Vista desde la "Igrejinha" del sendero del Corcovado, Ubatuba, litoral norte del estado de San Pablo, Brasila

Algunos datos

El sendero (trilha) del Pico do Corcovado de Ubatuba supera un desnivel próximo a los 1000 metros en el Municipio de Ubatuba, Estado de San Pablo, Brasil. Se extiende desde proximidades del barrio del Corcovado, hasta la cumbre de este pico integrante de la Sierra del Mar, en el litoral norte del estado paulista. Existe otro acceso al Pico do Corcovado, a través del Parque Estadual da Serra do Mar, que se describe en el artículo Ascenso del Corcovado de www.estuvimos.com.ar

El trayecto desde el inicio hasta el mirador de la "igrejinha" (aproximadamente 460 msnm.) se describe a continuación.

Atención: desde 2015, la policía florestal controla el acceso, e impide hacer cualquier recorrido sin guía. No sabemos si este control es permanente, en todo caso es mucho más probable encontrarla en dias feriados y feriados largos.

Info práctica
  • El aeropuerto más cercano es el aeropuerto internacional de São Paulo, Llamado Guarulhos, Código GRU. En él hay de todo lo que se pueda necesitar. Bancos, cajeros automáticos, casas de cambio (no muy recomendables), etc. Hay tres terminales. A la salida de la terminal 2 está la boletería de los autobuses, incluyendo los que van a São Jose dos Campos.
  • Para acceder a la ciudad balnearia de Ubatuba hay buses de la empresa Litoránea - Passaro Marron, que salen desde el aeropuerto, siendo uno al día directo, y varios otros con combinación en São Jose dos Campos. El costo ronda los R$ 72,00.
  • Para acceder al inicio del sendero, desde la ciudad de Ubatuba, lo más económico es tomar un bus urbano en la terminal de buses urbanos, céntrica (preguntar por la "rodoviaria dos Verdebús"). El marcado "Corcovado" es el indicado. El costo será de R$ 4,50. Hay que bajarse antes de llegar al brrio Corcovado propiamente dicho. Pedir ayuda al chofer, o, si nos pasamos, es una corta caminata en descenso.
  • La opción cómoda es alquilar un automóvil. En el aeródromo de Ubatuba (no hay vuelos regulares) está Avis. Frente a la terminal de buses de media distancia llamada São Jose, a 150 metros de la terminal urbana, Está César Vehículos, que alquila vehículos a precio convenientes, pero no en impecable estado.
  • El auto se puede dejar en 23°28´26"S 45°11´46¨O frente a la casa de un nipobrasilero, el Sr. Tozaki, que tiene un cartelito con el nombre de la familia.
  • Desde la casa de los Tozaki, hay tres opciones, mirando la casa: a derecha no, a izquierda no, tomar la callecita del medio, la menos marcada. Se camina por esta pequeña calle de tierra hasta una casa amarilla, en el inicio del sendero. Se bordea previamente una cancha de fútbol, y se cruza una cadena que atraviesa la callecita.
  • Fundamental: el inicio del sendero está en 23°28´26"S 45°11´47"O, frente a una casa amarilla y blanca
  • Allí, frente a la casa amarilla, es donde uno puede errar: el sendero bordea la casa, pero hay otro que sigue bien al frente y conduce a un criadero de peces y un bananal. Si se llegó al criadero, es hora de regresar.
  • Bordeando la casa, el sendero desciende suavemente hacia el río, pero es necesario doblar a la izquierda unos 100 metros antes de llegar al río. Si llegó al río, es también el momento de retroceder.
  • Ya en el sendero correcto, luego de atravesar una "pinguela" (puente precario para peatones) sobre un canal, se cruza el río: hay unas piedras estratégicamente ubicadas.
  • A partir del río no hay forma de perderse. Sólo aparecen dos desvíos, cortos, que llegan al río, para abastecerse de agua.
  • El sendero tiene siempre el río a la izquierda, aunque no siempre visible.
  • El sendero es de esfuerzo alto, no apto para quien no esté en buena forma física. Ni siquiera hasta la "Igrejinha" (un tercio del camino) debe creerse que es fácil.
  • En unas dos horas (quizás menos) de ascenso se llega a unas piedras enormes, que suelen ser llamadas "Igrejinha", es decir iglesia pequeña. Es el único mirador que existe en el sendero, por lo que quienes estén interesados sólo en ver el paisaje, no precisan subir más. Destacamos: éste es el primero y uno entre pocos puntos del sendero desde donde hay vista al valle.
  • Al final de este grupo de piedras se accede al mirador, que ofrece vistas sobre el municipio de Ubatuba, y los de Caraguatatuba e Ilhabela.
  • La posición del mirador es: 23°27´40°S 45°11´45"O y su altura es de aproximadamente 460 msnm.
  • El trayecto completo (hasta el Pico do Corcovado) para gps puede obtenerse wikiloc.com
  • Existen empresas en el centro de Ubatuba que ofrecen servicio de guía (la guía no es muy necesaria para aquellos con experiencia en trekking, pero actualmente la policia florestal exige guías) y equipamiento para pasar la noche en la cumbre del Corcovado. Averiguar en la Oficina de Turismo de Ubatuba
  • La policía florestal sólo controla el acceso de vez en cuando. El riesgo de ir sin guía es alto para quienes no tengan experiencia en senderos de montaña y selva. Desconsejamos el intento.

