Seleccione su idioma

Monastir, Túnez

Monastir, (proveniente del latin monasterium) es la capital de la Gobernación de Monastir. Es una pequeña ciudad costera tunecina, centro turístico, situada al sur de Susa (Túnez), a 162 km de la ciudad de Túnez. Tiene 10535 habitantes.

Info práctica para el viajero

  • Hay un aeropuerto internacional en Monastir llamado Habib Bourghiba, código MIR. Tiene un sitio oficial (en inglés). Hay algunos comercios y servicios. Dos empresas de alquiler de automóviles. Básicamente recibe vuelos desde Europa. Hacen vuelos regulares las siguientes compañías: TunisAir, Nouvelair Tunisia, HiSky Europp, TapTransavia France, Neos.
  • El principal aeropuerto internacional del país es el de la ciudad de Túnez. Para datos completos de este aeropuerto, vea nuestro artículo Ciudad de Túnez.
  • Para llegar a la ciudad desde el aeropuerto de Monastir, es posible tomar el autobús urbano número 52, que nos dejará en la medina. Tiene buena frecuencia durante el día. La parada está a la salida del aeropuerto, sobre la ruta a Monastir, sin cruzar la ruta. El costo es de  TND 1,00. En sentido inverso, se llega a Sussa, cruzando la ruta para la parada.
  • También es posible ir desde el aeropuerto a Monastir o a Sussa en tren. Hay una estación en el aeropuerto, hay buena frecuencia y cumplimiento del horario razonable. 
  • Hay también servicio de taxis, medido. Los taxis en Túnez son económicos. Para el turista que va a algún resort de playa son la mejor opción.
  • Desde la ciudad de Túnez y desde muchas otras del país se puede llegar a Monastir en tren. La SNCFT (en francés) es la empresa oficial operadora. El tren desde Túnez ciudad es antiguo, deteriorado, carente de ventilación. Da lo mismo comprar primera clase o segunda, nadie presta atención a este detalle. El viaje dura unas tres horas, hay un solo servicio al día. Es un viaje infernal en días de calor. Es imprescindible llevar un litro de agua por persona. Sentarse del lado de la sombra.  No es posible reservar con anticipación, no hay asientos numerados. En sentido inverso, hacia Tunis Ville el tren puede llegar desde otros destinos, lleno, y habrá que viajar parado las tres horas.
  • Existe otra posibilidad para llegar a Monastir desde otras ciudades. Lo llaman "luage". Consiste en unas pequeñas kombis para seis pasajeros. Nada de aire acondicionado, son económicas.
  • En la ciudad, lo ideal es transportarse en taxi. Son rápidos y económicos. Hay algunas líneas de autobuses, aunque muchos tienen su número escrito sólo en árabe.
  • Los puntos de interés son el ribat (fortaleza), el mausoleo de Habib Bourghiba, la medina, la mezquita Habib Bourghiba (no se reciben no creyentes). Todo emplazado a breve distancia peatonal. Bajando hacia el mar, bien visible desde el mausoleo o el ribat, está la Marina Cap Monastir, con restaurantes, bares, un apart hotel con recepción 24 horas, departamentos en alquiler y, claro está, muelles deportivos. Algunos comercios, alquiler de autos, casa de cambio, lavandería. Al caer del sol es un punto de paseo de locales y turistas. Se expende alcohol tanto en bares y restaurantes como en el supermercado anexo, de nombre Magasin General.
  • El supermercado más completo es Monoprix, inmediato a la medina. Detrás de éste, está el mercado de la ciudad, que bien vale la visita.

Clima, moneda, electricidad e idioma

  • El clima de Monastir está dominado por el clima de estepa local. A lo largo del año, hay pocas precipitaciones en Monastir. La temperatura media anual es 19.6 °C. Hay alrededor de 339 mm de precipitaciones en el año. Más datos del clima del todo el año
  • La moneda tunecina es el dinar tunecino, con código TND.. El dinar Se divide en 1000 millimes. Existen billetes de 5, 10, 20 y 50 dinares, y monedas de 1, 2, 5, 10, 20, 50, 100 y 200 millimes, 1/2, 1, 2 y 5 dinares. Las monedas de menos de 100 milimes no tiene uso práctico. Conversión  actualizada de USD a TND
  • La electricidad en Túnez es de 220 v. Los tomacorrientes son de tipo C o E, es decir que en todos los casos aceptarán conectores de 2 patas cilíndricas comunes. Ver los tipos de tomacorrientes.
  • El idioma oficial de Túnez es el árabe, en su forma magrebi, con variantes en distintas ciudades. Este idioma ha desplazado al bereber, que aún es hablado. El idioma del comercio, que es también ampliamente hablado en todo el país es el francés.

