EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Algunos datos

 

Un tanto fuera de los recorridos del turismo internacional, Montecatini Terme es una bonita ciudad de la Provincia de Pistoia en la Toscana. A fines del siglo XIX y comienzos del XX, se desarrolló allí una estación de turismo termal, que continúa hasta hoy, y que es, claro, la razón del nombre de la localidad. Fue en esas épocas un centro termal importantísimo, de categoría internacional. Dato curioso: en 1957 murió allí Christian Dior. Queda a unos 45 km de Florencia. Las coordenadas, con link a Geohack son: 43°52′58″N 10°46′16″E

 
Conociendo Montecatini Terme

 

Montecattini00
Montecattini01
Montecattini02
Montecattini03
Montecattini04
Montecattini05
Montecattini08
Montecattini08a
Montecattini08b
Montecattini08c
Montecattini08d
Montecattini09
Montecattini09a
Montecattini10
Montecattini10a
Montecattini11
Montecattini12
Montecattini13
01/18 
start stop menos mas

En razón de que durante una buena parte de nuestra estadía en Italia Paolo y Nella nos dan alojamiento en su casa, hemos recorido Montecatini Terme varias veces. Aclaro: la casa de Paolo y Nella queda más exactamente en Monsumanno Terme, localidad muy próxima, tan próxima que no nos ha quedado claro dónde es que una se convierte en otra. Nuestra primera visión de Montecatini acontece el 17 de mayo de 2010. Anoto en el diario de viaje: Salimos con Paolo a dar una vuelta por Montecatini. Paseamos por sus calles principales, y hasta subimos a una original calesita de dos pisos. Vecino a la calesita, contemplamos el Hotel Excelsior, un lujo de la época del esplendor del turismo termal. Inspeccionamos el edificio de las termas (no entramos) y como trámite del día alquilamos un auto para los próximos paseos. Otra anotación del diario, el 19 de mayo: Hemos recorrido el icoop, un supermercado con shoping. Aprovechamos la ocasión para renovar nuestro celular, tan pobrecito que no funciona aquí. Siguiendo el paseo, nos hemos sentado en Gambrinus, cervecería (como corresponde al nombre) emplazada en el pórtico de un bonito edificio del siglo pasado. Pasamos largo rato allí, disfrutando de la conversación y la cerveza. Varios días despues, el 8 de junio, apenas llegados de Milano, y luego de la cena, temprana, hemos subido en el antiguo funicular (1898) hasta Montecatini Alto. Lugar encantador, con excelente vista de todo Montecatini. Somos un grupo grande: Enzo y Marcela, Nino y Silvana, Paolo y Nella, y nosotros dos. Amén del recorrido por las callecitas, nos instalamos a cervecear en un barcito debajo de las clásicas sombrillas callejeras. Al regreso, nos acomodamos en el "balcón" delantero del carromato funicular, y disfrutamos de la "emoción" de la bajada.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Aviso a los navegantes

Busca tu hotel

Booking.com

Usuarios registrados