Clima, moneda, electricidad e idioma

  • El clima es tropical. Llueve mucho, muchísimo en primavera y verano. Julio es el més mas seco, con escasas lluvias. La temperatura mínima en julio puede ser de 15°C. La máxima en verano puede ascender a 33°C. Aún en invierno la temperatura del agua no desciende de los 20°c, lo que la hace razonable para nadar todo el año, y en verano la temperatura del agua rondará los 24°C. Datos y gráficos del clima de Ubatuba en todo el año.
  • La electricidad es de 117 v, 60 ciclos. Los tomas son de tipo N, pero los de tipo europeo de dos patas cilíndricas pueden ser usados. Atención: Esta configuración no es válida para todo Brasil. Pueden encontrarse otro tipos de tomacorriente y voltaje 220 en otras ciudades. Será necesario preguntar la configuración en cada caso. Ver los tipos de tomacorrientes.
  • La moneda es el Real, representado como R$, con código BRL. Hay diversos bancos y cajeros automáticos en la ciudad. Las tarjetas de crédito y débito son ampliamente aceptadas, salvo en lugares muy modestos. Conversión exacta y actualizada de USD a BRL
  • El idioma es el portugués de Brasil. Los hispanoparlantes si hablan claro, despacio, y sin modismos serán entendidos. Lo menos efectivo es tratar de hablar en portugués, si no se lo habla verdaderamente.

Relato de un ascenso frustrado y otro exitoso

23 de junio de 2014. No muy temprano y con la expectativa de subir una parte del Sendero del Corcovado de Ubatuba, luego de preguntar algunas veces, llegamos en nuestro auto hasta el punto adecuado para abandonarlo.

No sin antes errar el camino en auto, y aparecer en la Aldea Renascer, una aldea aborigen. Una señora con los rasgos típicos de los tupí-guaraníes nos indicó que debíamos volver hasta la casa del japonés. Esta casa figura en todas las descripciones de internet que hablan del Sendero del Corcovado. Volvimos. Dejamos el auto. Cruzamos una cadena atravesada en la callecita. Dejamos a la derecha una cancha de futbol. Encontramos una casa amarilla. Seguimos caminando en la misma dirección, aunque vimos posibilidad de doblar a la derecha o a la izquierda. Poco después, bordeamos una laguna artificial, con cartel de "criadero de peces" Sacamos fotos de hermosas victorias regias que flotaban allí. Seguimos. Llegamos a un bananal. La senda se hizo casi imperceptible. Una media hora después, al borde de un arroyito, nos convencimos de desistir. Regresamos algo frustrados, y nos fuimos a comer nuestros sandwiches a una playa cercana. Por la tarde, frente a la computadora, me enteré que nuestro camino está descripto. Y que no es por allí. En la casa amarilla, hay que doblar a la derecha. Volveremos.

25 de junio de 2014Una vez más, estacionamos cerca de la casa del japonés. Caminamos por la callecita hasta la casa amarilla, y doblamos, como se debe, a la derecha. Sorteamos algunos charcos, y antes de llegar al río, luego de pasar una pinguela (puente precario hecho con ramas) doblamos a la izquierda. Todo como dicen los relatos de internet. Llegamos al río, cruzamos por las piedras, y empezó el verdadero sendero. La primera media hora, o algo así, sólo hay pequeñas subidas y bajadas. Pero cuando empieza la pendiente... Las raíces de los árboles hacen de escalones, y la pendiente es fuerte de verdad. Hay algunos desvios cortos para buscar agua, bienvenidos, y con pequeñas cascadas. Ya cerca de la "igrejinha" superamos un paso algo complicado en unas piedras (nada del otro mundo), y finalmente encontramos nuestro objetivo. Un grupo de enormes piedras, una de las cuales parece estar a punto de rodar barranca abajo. Subiendo un poco más por el sendero, llegamos al mirador. ¡Qué belleza! Toda la costa, la Ponta da Fortaleza, y hasta la lejana Ilhabela. Comimos palta y atún sobre pan integral, y seguimos mirando el mar y las playas. Iniciamos el descenso y aprovechamos una de las pequeñas cachoeiras (cascadas) para un refrescante baño. El calor dentro de la selva es intenso, aún en junio. El regreso es bastante exigente con las rodillas, pero regresamos a casa felices con la experiencia.