EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Algunos datos

En construcción, disculpe las molestias.

 

Datos prácticos para el turista

En construcción, disculpe las molestias.

  • La electricidad en Francia es de 220/230 voltios, a 50Hz. Los tomacorrientes son del tipo E, es decir que cuentan con dos orificios cilíndricos hembra, y una pata macho también cilíndrica para tierra, todo esto recedido dentro de un orificio circular. Pero esto, que parece complicado, recibe también ficha macho del tipo C, la más común en muchos países europeos y americanos, aquella de dos patas cilíndricas. Ver tipos de enchufes y clavijas.
  • La moneda es el euro, con código EUR. Hay bancos, casas de cambio y cajeros electrónicos en la ciudad. Visa y Mastercard son las tarjetas más aceptadas. Conversión exacta y actualizada de EUR to USD
  • El idioma es el francés. En muchas regiones se hablan dialectos conjuntamente con el francés, como por ejemplo el corso, en Córcega. Entre las personas conectadas al turismo es común encontrar quienes hablen otros idiomas.

 

Nuestra visita al ParqueNatural Regional de Córcega

En construcción, disculpe las molestias.

002
004
006
008
010
012
014
020
022
024
026
028
032
034
036
038
01/16 
start stop menos mas
1º de junio de 2018 - 20º día de viaje - Ospedale y Zonza - Sin apuros, luego del cafe o lait avec des croissants en nuestra residencia, enfilamos hacia las montañas, que están aquí nomás. 20 Kilómetros por una buena y sinuosa carretera, y cruzamos Ospedale, que no es feo, pero intrascendente. Poco más arriba está la represa (barrage) del mismo nombre, de aguas transparentes y tranquilas, bonito lugar para hacer picnic. Unas cuantas curvas más, y allá está Zonza. Otro pueblo diminuto, pero muy simpático desde donde es posible descender al otro lado de la isla, por ejemplo a Sartène y Propiano. Debe ser un bello paseo. El pueblito balconea a un valle entre montañas, buen espectáculo. Tomamos cerveza, compramos unas galletas regionales muy ricas, y hasta estacionamos sin mucho problema, por lo que el pueblo, de por sí agradable, nos encantó. Obviamente hubo bromas con el nombre del pueblo. El que mejor nos salió es algo así: ¿De dónde sos? Soy de Zonza. No te pregunté por tu inteligencia, te pregunté por tu lugar de nacimiento. Ya que es cerca, decidimos subir hasta el Coll de Bavella, a 1218 msnm, y desde donde se contempla el macizo de igual nombre, con formaciones rocosas muy interesantes. A la vera de un arroyito hubo picnic, con el buen lomo comprado en Sartène (O Sarte´, en corso). Emprendimos el regreso, planeando parar luego del Col de Ilarata (1068 msnm) para visitar la cascada Piscia di Ghjaddu. Los nombres en corso son complicados, con muchas letras, y con la j haciendo de "i". El sendero parte de un estacionamiento (€ 4,00) y en más o menos una hora de caminata casi siempre en bajada se llega a la tal cascada, muy alta. En el camino se aprecian algunas rocas de forma muy curiosa, como el Centinela, que obviamente mira a todo el valle circundante. La última parte del sendero es un descenso muy fuerte entre piedras, donde unas cuerdas ayudan a no ir a parar al carajo. En el mirador, que tiene mucha vegetación, se vé parcialmente la cascada. Para verla mejor es necesario descender un poco más allá de la parte asegurada con cuerdas. Obviamente, el regreso es una fuerte subida en su primer tramo, y luego el resto es por pendientes amigables. La hora de ascensos nos dejó sedientos, por lo que en el bar del estacionamiento (hay dos) hubo que beber dos buenas cervezas Pietra, birra local que se hace como cualquier otra, pero le agregan harina de bellotas, que le da un amargo delicado. El envase dice farine de chatagnes. Aún hubo otra parada en un mirador del camino, desde donde se ve grandísima parte de Sud-Corse. Hay una de esas fotos donde están los nombres de los accidentes geográficos que uno ve, muy útil. Este ha sido mi día favorito de viaje (hasta ahora) pues ha transcurrido entre ms amigas las montañas. La playa es para los cangrejos, dice un amigo navegante, y yo concuerdo. Me gusta ver las playas, pero desde un velero. O como en este caso, desde un mirador a buena altura en alguna ladera montañosa.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Busca tu hotel

Booking.com

Usuarios registrados

Videos