Una estadía

6 de septiembre de 2022, martes -  Sussa - Un día plagado de errores - Nuestro ferry desde Palermo, Sicilia, llegó un poco atrasado, pero como dormimos muy bien en nuestra cabina, lo perdonamos. No resultó tan lindo como otros ferries europeos, mas bien todo lo contrario. Desde la amarra hubo que caminar unos 200 metros hasta la estación de pasajeros. Subir dos pisos por rampa, todo esto bajo el ardiente sol. No se crea que al entrar a la estación el calor era menor: nada de aire acondicionado. En la entrada: exhibir los certificados de vacunas covid. Esto parece fácil, pero con las manos húmedas de transpiración hurgar en la mochila no es simple. Siguiente: Fila para el pasaporte y exhibición de reserva de algún hotel. Mientras, llenamos el formulario de ingreso, que quedó desteñido por las gotas de transpiración.  No exagero: el goteo era colosal, nunca experimentado. Primer error. Nos dejamos apurar con un supuesto taxista. El segundo en abordarnos, porque el primero pedía  € 20,00 un disparate a todas luces, son siete kilómetros.  Con el segundo impostor aceptamos 10,00 que al llegar al taxi eran 15,00. Nos negamos, todo quedó en € 10, cuando la tarifa es a lo sumo € 4,00. Al menos llegamos en minutos a la estación de trenes. Quedaban 15 minutos para la salida del tren a Sussa, Nada de dinares. Corrida al banco. Un tunecino nos cede su lugar en la fila. El cajero tiene mucha calma, la cajera próxima habla por teléfono. Hecho. Faltan 5 minutos. Corrida a la billetería, corrida al tren. Segundo error: el tren ni siquiera está, aprendemos que nada es a horario en Túnez. Espera en un pedacito de sombra insuficiente. Veinte minutos. Apretujón para ganar asiento. Asiento en cualquier lado, que demuestra el tercer error: Compramos pasajes de primera clase, pero eso nada importa. Todo es igual, nada es mejor, como dice el tango. Los asientos apenas se mantienen erguidos. Cuarto error: Nos sentamos del lado del sol. Hay unas cortinas para atajarlo, en mal estado. Una de cada tres ventanillas tiene un ventilete que apenas abre. Estamos en marcha, el calor es mortal. Con el inútil apurón por embarcar, nos hemos quedado sin agua. A la hora Gloria desfallece. Una señora (vestida con todos los trapos que impone la moda musulmana, pobre) le convida agua de su botella. En tres horas el tren infernal llega a Sussa. En la estación venden agua, el litro lo bebimos en instantes. El hotel está muy cerca, es lindo, económico, en una peatonal llamada Rue Remada, y tiene la mayor bendición que puede otorgarte Alá en vida: Aire acondicionado. Se llama Hotel Residence Monia. Olvidaba: mi reloj marcaba 47°C dentro del tren.

7 de septiembre de 2022, miércoles - Marina Cap Monastir, Monastir, Túnez - Por la ventana veo mi paisaje favorito: Algunos cientos de palos de veleros. Justo enfrente hay un catamarán Lagoon 40, me mata la envidia maligna, si es que existe la sana. Relato del día. Amanecimos en nuestro lindo hotelito de Sussa. Desayunamos frente al hotel, hicimos tiempo y a las once salimos a buscar un taxi. Por allí apareció la samaritana del día, que nos dijo que un taxi sería "tres chère", que llegáramos hasta la próxima rotonda y buscáramos un minibus (luage) para 6. Había que preguntar a algún polícía, pero el policia nos envió al autobus 52. Una segunda samaritana nos dijo que ella también iba a Monastir, que el 52 para por alli, en 5 minutos. Que fueron al menos 20. Al fin subimos, el guarda nos vendió dos billetes por TND 2,80, aunque luego descubrí que me dió por valor de uno solo, se habrá ganado 1,40. Digamos que un dólar americano riende 3,30 dinares tunecinos. Media horita y llegamos a la medina de Monastir. Un taxi, dos dinares y algo de caminata para arribar a la recepción del complejo. Nuestro departamento, todo en azul y blanco, mira hacia los fingers plagados de veleros como dije al principio.

