EstuvimoS

Las personas no hacen el viaje, el viaje hace a las personas

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Algunos datos

En construcción, disculpe las molestias.

 

De utilidad al turista

En construcción, disculpe las molestias.

Conversión exacta de EUR a USD

 

Una estadía en mayo de 2015

002
004
006
008
010
012
014
016
050
052
054
058
01/12 
start stop menos mas
31 de mayo de 2015 - Lisboa y Sintra - En tren, en unos cuarenta minutos, se llega desde Lisboa (estación Santa Apolonia) a la fabulosa Sintra. Bosques, palacios de cuento de hadas es lo que sorprende al turista, y no fuimos la excepción. Una breve caminata te lleva desde la estación de tren hasta el Palacio Nacional. Y, aunque a esta altura del viaje nos sentimos poco inclinados a visitar museos, palacios y castillos, abonamos la entrada, € 10 por cabeza, aunque pagamos algo menos haciéndonos pasar como mayores de 65 años (parece que parecemos). No nos decepcionamos, regias salas con su mobiliario, la cama de algún rey, una pagoda en miniatura no tan miniatura, de marfil. La cocina, que nos interesó mucho, ya que nunca se vé en estas visitas algo de la vida real. Que tiene dos delirantes chimeneas cónicas. Chimeneas más que fotogénicas desde el exterior. Faltaría mostrasen en los palacios, y éste no fue la excepción, donde cagaban las reinas y las princesas, que, como todo el mundo sospecha, cagan como el mejor. Del palacio nos mudamos a la Quinta de la Regaleira. Esto ya es difícil de describir. La casa, y todo lo demás, son proyecto de Luigi Manini, arquitecto y decorador, que durante catorce años diseñó absolutamente todo, en estilo neomanuelino. Pero además, como se dedicaba a la decoración de escenarios operisticos, la fantasia desborda en torres, grutas, fuentes, chimeneas, y donde uno ponga el ojo. Como si todo eso fuera poco, esta el Pozo Iniciatico, curiosa torre que se introduce en la tierra. No acaba allí el desborde de imaginación. Una  red de túneles llega hasta el fondo, asi que entramos por la "cima"  de esta torre invertida, y acabamos saliendo por detrás de una cascada, aunque hay otras opciones. Este delirio fue propiedad de un tal Carvalho Monteiro, magnate luso-brasilero. En este caso la entrada, € 5 sin descuentos, por persona, bien vale el gasto. Volvimos en tren, uno cada media hora, al mismo precio que el tranvia, el metro, o el bus que uno toma en Lisboa. No visitamos los dos o tres castillos en la cima de las colinas circundantes, por falta de voluntad, que no de tiempo. 

 

Un vídeo: Lisboa, Sintra y Óbidos

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1_480x360
2_480x360
3_517x360
5_ 233 _480x360
6_1030617_480x360
7_480x360
9_ 206 _437x360
Avion
Baptisterio
Cariatides
El Gigante
Empadas
Firenze01
Firenze02
Fuego
Hydra00
Hydra01
Hydra02
Lagaña
Lagaña
Milan
Naranjas Pompeya
Pescadores
Rio
Roma Coliseo
Roma Monjas
SaoPedro
Siena
Venezia
Yo
a 170 _576x360
a 242 _486x360
p1010072_480x360
p1020818_480x360
p1070846 gloria hydra_480x360
p1080018_480x360
p1100689_604x360
rsp1020605_532x360

Usuarios registrados

Buscar

Quién está en línea

Hay 177 invitados y ningún miembro en línea