EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Algunos datos

 

En construcción, disculpe las molestias.

 

De utilidad al turista

 

En construcción, disculpe las molestias.

 

Una estadía en mayo de 2015

002
004
006
008
010
012
014
016
018
1/9 
start stop menos mas
1 de junio de 2015 - Lisboa y Óbidos - Hoy sin apuro alguno, desayunamos en nuestro departamento lisboeta, y después de las nueve bordeamos como de costumbre el cementerio de los ingleses, y, sin prestar mucha atención nos subimos al tranvía 28. Algo debe haber estado mal, porque al rato nos dimos cuenta que el recorrido era distinto. Por suerte el nuevo paseo concluyó, junto con el recorrido, en el Cais do Sodré. Cerca de la estación del metro. Unas cuantas estaciones después llegamos a Campo Grande. Que debería ser una terminal de buses, pero son distintas paradas callejeras de buses urbanos e interurbanos a la vera de un gran estadio de futebol. Encontramos el nuestro, y a mediodía, llegamos a la simpática Vila de Óbidos. Soplaba una brisa fresca y las nubes eran densas. No nos dejamos intimidar, y recorrimos las pocas calles empedradas, sin que nos faltara subir las murallas, muy integras aún hoy en día. Visitamos una iglesia convertida en librería, la única iglesia donde se puede aprender algo útil, o pensar, que he visto en mi vida. Y ya cumplida la "visitação" nos instalamos en un bar a ver pasar a los turistas. Que eran ya pocos, pues los turistas de ómnibus y grupo los llevan temprano a algún otro lado. Salió el sol, por lo que hicimos otra ronda de fotos. Tomamos ginjinha, o sea guindado, que es la especialidad local. Lo sirven en una tacita hecha de chocolate, buena idea que permite beber y luego comerse el recipiente. Cuando cruzamos la puerta de la Vila para irnos, Gandalf, con quien me había sacado una foto al entrar, se había ido, seguramente por falta de clientes. Hecho el viaje inverso, volvimos al departamento, no sin tomar otro tranvía equivocado, que también nos dejó cerca de nuestro objetivo.

 

Un vídeo: Lisboa, Sintra y Óbidos

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Aviso a los navegantes

Busca tu hotel

Booking.com

Usuarios registrados