8 de septiembre de 2022, jueves - Cap Monastir - Ribat y Medina - Hora temprana, intención de esquivar el calor de Monastir en nuestro recorrido turístico. Efectivamente, algo antes de las nueve nos encaminamos al Ribat, que está a no más de 200 metros de nuestro agradable departamento. De todas formas llegamos acalorados a la entrada.  Ocho dinares por persona es la tarifa, algo menos de USD 3,00. Hasta subimos a la torre del ribat, que se llama nador y ofrece buenas vistas del mar y la ciudad. Un ribat es una fortaleza defensiva árabe. Esta fue construida en 796 luego de la conquista árabe. Es la más antigua de todo el Mahgreb. Inspeccionado todo ésto, callejeamos por la medina, es decir el centro histórico. Poco conservado, la modernidad no la ha mejorado nada, por contrario. Ya decididos al regreso, encontramos un supermercado Monoprix, compramos algunas cosas. No hemos visto leche en ningún supermercado, pero sí heladeras y heladeras de yogures. Un puesto callejero ha sido el único lugar con leche (en caja) que hemos visto. Ahora esperamos que el sol descienda para ir a la playa. Es que la sensación térmica ahora, 16:30 horas, es de 44°C.  Con el sol bajando, logramos ir a unas playas que se ven desde el extremo más alejado de la marina. No nos gustaron, colillas de cigarrillos, tapitas, papelitos, mugre en general. El agua cálida y transparente. Mañana probaremos en la del hotel vecino. 

9 de septiembre de 2022, viernes - Monastir, desgraciadamente viernes - Madrugón para investigar la "gare rutière" y preparar el regreso a ciudad de Túnez.  La tal estación de autobuses no tiene autobuses, apenas es una gare de luage, es decir una terminal de minibuses, con capacidad para 6 pasajeros apretujados sin aire acondicionado. Nos convencimos: el tren,  por pésimo que sea, es mejor. Allá fuimos a la gare ferroviaire, para confirmar el único horario, 06:40. Regresamos bordeando la medina, hasta el mausoleo de Habib Bourghiba. Este señor fue el primer presidente de la república de Túnez. Es un conjunto monumental,  muy bello. La tumba en sí está bajo uma cúpula, escoltada por dos esbeltos minaretes. Mejor, vean las fotos. De allí el recorrido turístico nos llevó al mercado, un verdadero desorden de mercancías y gentes. No es muy grande. Nada compramos. Hay cerca una tienda supuestamente oficial de artesanias. Lindos trabajos, y aire acondicionado. Resulté propietario de una camisa muy simple, en promoción, TND 15,00, que  deben ser unos USD 4,00. En camino a la marina, entramos al supermercado vecino, Magasin Général, a comprar cerveza. Desgraciadamente es viernes, los viernes no se vende alcohol en Túnez, desgraciadamente. Una desgracia.

10 de septiembre de 2020, sábado - Monastir - A decir verdad nuestra preocupación del día era reponer el stock de cerveza, agotado ayer, dia de prohibición de venta de alcohol. Otra vez fuimos a la estación (gare) de trenes a comprar los pasajes a Túnez para el miércoles. Podríamos haber preguntado ayer, pero no: se venden sólo en el día. Al costado de la mezquita Habib Bourghiba hay un pequeño museo de vestimentas tradicionales. La entrada es de cinco dinares por persona. Seda, hilos de oro o plata, lujos de otras épocas fueron las ropas ceremoniales que vimos. En el regreso a casa,  compra de cerveza y algunas provisiones. Por la tarde, cuando el sol asesino moderó sus instintos criminales, playa y natación. El agua excelente, fresca sin ser en absoluto fría, y transparente. Nos quedamos hasta que fue noche. Mañana nos mudamos, vamos a la capital, la Ciudad de Túnez.