudad prohibida - Como los chinos, el imperio de la dinastía Nguyen tuvo su ciudadela, con una ciudad prohibida en su interior. Toda la mañana y algo más dimos vuelta por templos, largas galerías y salones. Gran parte reconstruida al detalle, otras que hay que imaginarse, pues estamos en zona frontera, y la guerra fue intensa, y la ciudad fue bombardeada. de camino a la ciudad imperial hay un museo lleno de artefactos de guerra que los yankees dejaron antes de salir con el rabo entre las patas. No lo visitamos. La visita a la ciudadela es imprescindible, y da una buena idea acerca de la vida de los emperadores. La arquitectura parece, mas bien es, de estilo chino. Como bien me explicó un chino turista, la arquitectura es igual a la de ellos, aunque ellos (los chinos) hacían todo más grande. Derretidos por el sol, dejamos la visita a un museo de antigüedades reales para mañana, y descansamos toda la siesta abrazados al acondicionador de aire del cuarto. Por la tarde compramos tickets  para el bus a Han Oi, o Hanoi, y cenamos temprano en un restaurante para turistas. Hot Tuna se llama. Nos gustó.

5 de abril de 2016 - Las tumbas - Varios emperadores se hicieron su tumba antes de mudarse a donde sea que van los vietnamitas cuando estiran las patas. Buscaron bonitos lugares en las montañas proximas, y se hicieron unos palacios rodeados de parques. Visitamos tres de ellas, en un auto con chófer. Primero la de Tu Duc, monumental, un tipo que los llenó de impuestos a los pobres vietnamitas, y les subió las tarifas de agua, luz, internet, transporte, peajes en autopistas, gas y telefonía celular hasta las nubes. El eterno retorno, decía Nietzche, aunque no creo que estuviera pensando en el gobierno de Macri. Luego la de Khai Dhin, mas pequeña pero lujosa, con un baldaquino que parece de seda pero es de cemento sobre su estatua dorada sobre su tumba. Y al final la de Minh Mang, con hermosos bosques y lagos. Este último no quiso un palacio para su tumba, se hizo un túmulo circular, con un túnel en cuyo final yace. La puerta del túnel solo se abre para su cumpleaños, obviamente no llegamos en el día adecuado. El paseo entre las montañas, con grandes rios y plantaciones de árboles vino bien para ver algo de las costumbres campesinas, que no son muy campesinas, por ser tierras suburbanas. Y las tumbas de las gentes comunes, más o menos agrupadas, sin llegar a ser cementerios organizados, con cercos rectangulares, u ovalados. Las circulares a veces con forma de loto. Algunas con cruces, otras con estelas funerarias. No se usan las flores.

Por la tarde hemos visitado el Museo de antigüedades reales, que ayer postergamos por derretimiento. No hay mucho para ver, pero no es cuestión de desperdiciar la entrada incluida en el precio de la ciudadela. Nos atrajeron especialmente las ropas del emperador Khai Dinh y otras de alguna emperatriz. Regresando hacia el hotel, visitamos el mercado. Un verdadero mercado: Sin pavadas ni camisetas para turistas. Infinidad de puestos con alimentos, especies, pescado seco ¡Que olorcito! Puestos con comidas preparadas, peluquerias, algo de ropa local. Todo en pasillos estrechísimos, y un calor de los mil diablos. A propósito: eso de la cadena de frío en que tantos occidentales confiamos debe ser un cuento. Alli todo está caliente, y mucho, y nadie se muere, suponemos. En el supermercado adyacente no hay casi nadie, pese a que hay aire acondicionado, cadena de frío y todo eso. Repetimos la visita al restaurante de ayer, comida vietnamita, y muuucha cerveza Tiger, alla spina, para simular que sé italiano.

6 de abril de 2016 - Diario escrito por anticipado - Nos despediremos de Ruby, diminuta recepcionista del hotel, y pagaremos, claro. A mediodía habrá que abandonar este hotel, y hacer tiempo en algún lado, hasta las 17:00, hora de partida del bus de nuestra conocida Queen Café Open Bus. Aunque suele haber internet, no escribiré nada. Toda la noche en las no demasiado cómodas cuchetas del bus y llegaremos a Hanoi. La intención es quedarnos brevemente allí, para luego visitar la famosa bahía de Halong.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Aviso a los navegantes

Busca tu hotel

Booking.com

Usuarios registrados