Salto Grande del sendero de la Pirapitinga, Parque Estadual da Serra do Mar, Estado de San Pablo, Brasil

Algunos datos

El nombre del sendero se debe a los peces endémicos del río que la senda bordea: pirapitingas (Piaractus brachypomus). Se extiende por cinco kilómetros dentro del parque estatal Serra do Mar, en el municipio de San Luis de Paritinga, Estado de San Pablo, Brasil. Es fácil de recorrer, y ofrece al turista la oprtunidad de recorrer la selva que bordea el mar (la poca que queda). No puede hacerse sin el acompañamiento de un monitor del parque, por lo que hay que reservar el día previamente. Los datos para contacto están en la página del Nucleo Santa Virginia del Parque Estadual da Serra do Mar. La entrada desde el pavimento está en el Km. 78,800 de la Rodovia Oswaldo Cruz, es decir la ruta pavimentada que conecta las ciudades de Taubaté, San Luis de Paraitinga y Ubatuba, todas del Estado de San Pablo, Brasil.

Datos útiles para el caminante

  • El aeropuerto más cercano es el aeropuerto internacional de São Paulo, Llamado Guarulhos, Código GRU. En él hay de todo lo que se pueda necesitar. Bancos, cajeros automáticos, casas de cambio (no muy recomendables), etc. Hay tres terminales. A la salida de la terminal 2 está la boletería de los autobuses, incluyendo los que van a São Jose dos Campos, desde donde encontraremos bus hasta Tatubaté, ciudad más próxima a nuestro destino, donde podremos tomar bus a São Luiz de Paraitinga, próxima al parque estadual. Un taxi será la continuación hasta el Parque Estadual da Serra do Mar.
  • En realidad, lo más común es acceder desde la ciudad balnearia de Ubatuba. Hasta Ubatuba, hay buses de la empresa Litoránea - Passaro Marron, que salen desde el aeropuerto, siendo uno al día directo, y varios otros con combinación en São Jose dos Campos. El costo ronda los R$ 72,00.
  • Posición geográfica (sobre la ruta SP125 Taubaté-Ubatuba) de la entrada de tierra al parque: 23°21´15"S 45°07´47"O
  • A 3,5 km, está el centro de recepción, por camino de tierra, muy bien mantenido. La posición es: 23°20´10"S 45°08´46"O. Datos de contacto, horarios y días de visita del Parque Estadual Serra do Mar, núcleo Santa Virginia.
  • En el centro de recepción hay sanitarios muy limpios.
  • Hay tres senderos que parten de allí: Trilha da Pirapitinga, Trilha do Poço de Pito y Trilha do Ipiranga. En nuestro caso escogimos la de Pirapitinga.
  • La mejor época para estos senderos es el invierno: tiempo seco con escasas lluviay temperaturas agradables para la actividad física. Todo el año llueve, y mucho. 
  • La hora en que hay que presentarse es a las 09:00. El turista inexperto en rutas brasileras, debe estimar el doble de tiempo que en una ruta de llanura, en razón de caminos sinuosos, abundancia de lomos de burro, vehículos lentos en tramos de sierra, etc. 
  • Si se accede al parque desde Ubatuba, existen doce kilómetros de camino extremadamente sinuoso, en subida. Muy bonito, pero resbaloso con niebla (por la mañana hay siempre) y humedad o lluvia, requiere atención redoblada. La niebla es la situación más común, tanto a la mañana como en el descenso por la tarde.
  • La posición del Saltinho es: 23° 20¨ 25"  S 45° 09´ 16" O
  • La posición del Salto Grande es. 23° 20´ 37" S 45° 09´ 21¨ O

Nuestra visita, 4 de julio de2014

Nos costó levantarnos, pero cuando los amigos llegaron estábamos casi listos. Subimos la sierra sin novedad, aunque yo desconfiaba mucho de nuestro autito, cargado con cinco pasajeros.

El camino desde Ubatuba en adelante es bellísimo, con fuertes subidas en el tramo de sierra, con los inconvenientes ya mencionados. Llegamos algo anticipados, ya que en la subida esperábamos niebla, y no la hubo. Nos recibió Andressa, que ya conocíamos de una trilha anterior: Poço de Pito. Esta vez sería ella nuestra guía. Firmamos el libro de visitas, y prontos para partir se nos agregaron tres personas más. El sendero comienza allí mismo, y hace un recorrido circular hasta regresar. Lamentablemente, nos informaron que por causa del partido de fútbol entre Brasil y Colombia, ibamos a recorrer la mitad del sendero. Mis simpatías por tal deporte disminuyeron aún un poco más, si tal cosa fuera posible.  Partimos. El sendero está muy bien conservado, hasta tiene muchos escalones hechos con madera. Siempre preferiremos verdaderos senderos, apenas demarcados, pero aquí no hay opción. Además, estos "reclamos" palidecen cuando uno llega a cualquiera de las cachoeiras (cascadas) que ofrece la senda: Saltinho y Salto Grande. A poco de caminar, bordeando el río Paraibuna, llegamos primero al "Saltinho", que no merece ese diminutivo. Bonito, no es tan pequeño. Allí uno del grupo agregado hizo algo así como una cermonia meditativa, y yo lo catalogué como uno de esos tontuelos que creen pavadas. El positivismo aqueja al autor de estas parrafadas. Continuamos un poco más y llegamos al Salto Grande, una maravilla de lindo. Descansamos una media hora, o algo así. Pensé en bañarme, pero el agua es muy fria, y desistí. En el regreso visitamos un pequeño bromeliario. Nuestro gurú de la meditación nos acometió con una reflexión acerca del karma y del alma inmortal. Yo manifesté que por suerte no tenía esa tal alma, ni mortal ni inmortal, pero los amigos me hicieron callar, con buen criterio. Gente educada, mis amigos. Partimos. Nuetro Fiat nos condujo por el camino de tierra hasta Catuçaba. Catuçaba es un caserío bellamente emplazado, que ofrece un par de posadas (una de ella es una fazenda bonita, con camping anexo) un restaurante y algún bar. No paramos, siempre por camino de tierra continuamos hasta San Luis de Paraitinga, para almorzar en el restaurante y lanchonette "Canto da Praça". El menú fue "virada paulista" .Ya conocido de una ocasión anterior, tanto el restaurante como el plato, no nos defraudó y comimos copiosamente. Digno final para un paseo excelente.