EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
P1090160
P1090169
P1090172
P1090204
P1090217
P1090248
P1090262
P1090264
P1090282
P1090336
P1090337
P1090338
01/12 
start stop menos mas

Con el acostumbrado madrugón, luego del desayuno algo pobre del hotel, nos subimos a un tren intercity, y dejamos Roma. En dos horas estuvimos en Nápoles. No se crea que este tren (el intercity) viaja despacio, simplemente para varias veces, mientras el AV no lo hace. Pero era más barato y salía más temprano, lo que nos ahorró la espera, para llegar algo antes.

En un instante encontramos el metropolitano “Circunvesuviana” que nos llevaría en cuarenta minutos a las ruinas. Pero nos llevó algo más. Por preguntar tomamos uno levemente equivocado, que iba a Pompei, pero donde está la iglesia y no las ruinas. Hay una bifurcación antes de ambas. Para remacharla, cuando señalaba a Glo el error cometido, un morocho nos insistió que Pompeya era en dos estaciones más. Un poco para no desairarlo y otro poco porque sí, llegamos hasta la Pompeya de la puta iglesia, y sin salir de la estación volvimos a Torre Anunziatta, desde donde pudimos tomar otro tren a nuestro destino: Pompei Scavi.

Entrada a las ruinas: doce euros por cabeza. A poco de entrar, descubrimos que muy bien invertidos. Ruinas impresionantes. Imágenes estremecedoras. No es fácil ver animales y personas (no son muchas) convertidas en piedra por gentileza del Vesubio. Irónicamente es la desgracia de Pompeya la que la ha convertido en patrimonio de la humanidad. Caminamos más de cuatro horas bajo el sol calcinante y el calor agobiante que aportan las ruinas. Nos repusimos a la salida, con las infaltables cervezas. Otra vez la Circunvesuviana, sin problemas. Y el Frecciarrosa, alta velocidad, una hora en Roma, dormí todo el trayecto. Roma: Pizza, más birra, cama, nunca tan apreciada.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Aviso a los navegantes

Busca tu hotel

Booking.com

Usuarios registrados