¿Hay que reservar?

Esta duda se presenta siempre. ¿Reservamos anticipadamente? ¿Llegamos y elegimos? En los sitios y blogs de viaje que valen la pena, este problema acostumbra a estar resuelto, o sugerido. Si no tenemos datos, quizás lo mejor sea reservar sólo un día o dos, y luego buscar in situ. Este tópico es algo fluido: depende de nuestras inclinaciones y del destino elegido. No es posible fijar directivas generales. Es bueno tener una reserva en la ciudad a la que arribaremos al bajar del avión. Uno está cansado, con jet lag, incapaz de buenas decisiones. Así que, si el viaje es largo, nada mejor que una reserva hasta recuperarnos del vuelo. A partir de allí se abren dos caminos: no reservar nunca y que la suerte nos ayude, o reservar antes de partir al siguiente destino. Tener todo reservado antes de partir de nuestra ciudad, no parece buena idea, por ser un esquema demasiado rígido. Ofrece pérdidas si algo sale mal: una enfermedad, un vuelo anulado, cualquier imprevisto

Aplicaciones de reservas

Si vamos a reservar, parece que Booking es la norma. Poniendo que nos ordene los alojamientos en orden de precio (de menor a mayor) uno tiene en un instante una visión de los alojamientos económicos para un determinado lugar. Las puntuaciones de Booking son de nula utilidad: es raro el alojamiento que tiene menos de 8 puntos. Es necesario revisar las opiniones de los viajeros, única referencia válida para formarnos opinión. A propósito: algún supuestamente "consejero de viajes" (en inglés el nombre) no verifica las opiniones que ofrece, así que éstas serán poco fiables. Si estamos pensando en un cuarto en una casa, o un departamento, la opción es Airbnb. A veces se consiguen buenas ofertas cuando se trata de alojamientos por una semana o más. El sistema de reserva es algo más complicado que el de Booking.

Fuera de la zona turística

Evitar la zona turística produce mejores precios, por razones más que obvias. Pero conviene verificar si la zona es segura, si volver a casa en plena noche no será un riesgo. Tampoco será conveniente alojarse a kilómetros de la zona turística. Como se señala en el apartado de transporte, el costo de desplazamiento puede llegar a anular la ventaja de precio obtenida. Alejados, pero a distancia peatonal, es lo ideal.

Hostels

La opción de alojamiento más económica (casi siempre) será un hostel. Quienes gusten de la vida comunal, quienes aprecien el contacto con otros viajeros, tendrán en los hostels su entorno ideal. En esta materia hay de todo: desde hostels con habitaciones saturadas de personas, hasta habitaciones individuales. Desde lugares con sanitarios impecables, hasta ...  Mejor ni mencionarlo. Se ofrecen en Booking, y en otros sitios especializados como Hostelsworld.

Cocinar en nuestro alojamiento

Si el alojamiento escogido ofrece la posibilidad de cocinar, esto hay que valorarlo especialmente. El costo de comer en restaurantes, bares, carritos o en general pagar por comida hecha, eleva el rubro alimentación apreciablemente. Así que un departamento algo más caro que un hotel, pero con cocina, puede resultar mucho más económico que un hotel.Los hostels con cocina comunitaria, son también una fuente de ahorro. Lo dicho puede no ser cierto en algunos países, como en el sudeste asiático, donde la comida callejera es buena y económica.

Camping

Acampar siempre será más económico que otros alojamientos. Ver las estrellas antes de dormir, o escuchar la brisa en la tela de la tienda son cosas buenas. Lo malo: generalmente estaremos lejos de una ciudad si ése es nuestro objetivo. El equipo de acampada ocupará lugar y agregará peso a nuestra mochila. Habrá que elegir cuidadosamente lo que llevemos.

Cuidar casas

Este es un recurso menos difundo, pero muy ventajoso. Consiste en aprovechar ofertas para cuidar una casa (normalmente las mascotas, mientras lo dueños se van de viaje. El sitio para encontrar casa es: Trusted House Sitters

Couchsurfing

Otro recurso interesante. Hay una gran comunidad de personas que ofrecen alojamiento por nada, quizás por la compañía y la conversación. Y no siempre habrá que dormir en un diván como sugiere el título. el sitio web es: Couchsurfing